La depresión existencial: cuando la vida pierde su sentido

Valeria Sabater·
27 Octubre, 2020
Las personas con altas capacidades intelectuales pueden sufrir un tipo de depresión muy particular. Aparece cuando sienten que la vida no tiene sentido, que abundan las injusticias, que somos seres finitos, solitarios y sin una auténtica libertad.

La depresión existencial conforma un tipo de condición psicológica poco conocida, pero recurrente. Entre sus características está, por ejemplo, la de sentir que no cumplimos las expectativas, que la vida carece de sentido o que el mundo es un lugar desafinado, un escenario plagado de injusticias y desigualdades infinitas.

Es posible que este término nos sueñe extraño y hasta arriesgado desde un punto de vista clínico. Bien es cierto que no aparece en el DSM-V (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales) y también que no conocemos a nadie que haya recibido este diagnóstico. Sin embargo, cabe señalar que es un tipo de condición psicológica común y que una parte de la población la sufre.

Historia de la depresión existencial

Fue en el 2012 cuando el doctor Robert Seubert publicó un artículo de investigación en el Journal of the European Psychiatric Association para destacar algo importante. Una parte de nuestra sociedad no responde a los tratamientos ordinarios de la depresión y esto podría estar relacionado con el tipo de personalidad e incluso con las altas capacidades intelectuales.

Hay personas que navegan en otros universos psíquicos; unos en los que se hacen preguntas más profundas y sienten un tipo de sufrimiento fuera de lo común. Sentir ansiedad por el devenir del mundo o tristeza por no encontrar el sentido real de la vida podría conformar una depresión muy particular.

Hombre preocupado que sufre depresión existencial.
La depresión existencial aparece en personas con altas capacidades intelectuales.

La depresión existencial: definición, síntomas y causas

Es posible que esta tipología depresiva nos retrotraiga a autores como Søren Kierkegaard o Friedrich Nietzsche. Su corriente filosófica nos habló sobre los principios de libertad y responsabilidad individual, sobre la soledad humana y ese concepto tan clásico que es la angustia existencial.

Este último término hace referencia a ese temor hacia el futuro, hacia el peso de nuestras decisiones, el vértigo de no convertirse en lo que uno espera. Ahora bien, ¿qué tiene que ver todo esto con la propia depresión existencial?

En realidad, mucho. Una de las figuras que más ha estudiado esta condición psicológica ha sido Irvin David Yalom, catedrático de Psiquiatría en la Universidad de Stanford y psicoterapeuta. Uno de sus trabajos más destacables es “Psicoterapia existencial”.

Allí nos habla de las principales características que evidencia la persona con este tipo de depresión. Como veremos, se asemeja bastante a esas ideas que nos transmitieron en su día las figuras más representativas del existencialismo en la filosofía.

También te puede interesar: El estrés diario puede causar depresión

¿Cuáles son los síntomas de la depresión existencial?

Toda depresión es un fenómeno multidimensional y complejo. Cada persona lo vive de un modo y, por lo general, suele ser comórbida con otros trastornos, como por ejemplo la ansiedad. Ahora bien, este tipo de realidad presenta una serie de características muy particulares que son las siguientes.

  • Falta de sentido: la persona no encuentra sentido a su existencia. Siente como si avanzara en un vacío en el que nada es trascendente ni auténtico ni enriquecedor a la mente.
  • Sensación de no ser comprendidos: es aquello de sentirse extraños en este mundo, además de solos.
  • No poder realizarse: porque la sociedad es limitada, porque no hay mecanismos para favorecer ese crecimiento creativo,  profesional, humano y cívico.
  • Sufrimiento por las injusticias sociales: por las desigualdades, por la falta de libertades.
  • Divagues con frecuencia sobre la muerte: hay pensamientos sobre la fugacidad del ser humano. Las ideaciones suicidas están también presentes en este tipo de trastorno psicológico.
  • Manifestaciones físicas: como el agotamiento, el insomnio, la hipersomnia, las alteraciones en la alimentación.

