¿Cómo cuidar la salud bucal de un adulto mayor?

Atender la salud bucal del adulto mayor mejora su calidad de vida y evita complicaciones. Descubre en este espacio los cuidados que se deben tener en cuenta.
¿Cómo cuidar la salud bucal de un adulto mayor?
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa el 09 agosto, 2021.

Última actualización: 09 agosto, 2021

Cuidar la salud bucal del adulto mayor es fundamental para garantizarle una buena calidad de vida. De lo contrario, actividades simples como hablar, alimentarse, sociabilizar y sonreír pueden resultar afectadas.

El envejecimiento es un proceso progresivo e irreversible, y los tejidos de la boca no son ajenos a los cambios que se producen en todo el cuerpo. Por lo tanto, prestar atención a ciertos cuidados es fundamental para sobrellevar estas modificaciones de la mejor manera posible. ¿Qué hay que tener en cuenta? ¡Continúa la lectura!

Cambios en la cavidad bucal durante la tercera edad

La boca también sufre los cambios del envejecimiento. ¿Cuáles son los más frecuentes? En el siguiente espacio los detallamos.

  • Adelgazamiento de las mucosas: el tejido pierde espesor, resistencia y elasticidad.
  • Menor producción de saliva: la boca seca es una afección bastante común en las personas mayores. Esta problemática está relacionada al uso de medicaciones y afecciones médicas comunes en la tercera edad.
  • Reabsorción del tejido óseo: el hueso alveolar que da soporte a los elementos dentarios se va deteriorando a medida que pasa el tiempo. La pérdida de piezas dentarias, la osteoporosis y otras enfermedades óseas asociadas a la vejez aceleran este proceso de pérdida de hueso.
  • Desgaste de los tejidos dentarios: los tejidos dentarios también se van degradando. Con el paso de los años, algunas zonas pueden quedar con una mínima o nula cantidad de esmalte cubriendo las superficies dentarias. Si el paciente muerde mal o si sufre bruxismo, el deterioro puede ser mayor.
  • Pérdida de soporte de las piezas dentarias: los tejidos que sostienen los dientes en su lugar pierden espesor y altura. Es habitual observar que los elementos dentarios parecen más largos o como salidos hacia afuera.
  • Retracción de las encías: las encías retroceden de su localización normal, ubicándose en un sector más profundo que deja expuesta y desprotegida la raíz de los dientes. Esta nueva localización suele aparecer como respuesta a procesos traumáticos que suceden en la boca, como un cepillado dental brusco o la masticación.
Cambios en la cavidad bucal durante la tercera edad
La salud oral durante la tercera edad es fundamental para evitar problemas de salud. Por eso, hay que reforzar los cuidados.

Enfermedades orales más comunes en los adultos mayores

La caries dental, la enfermedad de las encías y la piorrea son las enfermedades bucales más frecuentes en los adultos mayores. Se trata de patologías de evolución crónica que comparten factores de riesgo con otras afecciones como la diabetes, los problemas cardiovasculares y el cáncer.

La caries, en particular, tiende a ocurrir por la retracción en las encías que deja expuesta las raíces de los dientes. Esto, sumado a la disminución de la producción de saliva, facilita la acción de los ácidos de las bacterias.

Por otro lado, la falta de atención de la salud bucal en esta etapa puede ocasionar gingivitis o inflamación de las encías. Si no se resuelve de manera oportuna, evoluciona a periodontitis, una infección más profunda que destruye los tejidos que sostienen los dientes y que puede provocar la pérdida de los mismos.

El riesgo de cáncer oral también incrementa con la edad. Si bien está relacionado a otros factores de riesgo, es una posibilidad que hay que considerar a la hora de cuidar la salud bucal de un adulto mayor.

Otro problema es la sensibilidad dental, que ocurre por la retracción gingival o por el desgaste de la dentina. Ambas situaciones hacen que los dientes reaccionen de manera exagerada a estímulos como el frío y el calor.



Recomendaciones para cuidar la salud bucal de un adulto mayor

Las piezas dentarias deberían acompañar al ser humano durante toda su vida. Por lo tanto, la pérdida de los dientes no es un evento normal del envejecimiento. Así las cosas, son las enfermedades bucodentales y sus factores de riesgo asociados los que generan las problemáticas en la boca de los ancianos.

Una mala nutrición, estilos de vida desfavorables, falta de hábitos de higiene, enfermedades crónicas y el uso de ciertas medicaciones predisponen a la aparición de alteraciones en la cavidad bucal. Entonces, en lugar de normalizar la pérdida de dientes durante la vejez, hay que tomar cartas en el asunto y atender la boca. Veamos algunas recomendaciones.

1. Higiene dental

El cepillado dental correcto es una de las principales medidas para cuidar las piezas dentarias. El mismo debe realizarse como mínimo dos veces al día. No hay que olvidar la limpieza antes de ir a dormir, pues durante el sueño la producción de saliva es menor.

