Depresión endógena: síntomas, causas y tratamiento

21 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la filósofa Maria Alejandra Morgado Cusati
La depresión tiene varias tipologías. Una de ellas es la endógena, la que consiste en la manifestación de síntomas depresivos debido a factores genéticos y biológicos.

Se habla de depresión endógena cuando no es posible determinar una causa externa que la provoque, como por ejemplo la vivencia de acontecimientos estresantes o angustiosos. De esta manera, se alude a factores biológicos y genéticos como los detonantes principales.

No obstante, es importante tener en cuenta que en la mayoría de los pacientes depresivos las causas representan una combinación de factores, tanto externos (situaciones estresantes o angustiantes) como internos (constitución de la persona).

¿Qué es la depresión endógena?

Según la Asociación Americana de Psicología, la depresión endógena es aquella que se produce en ausencia de un estresor psicológico evidente. Por ende, es la constitución biológica y genética la causa principal de este padecimiento.

Se compara con la depresión exógena o reactiva, cuyo estado depresivo es causado por un acontecimiento o situación angustiosa. En estos casos, los estresores de la vida cotidiana son los detonantes.

Hombre depresivo.
En la depresión endógena no es posible identificar una causa externa evidente del trastorno.

Síntomas de la depresión endógena

Según la quinta edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM 5), los síntomas de la depresión se presentan durante la mayor parte del día y consisten en los siguientes:

  1. Estado de ánimo deprimido.
  2. Reducción significativa del interés o placer por la mayoría de las actividades cotidianas.
  3. Pérdida o aumento de peso corporal. Asimismo, disminución o aumento del apetito.
  4. Insomnio o hipersomnia.
  5. Fatiga o falta de energía.
  6. Sentimientos de inutilidad o culpabilidad desproporcionados.
  7. Dificultad para pensar, concentrarse o tomar decisiones.
  8. Pensamientos en torno a la muerte: miedo a morir o ideas suicidas recurrentes.

No es necesario que se presenten todos los síntomas para establecer un diagnóstico de depresión. El mínimo es cinco, según el Manual DSM 5, los que deben manifestarse por un periodo de dos semanas. Entre ellos debe estar el estado de ánimo deprimido o la disminución del placer o interés.

También lee: Como detectar la depresión en un amigo

Causas de la depresión endógena

Como ya se indicó, la depresión endógena se debe a factores constitucionales del individuo, bien sea genéticos o biológicos. En este punto es pertinente resaltar que aún se desconocen algunos mecanismos fisiopatológicos que subyacen a la aparición de la enfermedad.

Constitución genética

Se ha comprobado que los familiares de primer grado (padres, hijos o hermanos) de los pacientes depresivos corren un mayor riesgo de padecer depresión, independientemente de los efectos del ambiente o la educación. Los indicadores genéticos potenciales para los trastornos del estado de ánimo han sido encontrados en cromosomas.

Asimismo, se halló que una alteración formal y funcional en la región promotora del gen del transportador de la serotonina (5-HTT) afecta el impacto de los eventos estresantes cotidianos en la depresión. Siendo éstos vivenciados de una manera más catastrófica.

Alteraciones de neurotransmisores

Se ha demostrado que las alteraciones en los niveles de neurotransmisores aminérgicos juegan un papel importante en la depresión. Éstos son la serotonina, la norepinefrina y la dopamina.

La serotonina influye en la disposición del estado de ánimo, la conducta, el movimiento, la experiencia del dolor, la actividad sexual, el apetito, las secreciones endocrinas, las funciones cardíacas y los ritmos circadianos. Por su parte, la norepinefrina se ha asociado con la motivación, el estado de alerta y vigilia, el nivel de conciencia, así como también la regulación del sueño, del apetito y de la conducta sexual. Por último, los niveles bajos en dopamina se han asociado con anhedonia (ausencia de placer), menos motivación y pérdida de interés.

Se ha propuesto que los dos principales circuitos que influyen en la regulación del estado del ánimo son los siguientes:

  • Circuito límbico-talámico-cortical.
  • Circuito límbico-estriado-pálido-talámico-cortical.

De esta manera, se piensa que los trastornos del ánimo pueden producirse debido a una disfunción o anomalías en diferentes áreas de estos circuitos. Además, una falla en los mismos puede otorgar cierta susceptibilidad biológica que, en conjunto con agentes externos,  propicie la aparición de la depresión.

