Daltonismo: ¿en qué consiste?

Existen muchos mitos e ideas erróneas en torno a lo que es el daltonismo. Te enseñamos qué es exactamente, sus tipos y características.
Daltonismo: ¿en qué consiste?
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira.

Última actualización: 30 diciembre, 2021

El daltonismo, también conocido como deficiencia de la visión del color, es una condición en la que se ve disminuida parcial o totalmente la capacidad para apreciar el color. Es una afección relativamente común, ya que los estudios sugieren que hasta el 8 % de las personas con ascendencia europea lo pueden padecer. Te enseñamos todo lo que deberías saber de esta condición.

Los hombres son más propensos a desarrollar daltonismo debido a que el gen que condiciona a la afección se encuentra en el cromosoma X. Por ejemplo, y en contraste con la prevalencia reseñada, se cree que solo el 0,4 % de las mujeres con ascendencia europea lo desarrollan. La afección no tiene cura, pero existen alternativas de tratamiento para lograr una vida normativa.

¿Qué es el daltonismo?

El daltonismo tiene causas genéticas
El origen del daltonismo es multifactorial, a pesar de que muchos de los casos tienen un fuerte componente genético.

Tal y como nos recuerda la Academia Estadounidense de Oftalmología (AAO), esta condición se caracteriza porque los pacientes tienen una apreciación diferente del color. El ojo humano posee dos células especializadas en recibir e interpretar el color: las varillas y los conos. Estas, en especial los conos, reaccionan a las diferentes longitudes de onda del color.



En este punto conviene recordar que los colores se distinguen por la longitud de la frecuencia de su onda. Los tonos cercanos al rojo (naranja y amarillo) tienen longitudes de onda larga, mientras que los cercanos al violeta (índigo y azul) cuentan con longitudes de frecuencia más cortas. El verde, al situarse en la mitad del espectro, cuenta con una longitud media.

En una persona con daltonismo los pigmentos localizados en sus conos tienen problemas para recibir o interpretar las longitudes de onda. Por tanto, la condición se produce por un desajuste de los conos de la retina del ojo.

Existen varios tipos de daltonismo, aunque de manera general se clasifican en rojo-verde (el más común de todos), azul-amarillo y el daltonismo total. Cada uno de estos cuenta con subclasificaciones de acuerdo con las características en la percepción del espectro. Por ejemplo, se distinguen cuatro en el rojo-verde, dos en el azul-amarillo y dos en el completo.

Por todo esto, es erróneo afirmar que se trata de una condición homogénea. No todo daltónico es igual, de manera que no todos aprecian los colores de la misma manera. De acuerdo con los expertos, solo 1 de cada 30 000 personas desarrolla acromatopsia, la variante total de la afección.

Causas del daltonismo

Ya hemos explicado el mecanismo por el cual se crea el desajuste en la percepción del color. Ahora bien, ¿por qué se produce este desequilibrio? A grandes rasgos podemos determinar dos procesos: uno adquirido y otro heredado. El daltonismo adquirido describe la manifestación de la afección por causas ambientales o enfermedades; mientras que el heredado se debe a una predisposición genética. Veámoslo con mayor detalle.



Trastornos genéticos

El daltonismo congénito describe a aquellas deficiencias en las percepción del color que han sido heredadas por los padres. Es más común en los hombres y la mayoría de los casos se corresponden con deficiencias rojo-verde. Los pacientes suelen presentar una estabilidad de la condición (no mejora o empeora) y por lo general afecta a ambos globos oculares.

Ingesta de algunos medicamentos

La ingesta de algunos medicamentos puede provocar daltonismo leve o moderado. Ciertos fármacos usados para tratar trastornos nerviosos, diabetes, enfermedades autoinmunes, hipertensión, infecciones y trastornos mentales pueden predisponer a algunos pacientes a desarrollarlo. Por ejemplo, se sabe desde hace décadas que el etambutol puede generarlo (se utiliza para tratar la tuberculosis).