  • Se ha de usar un cepillo de cerdas blandas y realizar movimientos suaves, que no traumaticen el tejido gingival. La limpieza debe llegar a todas las caras de todos los dientes, y debe incluir también encías y lengua.
  • Hay que recambiar el cepillo cada 3 meses o cuando sus filamentos estén desgastados. También luego de haber sufrido alguna enfermedad respiratoria, pues las cerdas acumulan gérmenes que podrían provocar recidivas.
  • La higiene dental se debe complementar con el uso de hilo dental para eliminar la placa bacteriana que se acumula entre los dientes. Si la maniobra resulta dificultosa, el uso de irrigadores o cepillos interdentarios puede ser de utilidad.
  • La utilización de pastas dentales y enjuagues con flúor es otro aspecto para considerar. Su uso disminuye el riesgo de caries y de sensibilidad dentaria.
  • Si las maniobras de limpieza de la boca no se pueden hacer por algún motivo, se puede utilizar una gasa húmeda para eliminar restos de comida de los dientes y las encías.

2. Cuidar las prótesis dentales

El uso de dentaduras postizas es bastante frecuente en los adultos mayores. Prestar atención a su mantenimiento y cuidado ayuda a mantener la boca saludable. Las prótesis deben higienizarse cada día de manera adecuada. Las mismas pueden limpiarse con un cepillo especial, agua y jabón líquido neutro.

De todos modos, lo ideal es realizarles una limpieza profunda semanal. Esto se hace sumergiendo la dentadura en un recipiente con agua tibia y pastillas efervescentes creadas para tal fin. La acción de las burbujas permite eliminar residuos y microorganismos que con la limpieza diaria no se logra.

Si las prótesis son removibles, lo ideal es retirarlas durante la noche y mantenerlas en un vaso con agua. De esta manera, se evita la deshidratación y los cambios dimensionales del aditamento. Además, se permite el descanso de las mucosas orales.

Controlar con el odontólogo las prótesis y los tejidos sobre los que asientan es fundamental para evitar complicaciones. El dentista evaluará la necesidad de readaptaciones o recambios, ya que los tejidos van cambiando con el tiempo y las dentaduras pueden desajustarse, lo que eleva el riesgo de lesión.

3. Mantener una dieta saludable

Prestar atención a la dieta no solo ayuda a cuidar el cuerpo; también contribuye a mejorar la salud bucal del adulto mayor. En este sentido, se recomienda consumir alimentos variados, saludables y abundantes en nutrientes que estimulen el sistema inmunitario. El fortalecimiento de las defensas incrementa la protección contra infecciones y enfermedades.

Así pues, lo idóneo es aplicar lo siguiente:

  • Incrementar el consumo de frutas y verduras.
  • Limitar el consumo de dulces, procesados y refinados.
  • Consumir carnes magras, lácteos y huevos.
  • Ingerir agua y bebidas saludables.

4. Prestar atención a la mucosa oral

Los adultos mayores tienen mayor riesgo de desarrollar cáncer bucal. Esta patología suele presentarse con lesiones sobre las mucosas orales, como llagas, manchas, irritación o bultos. Estas manifestaciones se caracterizan por no desaparecer al cabo de unas semanas; incluso, tienden a aumentar de tamaño y provocan dolor o entumecimiento.

Detectar el cáncer de manera temprana permite intervenir a tiempo y mejora el pronóstico. Por ello, hay que atender cualquier irregularidad que se note en la boca. Además, es conveniente realizar un autoexamen bucal una vez al mes y consultar al especialista de forma regular.

Entre otras cosas, si se emplean prótesis dentales o si hay zonas desdentadas, es bueno hacer un masaje sobre el tejido gingival para estimular la circulación. Se puede hacer durante el cepillado habitual.



5. Favorecer la producción de saliva

La boca seca es una problemática frecuente en las personas ancianas. La falta de saliva está asociada al uso de ciertas medicaciones, al consumo de alcohol, al tabaquismo y a afecciones médicas vinculadas con la vejez. Si no se controla, favorece la proliferación de las bacterias de la boca y el desarrollo de patologías orales.

En este sentido, para prevenir las caries, la gingivitis y las infecciones por hongos es importante recuperar la humedad bucal. Ahora mismo, el odontólogo puede indicar el uso de sustitutos de saliva o chicles con xilitol que estimulan la salivación.

Por supuesto, la hidratación también es fundamental para mantener la boca húmeda. Beber abundante agua todos los días ayuda a mantener el cuerpo saludable y disminuye la sequedad oral.

6. Evitar hábitos nocivos

La práctica de hábitos poco saludables como el consumo de alcohol y tabaco favorece la aparición de patologías orales. El consumo de alcohol reseca la boca y se asocia a la proliferación de patógenos y a un mayor riesgo de cáncer oral. Por su parte, el tabaquismo acelera el daño de los elementos dentarios y de los tejidos blandos de la boca.