Descubre: El estrés diario puede causar depresión

Tratamiento de la depresión endógena

Los tratamientos más efectivos para la depresión endógena son la combinación de intervención psicológica y el suministro de fármacos. Veamos en qué se basan estos abordajes.

Terapia psicológica

Hay tres tipos de psicoterapia a corto plazo: la cognitiva, la interpersonal y la conductual. Por su parte, desde hace tiempo se emplea la psicoterapia psicoanalítica para tratar los trastornos depresivos:

  • Cognitiva: se centra en aliviar las manifestaciones depresivas y prevenir su recurrencia proporcionando herramientas a los pacientes para identificar y analizar las cogniciones negativas. Asimismo, ayuda a desarrollar otras formas de pensamiento más flexibles y positivas, tanto como ensayar nuevas respuestas.
  • Interpersonal: su objetivo es tratar uno o dos de los problemas interpersonales del sujeto. Para ello se abordan determinados comportamientos: falta de seguridad en sí mismo, deterioro de las habilidades sociales y pensamiento distorsionado.
  • Conductual: ayuda a los pacientes a establecer patrones conductuales adaptativos que permitan ofrecer una retroalimentación positiva con el ambiente.
  • Psicoanalítica: su objetivo es lograr un cambio en la personalidad del paciente y no limitarse a solo aliviar los síntomas. Este abordaje psicoterapéutico busca, entre otras cosas, mejorar la confianza interpersonal, desarrollar mecanismos de afrontamiento eficaces y aumentar la capacidad de experimentar una variedad de emociones.

Tratamiento farmacológico

El tratamiento con fármacos por excelencia es mediante antidepresivos, cuyo objetivo no solo es aliviar los síntomas, sino lograr su remisión. No obstante, existen variados tipos, por lo que es importante establecer un diagnóstico preciso. Pues, dependiendo de la alteración biológica, unos serán más efectivos que otros.

Pastilla de amitriptilina.
Los antidepresivos son los fármacos de elección para este trastorno.

Un tratamiento que necesita compromiso

La depresión endógena es aquella cuya causa principal es la constitución interna del individuo. No obstante, se debe reconocer que esta patología tiende a aparecer cuando interactúan agentes tanto internos como externos.

Asimismo, el tipo de abordaje terapéutico será más efectivo en la medida que el paciente se sienta a gusto y tenga confianza en sí mismo. Algunas intervenciones psicoterapéuticas fracasan porque la persona piensa que no puede ser ayudada, provocando así el abandono del tratamiento. De ser así, es importante conocer que siempre se puede volver a intentar con otro método.

  • American Pshychological Association. APA Dictionary of Psychology: Endogenous depressión [Internet]. American Pshychological Association, 2020. 18 de octubre de 2020: https://dictionary.apa.org/endogenous-depression
  • American Pshychological Association. APA Dictionary of Psychology: Reactive depressión [Internet]. American Pshychological Association, 2020. 18 de octubre de 2020: https://dictionary.apa.org/reactive-depression
  • Amercian Psychiatric Association. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales DSM 5. Quinta Edi. London: Amercian Psychiatric Publishing; 2013. 155–189 p.
  • Goodale Elizabeth P., Tucker Vivian L. El papel de la norepinefrina y de la dopamina en la depresión. Rev Toxicom . 2007;50(0):19–22.
  • Guadarrama L, Escobar A, Zhang L. Bases neuroquímicas y neuroanatómicas de la depresión. Rev Fac Med UNAM . 2006;49(2):66-72.
  • Benavides, Patricio. "La depresión, evolución del concepto desde la melancolía hasta la depresión como enfermedad física." revistapuce (2017).
  • Sadock B, Sadock V, Ruiz P. Sipnopsis de Psiquiatría. Onceava Ed. Kluwer W, editor. Barcelona; 2015.
  • Tellez Vargas, Jorge, La Noradrenalina. Su rol en la depresión. Revista Colombiana de Psiquiatría [Internet]. 2000;XXIX(1):59-73. Recuperado de: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=80629104
  • Gonzalez Robles, Irene Maria. "Estudio de asociación de polimorfismos genéticos, de los sistemas neurotransmisor y neuroendocrino, con la valoración del estado de ánimo mediante los cuestionarios de POMS y Goldberg." (2017).
  • ESCOBAR IZQUIERDO, A. L. F. O. N. S. O., LEYLA GUADARRAMA, and Limei Zhang. "Bases neuroquímicas y neuroanatómicas de la depresión." Revista de la Facultad de Medicina 49.002 (2009).