Progresión de la edad

Nuestra visión se deteriora de manera natural a medida que envejecemos. Por tanto, la capacidad de los conos para distinguir las longitudes de onda del color disminuye. Es por esto que algunos pacientes desarrollan la afección producto del envejecimiento, sin que medie otra causa de por medio.

Infecciones o enfermedades

Ciertas enfermedades subyacentes pueden alterar la capacidad de percibir o interpretar los colores. Los pacientes diagnosticados con glaucoma, enfermedad de Párkinson, leucemia, degeneración macular, diabetes, anemia de células falciformes y alcoholismo crónico pueden manifestar esta condición ocular.

Exposición a productos químicos

Estos productos pueden ser aquellos contenidos en los fertilizantes, por ejemplo. La exposición a algunos químicos tóxicos puede alterar de manera temporal o permanente la capacidad para distinguir los colores.

Síntomas del daltonismo

Si padeces de la afección de manera congénita, es probable que no lo sepas. Esto ocurre en principio cuando se manifiesta de forma leve, ya que toda tu vida has interpretado al mundo con una diferencia mínima en el matiz de algunos colores.

La forma más común es el daltonismo rojo-verde. Por tanto, puedes tener problemas para distinguir estos colores uno del otro (puede ser leve, moderada o grave). Diferenciar el rojo y el verde de un semáforo con frecuencia no es una tarea fácil para un daltónico con este tipo.

La mayoría de las personas con daltonismo se acostumbran a su percepción y hacen relaciones automáticas con objetos-colores. Por ejemplo, saben que el césped es verde porque han aprendido que lo es; aunque en la práctica puede que no sean competentes diferenciándolo.

Los colores pueden parecer menos saturados, nítidos o brillosos. Esto también sucede con el daltonismo azul-amarillo. La variante total es muy rara, y se caracteriza porque los pacientes no pueden distinguir ningún color. En esencia, perciben su realidad en diferentes tonos de grises.

Opciones de tratamiento

Algunos tipos de daltonismo pueden tratarse
Una vez se haya determinado la causa del daltonismo, el oftalmólogo podrá sugerir un tratamiento curativo o indicar cuáles son las opciones para mejorar la calidad de vida.

El daltonismo adquirido se puede revertir tratando la enfermedad subyacente, el proceso infeccioso, recetando fármacos diferentes y demás. Esto al menos en la mayoría de los casos, ya que en algunos el daño colateral es permanente. La afección hereditaria no tiene cura, aunque existen alternativas para facilitar el día a día de los pacientes.

Por ejemplo, existen aplicaciones móviles y gafas especiales que ayudan a distinguir los colores. Aunque no permiten una visión perfecta, sí son de gran ayuda al momento de vadear la barrera del daltonismo. En Google Play y App Store se pueden descargar decenas de herramientas que ayudan a los daltónicos a apreciar cómo distingue los colores una persona sin su afección (y viceversa).

En la práctica, la mayoría de los daltónicos encuentran la forma de lidiar con la condición. Aprendiéndose patrones de los colores (como el orden de estos en los semáforos), etiquetando su ropa, distinguiendo factores adicionales del color y demás. Se trata de una afección que limita en muchos sentidos, pero que con algo de esfuerzo no tiene por qué condicionar todas las experiencias de vida del paciente.

Te podría interesar...
¿Cómo ve una persona con daltonismo?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cómo ve una persona con daltonismo?

El daltonismo es una enfermedad genética con alteración en la percepción de los colores. Tiene distintos grados de severidad.



  • Birch J. Worldwide prevalence of red-green color deficiency. J Opt Soc Am A Opt Image Sci Vis. 2012 Mar 1;29(3):313-20.
  • Gunkel, R. D. Congenital color blindness. Archives of Ophthalmology. 1981; 99(6): 1023-1027.
  • Kohl, S., Jägle, H., Wissinger, B., & Zobor, D. Achromatopsia. GeneReviews®[Internet]. 2018.
  • Tiburtius, H. (1970). The undesired side-effects of myambutol. In Experimental and Clinical Evaluation of the Tuberculostatics Capreomycin, Isoxyl, Myambutok, Rifampicin. 1970; 16: 298-301.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.