Un tipo de depresión común en las personas con altas competencias intelectuales

La depresión existencial se integra dentro de una teoría que desarrolló el psiquiatra Kazimierz Dabrowski (1902-1980). Este enfoque lleva el nombre de desintegración positiva y se basa en la explicación siguiente:

  • Las personas podemos pasar por 5 etapas de desarrollo personal.
  • No obstante, cerca del 70% de la población no pasa de las tres primeras fases. Es un desarrollo en el que uno acaba habituándose a las pautas que le marca la sociedad, hasta que poco a poco encuentra su sitio en ella y se adapta.
  • Por contra, un 30% llega hasta la cumbre del desarrollo personal y lejos de suscitarle más sabiduría o bienestar, lo que ocasiona es tener que pasar un tiempo de crisis existencial. No se sienten integrados en lo que la sociedad espera de ellos.
  • Esto es lo que llamó el doctor Dabrowski la desintegración positiva. Es decir, quien alcance ese nivel está obligado a reformularse a sí mismo, a desintegrarse para construirse de nuevo.
  • No obstante, es común que pasen por una época de dudas profundas, de angustia, de no encontrar el sentido a nada de lo que les envuelve.
  • Este tipo de sufrimiento es común en las personas con un alto cociente intelectual; hombres y mujeres que evidencian con más frecuencia la depresión existencial.

Te puede interesar también: Depresión crónica: ¿cómo afecta a las personas?

Mujer con depresión existencial.
Sentir que la vida no tiene sentido es una de las ideas más recurrentes en las personas con depresión existencial.

Estrategias terapéuticas

¿Se puede tratar al depresión existencial? Este tipo de condición, al igual que cualquier otro tipo de trastorno del estado de ánimo, tiene tratamiento.

Por lo general, es importante individualizar la estrategia terapéutica teniendo en cuenta las necesidades de cada persona. De este modo, habrá quien además de la terapia psicológica, se beneficie también de una respuesta farmacológica (antidepresivos). Ahora bien, ¿cómo ayudar a la persona con altas competencias intelectuales que padece depresión?

  • La terapia cognitivo-conductual es siempre una buena estrategia. Nos permitirá que esos pensamientos se orienten hacia enfoques más positivos en los que hallar un nuevo sentido a la vida. Se buscará, además, instaurar metas que permitan a la persona poder alcanzarlas e ilusionarse nuevamente por el futuro.
  • Se trabajará la gestión emocional para reducir el impacto de las emociones más adversas o complicadas. El objetivo es lograr que la persona siga desarrollándose, pero sin el lastre de la angustia y de la negatividad.
  • Terapia de aceptación y compromiso (TAC). Este tipo de enfoque nos permite asumir que, a menudo, el mundo no es como nosotros queremos. Hay que aceptar la incertidumbre, la contradicción y las injusticias sin que ese sufrimiento nos invalide. Pero comprometiéndonos a marcar una serie de valores y metas para conquistarlas.

Abordar la depresión existencial, aunque no esté en los manuales

Para concluir, a pesar de que la depresión existencial no se incluya en los manuales de diagnóstico, hay tratamientos y estrategias efectivas para mediar en el bienestar de las personas que la sufren. Es difícil que un paciente llegue a la consulta con este planteo, pero serán sus sensaciones respecto al mundo que lo rodea lo que lo impulsará a buscar ayuda.

  • Dabrowski, K. (1966). The Theory of Positive Disintegration. International Journal of Psychiatry, 2(2), 229-244.
  • Webb, J. T., Meckstroth, E. A. and Tolan, S. S. (1982). Guiding the Gifted Child: A Practical Source for Parents and Teachers. Scottsdale, AZ: Gifted Psychology Press, Inc. (formerly Ohio Psychology Press).
  • Marjorie Battaglia; Sal Mendaglio; Michael Piechowski (2013). Ann Robinson; Jennifer Jolly (eds.). Kazimierz Dabrowski - A Life of Positive Maladjustment (1902-1980)A Century of Contributions to Gifted Education: Illuminating Lives. London: Routledge. pp. 181–198.
  • Rodríguez, Magda Yaneth Acevedo, and Leidy Mayerly Gélvez Gafaro. "Estrategias de intervención cognitivo conductual en un caso de depresión persistente." Revista Virtual Universidad Católica del Norte 55 (2018): 201-217.
  • Sidoli, Mara (1983). "De-Integration and Re-Integration in the First Two Weeks of Life". J. Anal. Psychol. 28(3): 201–212.
  • Yalom, I. D. (1980). Existential Psychotherapy. New York: Basic Books.
  • Skrzyniarz, Ryszard. "Lublin teachers, lecturers and masters of Kazimierz Dąbrowski: discovering the biography." Polska Myśl Pedagogiczna 5.5 (2019).
  • Luciano, Carmen, et al. "Dificultades y barreras del terapeuta en el aprendizaje de la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT)." International journal of psychology and psychological therapy 16.3 (2016): 357-373.