8 cuidados para después de una extracción dental

04 Febrero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa
Los cuidados después de una extracción dental son determinantes para favorecer el proceso de cicatrización. Además, disminuyen en gran medida el riesgo de complicaciones. ¿Qué debes tener en cuenta?

Los procedimientos quirúrgicos en los que el odontólogo extirpa una pieza dentaria del hueso donde está alojada tienen ciertos resguardos. Los cuidados después de una extracción dental son necesarios para que la zona tratada pueda cicatrizar y recuperarse.

La intervención se realiza bajo anestesia local, para no sentir dolor. En casos muy puntuales, es necesario dormir al paciente por completo con anestesia general. El profesional, en un primer momento, despega la pieza dentaria del tejido gingival que lo sostiene.

Luego, con elevadores y pinzas, hará movimientos para aflojarla y sacarla del alveolo que la aloja. Casos más complejos necesitan el uso de otro instrumental para cortar la encía, eliminar hueso o partir los dientes en fragmentos más pequeños.

Cuando el diente está fuera de la boca, en el espacio que este ocupaba se forma un coágulo de sangre, responsable de la cicatrización de la herida. Su cuidado y preservación son vitales para una correcta recuperación. En este artículo te contamos por qué es necesario cuidarse después de una extracción dental y cómo hacerlo.

¿Cuándo es necesario extraer un diente?

La extracción dental es una intervención bastante frecuente en las personas adultas. Si bien la odontología actual intenta conservar las piezas dentarias en la boca, hay ocasiones en que la eliminación del diente es inevitable. A continuación, las detallamos:

  • Infección dental: cuando no revierte con antibióticos, sucede de manera repetida, no puede ser tratada con endodoncias o se expande a otras zonas del cuerpo.
  • Riesgo de infección: pacientes con el sistema inmune comprometido y con algún diente que pueda significar un riesgo para su salud.
  • Caries: cuando la enfermedad está muy avanzada y hay mucha destrucción de la pieza dentaria. Son los casos que no pueden resolverse con arreglos o incrustaciones.
  • Fractura dentaria o daños por traumatismos: lesiones en las piezas dentarias por golpes pueden requerir que las mismas o sus fragmentos sean extirpados.
  • Periodontitis avanzada: la pérdida de los tejidos que sostienen los dientes puede generar movilidad de las piezas dentarias y la necesidad de extraerlas.
  • Apiñamiento dental: casos en los que los dientes estén superpuestos y amontonados. La extracción se complementa con ortodoncia.
  • Por razones ortodónticas: como parte del tratamiento de ortodoncia puede ser necesario sacar algunas piezas dentarias para crear espacio.
  • Afecciones en las muelas de juicio: cuando estas piezas dentales no tienen espacio para erupcionar, provocan dolor, se infectan o generan otros inconvenientes en la boca, es necesario extraerlas.
Extracción dental
En la actualidad, los odontólogos procuran salvar las piezas dentales. Sin embargo, en muchos casos no queda más remedio que recurrir a la extracción.

Lee también: Síntomas y causas de la periodontitis 

8 consejos para cuidarte después de una extracción dental

Después de una extracción dental, los cuidados posoperatorios son muy importantes para que la recuperación sea lo menos molesta para el paciente. En general, la boca tardará entre 7 a 10 días en sanar la herida, según el tipo y la ubicación de la cirugía. 

Puede que los primeros 3 días se presente dolor e incluso hinchazón con hematomas. Cuidar el coágulo de sangre que se forma en el interior del espacio que ocupaba el diente extraído es clave para una correcta cicatrización.

Seguir las indicaciones del odontólogo es de gran importancia para evitar inconvenientes y tener una recuperación exitosa. ¿Qué hay que tener en cuenta? Aplica los siguientes consejos.

1. Ejercer presión con la gasa

El odontólogo, luego de la cirugía, colocará una gasa doblada y la hará morder. Esta presión se debe mantener por los primeros 30 a 60 minutos (el profesional lo establecerá según cada caso).

Su colocación es para detener el sangrado y favorecer la formación del coágulo. Como ya mencionamos, el tapón de sangre en el espacio dejado por el diente es necesario para el cierre de la herida.

La gasa no debe dejarse por mucho tiempo, ya que el coágulo podría adherirse a la misma. De este modo, una vez se retire, el alveolo quedaría vacío, lo que complicaría la cicatrización.

Cuando trascurra el tiempo indicado, la gasa se retira y no se coloca nada más. En el caso de un sangrado excesivo y que no se detiene con las horas, colocar una gasa y ejercer presión es de utilidad, pero se debe consultar al profesional.

2. Aplicar frío en la zona

El frío ayuda a disminuir la inflamación, prevenir los hematomas y calmar el dolor. Por esto, aplicar compresas con hielo sobre la cara próxima a la zona intervenida es de mucha ayuda.

