Cómo cultivar rosa mosqueta en casa

Se trata de una planta de sencillo cuidado, muy elegida para el uso ornamental. Pero además, posee propiedades beneficiosas para la piel y es apta en la gastronomía.
Cómo cultivar rosa mosqueta en casa

Escrito por Jonatan Menguez

Última actualización: 27 junio, 2022

La rosa mosqueta es una planta nativa de Europa, pero muy popular en todo el planeta. Esto se debe a su facilidad de cuidado y a su estética decorativa. Cultivar rosa mosqueta en casa es una tarea sencilla, pero requiere atención en algunos pasos específicos y un sustrato con los nutrientes adecuados.

Además, esta planta tiene múltiples beneficios para el universo de la cosmética. Gracias a sus propiedades favorables a la elasticidad cutánea, es común que se utilice en la elaboración de productos para la piel. Cultivar rosa mosqueta en casa de manera correcta y llevar a cabo un buen mantenimiento permite tener la planta durante varios años.

¿Qué es la rosa mosqueta?

Se trata de una rosa silvestre cuyas flores son elegidas por millones de personas debido a su color y estética. Sin embargo, la rosa mosqueta también tiene propiedades muy beneficiosas para la piel y suele utilizarse en el ámbito de la gastronomía.

Sus características principales la ubican como una planta alta, ya puede alcanzar hasta 2 metros de altura. Este crecimiento está acompañado por la formación de arbustos con espinas y largos tallos.

En general, florece durante los meses cálidos, correspondientes a la primavera o al verano, mientras que pierde las hojas. Sus rosas, además de la belleza que presentan, ofrecen características que las hacen populares dentro de la cosmética.

Se reconoce el olor de sus flores por la similitud con la manzana. Otra ventaja que presenta es que cultivar rosa mosqueta en casa es una tarea sencilla, por lo que muchas personas la eligen para el jardín o la terraza.

5 pasos para cuidar y cultivar rosa mosqueta en casa

La rosa mosqueta es una planta fácil de cultivar. Basta con algunas herramientas básicas y el sustrato necesario para que crezca.

Sin embargo, a pesar de su facilidad de plantación, se debe prestar atención a ciertos detalles. Por ejemplo, el tamaño de los esquejes o el aspecto nutritivo de la tierra. La protección contra plagas y amenazas es otro detalle a tener en cuenta.

Aceite esencial de rosa mosqueta.
La rosa mosqueta es muy valorada en el mundo cosmético. Marcas famosas elaboran productos con ella para la piel.

1. Conseguir esquejes o semillas

El primer paso para el cultivo de la rosa mosqueta, y de cualquier planta, es seleccionar de qué manera se inicia el proceso. Si bien es posible conseguir las semillas en cualquier vivero o tienda especializada, en el caso de cultivar rosa mosqueta en casa se recomienda hacerlo a través de esquejes.

2. Enterrar el tallo

Dichos esquejes deben tener unos 25 centímetros de largo, de manera que una parte quede enterrada y la otra sobre la superficie. Por lo tanto, hay que enterrar el tallo hasta un aproximado de 15 centímetros y dejar unos 10 afuera.

En cuanto al recipiente, es importante usar macetas de material plástico con una altura mínima de 20 centímetros. De lo contrario, se puede afectar la expansión de la raíz.

3. Brindar nutrientes del sustrato

La clave para cultivar rosa mosqueta en casa es conseguir un sustrato rico en nutrientes, con un buen porcentaje de materia orgánica y una medición de pH neutra. En cuantos a los componentes de la tierra, se puede incluir abono, arena lavada o humus de lombriz.

4. Revisar la calidad del suelo

Se trata de una planta que resiste en múltiples superficies, por lo que se puede instalar en cualquier parte. Sin embargo, es importante que se cultive en suelos con poca tendencia a la acumulación de agua o al encharcamiento, aunque debe conservar humedad y fertilidad.