Entre otras cosas, conllevan a los siguientes efectos secundarios:

  • Acumulación de placa bacteriana y sarro.
  • Manchado de los dientes.
  • Mal aliento.
  • Resequedad de las mucosas.
  • Irritación de las encías.
  • Lesión de los tejidos blandos.

7. Visitar al dentista de manera frecuente

Los adultos mayores deben visitar de forma periódica al odontólogo. Lo idóneo es repetir las consultas cada 6 meses o cuando haya alguna problemática. El profesional orientará al paciente y a sus cuidadores sobre las medidas necesarias para lograr una boca saludable.

Además, durante los controles se detectarán posibles irregularidades para atenderlas lo antes posible y evitar complicaciones. Sumado a esto, es posible que se haga una profilaxis profesional para limpiar todas las zonas de difícil acceso. De este modo, se elimina la placa bacteriana para mantener las encías saludables.

Otros asuntos que se atenderán abarcan el estado de empastes, coronas, puentes, implantes y dentaduras postizas. Si es oportuno, se sugerirá su cambio o modificación.

Visitar al dentista de manera frecuente
Es primordial acudir de forma periódica al odontólogo para detectar posibles irregularidades en la cavidad oral.

8. Educar al adulto mayor y a sus cuidadores

Muchas veces, la aparición de las problemáticas de la cavidad bucal se debe a la desinformación sobre la necesidad de su atención. Y otras tantas a la pérdida de la capacidad del anciano de hacerse cargo de los cuidados de la boca por sí mismo.

Debido a esto, el paciente, sus familiares y cuidadores deben establecer criterios claros para atender de manera apropiada la salud bucal. Tanto los ancianos como las personas que estén a cargo de acompañarlos deben tener los conocimientos necesarios para cuidar esta parte del cuerpo.

Asistir o realizar las maniobras de limpieza oral, vigilar la dieta y acompañar los controles odontológicos son parte de los cuidados necesarios en las personas mayores.

Cuidar la salud bucal del adulto mayor contribuye a su bienestar

Se cree que la pérdida de dientes hace parte del envejecimiento, pero no es cierto. Por eso, es fundamental cuidar la salud bucal del adulto mayor. Esto permite una mejor calidad de vida, ya que facilita comer, hablar y relacionarse sin inconvenientes. Además, una boca sana repercute en el bienestar general.

Te podría interesar...
Medidas preventivas para la salud bucodental
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Medidas preventivas para la salud bucodental

Poner en práctica estas medidas preventivas para mantener la salud bucodental te ayudará a tener una sonrisa sana y hermosa. Sigue leyendo.



  • Puerta, I. P., & Cárdenas, S. D. (2017). Repercusiones de la salud bucal sobre calidad de vida por ciclo vital individual. Acta Odontológica Colombiana7(2), 49-64.
  • Torrecilla-Venegas, R., & Castro-Gutiérrez, I. Efectos del envejecimiento en la cavidad bucal.
  • Reyes Obediente, F. M., & Machado Ramírez, E. F. (2020). Estrategia de educación permanente para la salud bucal del adulto mayor. Humanidades Médicas20(1), 107-123.
  • Sánchez Quintero, O. D. L. M., Pérez Borrego, A., Fonseca Fernández, Y., Cepero Santos, A., Calzadilla Mesa, X. M., & Bertrán Herrero, G. (2017). Influencia de la Diabetes mellitus en la salud bucal del adulto mayor. Revista Habanera de Ciencias Médicas16(3), 361-370.
  • Villafranca Vasquez, J. A. (2020). Flujo salival y caries cervical de piezas dentarias de personas adultas de Lima.
  • Torres, F. M., Mazzini, W. U., & Campuzano, T. M. (2017). Factores predisponentes que afectan la salud bucodental en pacientes con diabetes mellitus. Revista odontológica mexicana21(2), 103-108.
  • Lévano Villanueva, C. J. U. (2019). Relación de calidad de vida y salud bucal de los adultos mayores de los albergues de la Ciudad de Tacna, 2018.
  • Salas, A. C., González, N. M. B., & Ramos, R. M. G. (2019). Determinantes sociales y condiciones de salud bucal de los adultos mayores. Revista Cubana de Estomatología56(2), 1-15.
  • Espinoza Espinoza, D. A. K. (2017). Calidad de vida en relación a la salud bucal en adultos mayores concurrentes al Centro del Adulto Mayor de San Isidro.
  • Rodney Alberto, D. M., Elizabeth, V. B., & Esperanza, V. G. (2021, July). LESIONES BUCALES Y FACTORES DE RIESGO ASOCIADOS AL CÁNCER BUCAL EN LA POBLACIÓN ADULTO MAYOR. In cibamanz2021.
  • Cun Morán, C. P. (2021). Hábitos de salud bucal en población adulta mayor (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología).
  • Páez, W. M., Loyola, L. V., Revilla, Y. R., & González, D. L. M. (2017). Lesiones bucales en adultos mayores y factores de riesgo. Policlínico Dr. Tomás Romay, La Habana, Cuba. Revista Habanera de Ciencias Médicas16(5), 770-783.