El frío debe colocarse de manera inmediata a la cirugía, por intervalos de no más de 10 minutos. Luego, se descansa el mismo tiempo y se puede volver a repetir. Dejar las bolsas de hielo sobre la piel por mucho tiempo daña los tejidos.

Además, es importante evitar la cercanía con fuentes de calor, como la estufa, la calefacción y las cocinas. Tampoco es conveniente tomar sol o salir afuera si el clima es caluroso.

3. Consumir alimentos blandos y fríos

Después de una extracción dental, se aconseja evitar la ingesta de alimentos muy calientes. Para favorecer la recuperación y reducir el esfuerzo de la zona, lo mejor es consumir productos blandos, triturados y fáciles de masticar. 

Comidas blandas y frías, como batidos, helados, yogures, sopas frías y pudines son ideales. Hay que evitar los alimentos duros, crujientes o con semillas pequeñas.

Una dieta equilibrada, que contenga pastas, huevos, pescados, lácteos y verduras cocidas aportará los nutrientes necesarios, además de tener la consistencia ideal. El zinc presente en verduras verdes y la vitamina C de los cítricos contribuyen a la cicatrización.

Es importante evitar el consumo de estos alimentos con elementos como sorbetes. En su lugar, se recomienda usar cucharas y tomar a sorbos suaves. Los alimentos más duros se pueden incorporar de manera paulatina, pero es recomendable continuar con estos cuidados por una semana.

4. Descansar y no hacer ejercicio

Limitar la actividad física y los esfuerzos después de una extracción dental ayuda a evitar complicaciones luego de la cirugía. Es conveniente no hablar demasiado ni movilizar la boca en exceso.

Descansar y reposar con la cabeza elevada y en una posición más sentada es necesario. La posición horizontal favorece el dolor y el sangrado por la acumulación de sangre. Colocar unos almohadones y cojines en la cama es de ayuda para el momento de dormir.

5. Tomar la medicación indicada por el profesional

Luego de la extracción dental, y cuando pasa el efecto de la anestesia, aparecen síntomas como el dolor y la inflamación. Por ello, el odontólogo suele recetar medicamentos antiinflamatorios con el fin de reducir las molestias.

Si la exodoncia se realizó por la presencia de una infección, es posible que la persona ya esté tomando antibióticos. Si no es así, probablemente se los prescribirá tras la extracción. Los mismos deben consumirse a la hora correspondiente, sin saltarse tomas, hasta complementar el tratamiento por los días indicados.

Por otro lado, el paciente debe comentar al profesional si consume otros tipos de medicamentos. Esto para determinar si es necesario la suspensión o el reemplazo previo a la cirugía.

Tomar la medicación indicada por el profesional
Tras la extracción de una pieza dental, el profesional puede sugerir la toma de analgésicos para reducir el dolor y la hinchazón.

6. No succionar ni hacer enjuagues en la boca

Impedir que se desprenda el coagulo de sangre que se forma en el alveolo es vital para la cicatrización. Si se sale, se corre el riesgo de sufrir una infección o una alveolitis.

Por eso, lo idóneo es evitar enjuagues bucales, gárgaras, buches o escupir con fuerza. Asimismo, se deben limitar los movimientos de succión, ya que aumentan el riesgo de desprender el tapón de sangre.

7. No fumar

El uso del cigarrillo después de una extracción dental es nocivo y contraproducente. Como ya mencionamos, el movimiento de succión puede generar desprendimiento del coágulo.

El calor favorece el sangrado y el riesgo de hemorragias. Y, por si fuera poco, el tabaco predispone a la infección por la alteración de la circulación en la zona y la presencia de tóxicos.

8. Mantener la boca limpia

Es necesario mantener la cavidad oral limpia después de una extracción dental para evitar infecciones. Hay que continuar con el cepillado y el uso de hilo dental de la manera habitual, con movimientos más suaves, pero evitando la zona de la extracción.

El cepillado de la lengua es útil para reducir el mal olor y el sabor que se generan en el proceso de cicatrización. Es importante asegurarse que no se acumulen restos de alimentos en la herida.

Luego de unos días, se pueden hacer enjuagues suaves con agua tibia y sal o algún colutorio sin alcohol. Es conveniente no escupirlos, sino dejar que caigan solos.

Te puede interesar: Guía sobre el uso de colutorios bucales

¿Por qué es importante cuidarse después de la extracción dental?

Asegurar unos cuidados después de la extracción dental es primordial para evitar complicaciones. El cierre de la herida tarda de 7 a 10 días. Luego, en lo profundo, se generará nuevo hueso para reponer el espacio dejado.

