La manera correcta de cuidar los rosales trepadores para tener flores abundantes

Si quieres que tus rosas trepadoras florezcan saludables y abundantes, descubre aquí cómo deberás cuidarlas.
La manera correcta de cuidar los rosales trepadores para tener flores abundantes

Última actualización: 23 agosto, 2023

Las rosas trepadoras son una excelente opción para decorar las fachadas de las viviendas y para crear lindos techos naturales. No obstante, su belleza dependerá de que se mantengan saludables los brotes, los cuales generan un contraste increíble con el tono verde las hojas.

Para que ello ocurra, es necesario cuidar muy bien de los rosales y nosotros vamos a contarte detalles sobre lo que tienes que hacer para lograrlo. ¡Aquí vamos!

Variedad de rosas trepadoras

Antes de profundizar en los cuidados de las rosas trepadoras es necesario comentar que hay diferentes tipos de rosales. De ello dependerá la frecuencia de su floración, así como el tamaño de sus flores, las cuales pueden variar en sus tonos: rojo, amarillo y rosado, entre otros.

  • Rosales reflorecientes de flores grandes: las cuales mantienen brotes durante todo el año.
  • Rosas trepadoras reflorecientes de flores pequeñas: cuyas flores crecen en ramilletes, por lo que son más pequeñas.
  • Rosales no reflorecientes: florecen una sola vez en el año, pero mucho más abundante.

Respecto a variedades puntuales de rosales trepadores, encontramos entre las más comunes a las siguientes:

  • rosal Elfe
  • trepador Oriental
  • rosal New Dawn
  • rosas trepador Pink Cloud
  • rosal Madame Alfred Carriere


Así es como deberás cuidar de tus rosas trepadoras

En realidad, las rosas trepadoras son muy fáciles de cuidar si lo vemos desde la magnitud de la belleza de este tipo de flores. Así las cosas, vamos a contarte cuáles son los cuidados que no debes pasar por alto.

Luz y ubicación

Lo primero que debes saber es que los rosales trepadores deben sembrarse donde obtengan luz natural y una temperatura adecuada, para su correcto crecimiento. Este sitio deberá tener una exposición solar directa que varíe durante el día y que no supere las cuatro horas diarias.

Aunque este es un cuidado general, deberás también considerar las especificaciones de cada variedad de rosas trepadoras, ya que cada una puede requerir, más o menos, tiempo de sombra. Por otro lado, la zona donde cultives tu rosal deberá tener una superficie de apoyo en la que la planta pueda enredarse mientras que crece.

Sustrato y riego

A los rosales trepadores les encanta el sustrato húmedo, por lo que es necesario que permita un buen drenaje. Esto hará que la tierra mantenga la humedad dada por el riego constante, pero que no quede encharcada, porque entonces dañará las raíces de la planta.

Ten en cuenta que en países con estaciones hay que modificar el riego, durante el año. En los meses cálidos es necesario regar cuatro veces a la semana; mientras que en los más fríos hay que hacerlo dos.

Abono de las rosas trepadoras

Las rosas trepadoras requieren un suelo con buena disponibilidad de nutrientes para mantener su floración y que esta sea abundante. Así las cosas, podrás usar fertilizantes y abonos. ¡Aprovecha para abonar a finales del invierno e inicio de la primavera! Este es el secreto para una floración total.

Puntualmente, las variedades de rosas reflorecientes requieren de una dosis extra de abono iniciando el verano.



Guías fuertes

Las guías de los rosales trepadores deberán ser muy fuertes y estables, considerando que tras la floración, la planta aumenta su peso. Asimismo, no deberás plantarlos tan cerca a las plantas, así que deberás ponerlas a unos 30 centímetros de distancia.

Utiliza ataduras para direccionar los tallos, según la forma que le has dado a las guías. Si bien debe ser una atadura fuerte, no deberá apretar demasiado el tallo porque entonces evitará que crezca de forma saludable.

Poda de los rosales

La poda es otro de los cuidados básicos de las rosas trepadoras porque, al ser trepadoras, su crecimiento puede salirse de control o estancarse. La primera poda deberá realizarse a los tres años de ser plantada. En adelante, puede repetirse el proceso a finales del invierno o inicios de la primavera, cuando finalice la floración.

Durante este ejercicio es necesario retirar los brotes viejos, dañados o secos. Los cortes siempre deben hacerse en diagonal por encima de una yema.

Protección de plagas

Las plagas más comunes de las rosas trepadoras son el oídio y la mancha negra, pero también los pulgones y la araña roja. La época en la que son más propensas a su aparición es en primavera, así que durante este tiempo deberás estar atenta y atender cualquier infestación por pequeña que sea.

Actúa aplicando fungicidas específicos para este tipo de plagas. Lo ideal es que sean opciones amigables con el medioambiente y en las dosis indicadas por cada fabricante para cuidar la salud general del rosal.

¡Disfruta de tu rosal trepador y velo crecer con flores abundantes!

El rosal trepador es una planta hermosa que te brindará floraciones encantadoras, siempre y cuando tú lo cuides, de manera adecuada. De lo contrario, notarás que es un arbusto estancado, seco y sin vida que estará lejos de adornar tu casa. Si tomas la decisión de plantar este tipo de rosales, entonces ya sabes a lo que deberás comprometerte para que esté siempre a la altura.


Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.