Depresión en el adulto mayor: causas, síntomas y recomendaciones

¿Sabes que muchas veces se normalizan los signos de depresión en el adulto mayor? Ayuda a quienes más quieres a superar este trastorno que afecta a más de 300 millones de personas en todo el mundo.
Depresión en el adulto mayor: causas, síntomas y recomendaciones
Elena Sanz

Revisado y aprobado por la psicóloga Elena Sanz el 18 junio, 2021.

Escrito por Raquel Lemos Rodríguez, 18 junio, 2021

Última actualización: 18 junio, 2021

La depresión en el adulto mayor es mucho más frecuente de lo que puedes imaginar. El sentimiento de soledad debido a que la pareja ha fallecido puede aumentar si los hijos viven lejos. Pero está claro que existen muchos más factores que causan este tipo de depresión. ¿Qué se puede hacer?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), «afecta a más de 300 millones de personas en el mundo». Una cifra alarmante, pues 800 000 personas cometen suicidio debido a la depresión que padecen. Por eso, conocer las causas y los síntomas de la depresión en el adulto mayor puede favorecer la búsqueda de un tratamiento que evite un desenlace fatal.

¿Es diferente la depresión en ancianos y en jóvenes?

La respuesta a esta pregunta es «sí». Las personas jóvenes manifiestan síntomas de depresión mediante la bajada de sus notas escolares, la disminución de su rendimiento laboral o el abandono de la práctica de las actividades que antes les llamaban tanto la atención.

Los ancianos, por su parte, tienden a aislarse y, lo más peligroso, es que esto se considera normal para su edad. En muchas ocasiones, la depresión en los ancianos está acompañada de enfermedades o discapacidades que les hacen dependientes de otras personas.

Lo importante es no normalizar determinadas conductas o justificarlas. Por ejemplo, «ahora ya no queda con sus amigos a jugar a las cartas porque está cansado» o «es normal que esté triste desde la rotura de la cadera, pero se le pasará».

Hombre con depresión
La depresión en adultos mayores es mucho más común de lo que se cree y requiere de atención psicológica.

Signos de depresión en adultos mayores

Existen varios signos que pueden alertar sobre la posible presencia de depresión en adultos mayores. El primero es que se muestren más gruñones que de costumbre y que esto se mantenga en el tiempo.

No obstante, debe haber otra serie de señales de alerta como que empiecen a tener problemas para dormir, que se sientan demasiado cansados y que tengan un cambio en el apetito.

También debes prestar atención a si los adultos mayores se sienten inútiles, ya no disfrutan de las actividades que antes solían hacer y tienen pensamientos suicidas. No debes pasar nada de esto por alto y, menos aún, normalizarlo. La depresión en adultos mayores es una realidad y conviene diagnosticarla para iniciar un tratamiento lo antes posible.

Tipos de depresión en adultos mayores

A pesar del diagnóstico de depresión en el adulto mayor, es conveniente aprender a diferenciar los 3 tipos que existen, ya que identificarlos permitirá tratarlos de la manera más adecuada. Por eso, descubre las características que tiene cada uno de ellos.

Depresión grave o mayor

El primero tipo de depresión es la grave o mayor. Desde los Institutos Nacionales de Salud (NIH) explican que los signos característicos son la incapacidad para disfrutar de la vida y de las actividades que antes tanto gustaban, comer más que de costumbre o tener falta de apetito, los problemas de insomnio… Además, suele haber varios episodios, no solo uno.

Distimia

El segundo tipo de depresión es la distimia o el trastorno depresivo persistente. Los signos en este caso no son tan graves como en el anterior; no obstante, tienen una duración mucho más prolongada.

Desde los NIH advierten que la distimia suele estar presente por un periodo de por lo menos 2 años. Sin embargo, se pueden dar episodios de depresión grave o mayor durante ese tiempo.

Depresión menor

El tercer tipo de depresión es la que puede estar relacionada con trastornos afectivos estacionales u otra posible causa que no sea una depresión. Los síntomas no duran mucho tiempo y son mucho menos graves que en los casos anteriores. No obstante, pueden ser el inicio de una depresión que luego vaya a más y se transforme en grave o mayor.

Posibles causas y factores de riesgo

Mujer mayor aislada
La depresión del adulto mayor puede relacionarse con la pérdida de un ser querido.

Las causas de la depresión en el adulto mayor pueden estar relacionadas con el estrés ante la pérdida de un ser querido, sentirse inútil al haberse jubilado o mantener una relación difícil. También el hecho de que la familia no tenga suficiente tiempo de calidad que dedicarle a la persona anciana, estar solo o un dolor crónico pueden influir.

En cuanto a los factores de riesgo, los NIH indican que ser mujer, tener una discapacidad, antecedentes familiares con depresión o hacer un uso indebido de las bebidas alcohólicas puede repercutir en la depresión en el adulto mayor. Por lo tanto, hay que prestar atención a todo esto, ya que es fundamental detectar los síntomas de este trastorno mental lo antes posible.

Tratamientos disponibles

Afortunadamente, en la actualidad existen varios tratamientos disponibles que funcionan muy bien para tratar la depresión en el adulto mayor. El primero de ellos sería la terapia, a la que se le debe dar prioridad y solo en los casos necesarios conviene recurrir a la medicación.

Terapia

La terapia para la depresión en ancianos puede ser de diferentes tipos. Está la psicoterapia que funciona muy bien, pero también la terapia cognitivo-conductual, la interpersonal o la TEC.

Todas ellas son buenas opciones, aunque será el paciente el que decidirá con cuál de ellas se siente más cómodo. Esto es importante para que tenga éxito y pueda superar el cuadro depresivo.

Medicamentos

El segundo de los tratamientos que nunca debe recomendarse de manera aislada, sino que siempre debe estar acompañado de terapia es con medicamentos. Estos pueden ayudar a combatir el insomnio, mejorar la forma en la que el cerebro utiliza ciertos químicos… En definitiva, ayudará a que la terapia vaya por buen camino y a que los resultados sean mejores.

Terapia depresión en el adulto mayor
La asistencia psicológica es fundamental para que el adulto mayor supere la depresión.

Importancia del acompañamiento familiar

A pesar de todo lo comentado hasta este momento, no hay que olvidar la importancia que tiene el acompañamiento familiar. Sentirse apoyado por los seres queridos y que estos se involucren en el proceso terapéutico no es solo recomendable, sino fundamental.

Sin este ingrediente puede que la terapia fracase, así que es indispensable hacer un esfuerzo por cuadrar horarios, sacar algo de tiempo e invertirlo en ayudar a los mayores en este momento de su vida.

Hacerse mayor no significa que haya un mayor riesgo de depresión, pero es cierto que la soledad, el hecho de que los hijos hagan su propia vida y la situación pandémica no juegue a favor de las personas ancianas.

Por eso, las familias deben hacer un esfuerzo. Siempre hay tiempo para lo que se quiere hacer, así que empieza a priorizar el tiempo que pasas con los mayores porque cuando llegues a su edad, seguramente te gustaría que hiciesen lo mismo por ti.