Así pues, cumplir con las indicaciones del profesional reduce los riesgos postoperatorios. Estos últimos abarcan lo siguiente:

  • Hemorragia: la herida sigue sangrando de manera copiosa y sin detenerse después de varias horas de la extracción.
  • Infección: la zona de la extracción huele mal, duele, late, se hincha y supura. La cara y el cuello pueden verse hinchados, calientes y doloridos.
  • Alveolitis seca: por un desprendimiento del coágulo, el sitio en el que estaba el diente queda vacío, lo que deja el hueso expuesto. Es una condición muy dolorosa. El dentista debe generar un nuevo sangrado y colocar apósitos para comenzar otro proceso de cicatrización.
¿Por qué es importante cuidarse después de la extracción dental?
Sin los cuidados posoperatorios adecuados, los pacientes pueden sufrir complicaciones tras la extracción dental.

¿Cuándo hay que ver al dentista después de una extracción dental?

Puede que a pesar de cumplir con todos los cuidados después de una extracción dental se presente alguna de las complicaciones mencionadas. De ser así, lo mejor es acudir con urgencia al dentista o al hospital más cercano.

Se debe consultar a un profesional de la salud si se presentan los siguientes síntomas: 

  • Dolor y malestar que no desaparecen después de 2 o 3 días de la extracción. ‘
  • Molestias o dolores que se irradian a otras partes del cuerpo (oído, cabeza o cuello).
  • Hinchazón o inflamación en la cara o cuello.
  • Presencia de pus en la boca y en la herida.
  • Sangrado excesivo que no se detiene al morder una gasa.
  • Fiebre alta con malestar general, nauseas o vómitos.
  • Sensación de hormigueo, calambre o adormecimiento de la zona, luego de que se va la anestesia.
  • Sensación de presión debajo de la lengua.
  • Dificultad para respirar, tragar o hablar.
  • Tos y dolor en el pecho.

Si luego de la extracción todo marcha bien, también es conveniente regresar al odontólogo para controlar la cicatrización y dialogar sobre las posibilidades de reponer la pieza dentaria perdida. El profesional será quien mejor asesore sobre las alternativas para rehabilitar la boca y recuperar la función y la estética.

Recuperar la sonrisa

Someterse a una extracción dentaria puede generar miedos y ansiedad en el paciente que la necesita, pues se trata de un acto quirúrgico que conlleva riesgos y complicaciones. La pérdida de una pieza dental, además, implica pensar una manera de reemplazarla.

Por eso, luego de la exodoncia, se debe dialogar con el dentista sobre las posibilidades de realizar una dentadura postiza, un puente fijo o un implante. Además, es primordial aplicar los cuidados tras la extracción para que la recuperación sea lo menos traumática posible.

  • Samuel, Ladisleny Leyva, Nila Ledesma Céspedes, and Myrna Fonte Villalón. "La pérdida dentaria. Sus causas y consecuencias." Revista de Medicina Isla de la Juventud 19.2 (2018).
  • Perez, Víctor Jesús Delgado, et al. "Principales razones de extracción de dientes permanentes de adultos mexicanos en un Centro de Salud." Revista CES Salud Pública 8.1 (2017): 1-9.
  • Rosero Ortiz, José Andrés. Causas para extracciones dentales e indicadores sociodemográficos realizado en la Clínica de Cirugía I de la Facultad de Odontología de la Universidad Central del Ecuador. BS thesis. Quito: UCE, 2018.
  • Coronel Salazar, Angie Mishel. Complicaciones mediatas e inmediatas en las extracciones dentarias. BS thesis. Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología, 2020.
  • Lozada Macías, Cristina Anabel. Complicaciones de extracciones de las piezas# 16 o# 26. BS thesis. Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología, 2018.
  • Vélez Lucas, Nathalia Elizabeth. Efectividad del manejo terapéutico preventivo de la alveolitis, pre y post exodoncia, en pacientes con enfermedades sistémicas. BS thesis. Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología, 2020.
  • Caliskan, Mehmet, et al. "¿ Es necesario modificar la terapia anticoagulante en extracciones dentales en pacientes que están en tratamiento con anticoagulantes orales de acción directa?." Medicina oral, patología oral y cirugía bucal. Ed. española 23.4 (2018): 260-266.
  • Teixeira Poças, María Amelia, et al. "Complicaciones posoperatorias de la exodoncia 2018-2019." IV Jornadas de Actualización en Prácticas Odontológicas Integradas PPS-SEPOI (La Plata, 7 de julio de 2020). 2020.
  • Vega Vega, Sheila P., et al. "Riesgo de complicaciones a corto plazo asociadas con extracción dental en pacientes de una unidad de medicina familiar de Acapulco, Guerrero, México." Atención Familiar 25.4 (2018): 151-154.