Por otro lado, se debe brindar un espacio considerable a la planta para que crezca de manera saludable. Unos 3 o 4 metros de distancia con otras plantas es suficiente para su fortalecimiento.

5. Cultivar rosa mosqueta en casa durante la primavera

Es recomendable realizar la plantación durante los días templados de primavera, para luego efectuar el trasplante entre 1 y 2 meses después. En ese momento, hay que aplicar una poda inicial con el objetivo de orientar hacia la formación deseada.



Cuidados luego de cultivar rosa mosqueta en casa

Después de insertar los esquejes y contemplar el crecimiento inicial de la planta, se debe trasplantar y aplicar una poda inicial. Pero el cuidado de la rosa mosqueta no termina ahí, ya que requiere un riego frecuente, abundante luz solar y atención a las plagas.

Riego

La rosa mosqueta ofrece buena resistencia a la sequía y a las condiciones adversas. Sin embargo, lo ideal es aplicar un riego frecuente para mantener la humedad del suelo. Se debe prestar atención a no generar encharcamientos cerca de las raíces; algo que puede ser perjudicial.

Plagas

Muchas plantas pueden sufrir la amenaza de plagas como la araña roja o el pulgón. La rosa mosqueta no es la excepción, por lo que es importante aplicar fertilizantes orgánicos.

Lo ideal es hacerlo en los últimos días del invierno. Por otro lado, para contrarrestar diversas enfermedades, se debe realizar una fumigación con cierta frecuencia, además de colocar productos antifúngicos.

Poda

Se trata de un aspecto importante al momento de cultivar rosa mosqueta en casa, debido a que si no se realiza, puede multiplicarse hasta perder forma. Al ser una planta con gran crecimiento, hay que ejecutar una poda luego de la floración, en la que se recomienda lograr una estructura controlada de arbusto.

Mujer dispuesta a podar la rosa mosqueta.
La poda de la rosa mosqueta debería hacerse luego de cada floración, pues su veloz crecimiento la hace perder forma.

Usos y beneficios de cultivar rosa mosqueta en casa

El cultivo de la rosa mosqueta tiene múltiples ventajas relacionadas al cuidado de la piel, a la gastronomía y al uso ornamental.

  • Flores. Realizar el cultivo de manera correcta permite disfrutar de la estética de la planta. Sobre todo de sus flores, famosas por su belleza y su cuidado sencillo.
  • Cocina. Las flores no solo se utilizan como adorno, sino también en el ámbito gastronómico. Un estudio de la Universidad Nacional de Córdoba indica que aportan nutrientes importantes como la vitamina C. Gracias a esto, y a su sabor dulce, suelen incluirse en infusiones y mermeladas.
  • Cosmética. La rosa mosqueta tiene componentes beneficiosos para el cuidado de la piel. Por ejemplo, ácidos grasos y antioxidantes, los cuales favorecen la regeneración de los tejidos. Es común que se incluya en cremas hidratantes para la piel con propiedades reparadoras.
  • Aceite. Un producto con muchos beneficios es el aceite de rosa mosqueta. Entre ellos, se encuentra la mejora de cicatrices, de manchas y estrías, gracias a la presencia de ácido linoleico y linolénico.


Una planta de sencillo cuidado y múltiples beneficios

Cultivar rosa mosqueta en casa no solo es aconsejable por la estética que le añade al jardín. También por sus posibilidades en la cocina y por los beneficios para la piel.

En este último aspecto, funciona como complemento del maquillaje tradicional para el cuidado diario. En cuanto a las flores, es posible disfrutar de sus beneficios, incluyéndolas en infusiones y hasta en ensaladas.

Te podría interesar...
Consejos para cultivar y cuidar una calabaza en casa
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Consejos para cultivar y cuidar una calabaza en casa

Las múltiples variantes de este fruto son ideales para la huerta en casa. Descubre los mejores consejos para cultivar y cuidar una calabaza.