Dieta cetogénica, una ayuda para la epilepsia pero también un riesgo

Si bien la dieta cetogénica puede ayudar a los pacientes con epilepsia a reducir las crisis, al ser rica en grasas puede suponer un incremento de colesterol que puede propiciar problemas cardiovasculares
Dieta cetogénica, una ayuda para la epilepsia pero también un riesgo
Elisa Morales Lupayante

Escrito y verificado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante.

Última actualización: 17 mayo, 2022

Puede ser que hayas oído hablar de la cetosis. Sin embargo, quizás no sepas tanto sobre cómo repercute la dieta cetogénica en personas con epilepsia. Por eso, hoy abordamos este tema para que conozcas qué se sabe desde un punto de vista científico.

La realidad es que desde hace años se ha utilizado la dieta cetogénica en algunos pacientes epilépticos que no responden de forma adecuada a los medicamentos. Esto es porque se asocia con una reducción dramática de las crisis en una buena parte de ellos.

¿Por qué puede ayudar la dieta cetogénica a los pacientes con epilepsia?

La epilepsia es una enfermedad en la que se producen convulsiones recurrentes causadas por descargas eléctricas anormales del cerebro. En la mayoría de los casos, estas se pueden controlar mediante un tratamiento farmacológico.

Sin embargo, algunas personas no responden bien a éste y siguen padeciendo ataques. Como lo señala una publicación hecha en 2010 por la revista Current Treatment Options in Neurology, la dieta cetogénica se ha utilizado desde la década de 1920 con este fin, tanto en adultos como en niños. 

Estos últimos son los que muestran una mayor efectividad y reducción de sus crisis al adoptar el plan alimentario cetogénico. Y, aunque los expertos señalan que son necesarios más estudios, por el momento indican que es una opción válida en los casos comentados.

Al parecer, este modelo de alimentación, que es muy alto en grasas y bajo en carbohidratos, tiene la capacidad de modificar el metabolismo neuronal y la excitabilidad para reducir la frecuencia de los ataques.

Por lo anterior, también se está sugiriendo como medida terapéutica para trastornos relacionados a defectos metabólicos, traumas e isquemias, autismo y enfermedades neurodegenerativas.

Cómo funciona la dieta cetogénica

Los mecanismos exactos por los cuales este tipo de dieta funciona en la epilepsia son todavía desconocidos. Cuando se consumen más grasas y el cuerpo las usa como fuente de energía, el organismo produce más cuerpos cetónicos. Esta situación de cetósis es la que se considera como positiva.

Para que se produzca es necesario reducir de manera drástica el consumo de carbohidratos. Esto obliga al cuerpo a utilizar la grasa para obtener energía. Al igual que la glucosa, las cetonas pueden ser utilizadas por los músculos, el corazón y el cerebro para producir energía.

Si bien existen diversas modalidades de dieta cetogénica, las características generales del patrón considerado estándar son los siguientes:

Carbohidratos

Una dieta cetogénica debe de ser muy baja en hidratos de carbono. Se calcula que estos no deben representar más del 10 % de calorías totales diarias. Un consumo de carbohidratos por debajo de 50 gramos al día puede inducir cetosis.

Proteínas

Se debe de mantener un consumo de proteínas de bajo a moderado, alrededor del 20 % del total energético diario. Un exceso de proteínas puede ser convertido en glucosa, lo que llevaría a estar fuera de la cetosis.

Carne roja

Grasas

Las grasas proporcionan más o menos un 70 % de las calorías en una dieta cetogénica. La llamada grasa MCT o triglicéridos de cadena media, ayudan a promover la cetosis. Debes saber que se encuentran en grandes cantidades en el aceite de coco.

Quizá te interesa saber: Alimentos cetogénicos para perder peso

Dadas estas características, en una dieta cetogénica son habituales los alimentos que se citan a continuación:

  • Carne: pollo, conejo, carne roja.
  • Pescado azul: salmón, trucha, atún o caballa.
  • Huevos.
  • Aceite de oliva, aguacates, frutos secos, mantequilla, quesos y nata.
  • Verduras: brócoli, lechugas, apio, calabacín, puerro, cebolla, tomate, etc.

En el caso de los bebés lactantes la dieta cetogénica se administra mediante la leche de sustitución.

Riesgos de una dieta cetogénica en personas con epilepsia

La dieta cetógenica para la epilepsia es un tratamiento seguro. Pero, a pesar de los beneficios que produce, hay que tener en cuenta que puede provocar una serie de efectos adversos y resultar peligrosa a largo plazo.  

Estos son debidos al hecho de que se trata de un plan alimentario con una proporción de macronutrientes (carbohidratos, proteínas y grasas) poco equilibrado. Además, también es deficitaria en fibra y algunas vitaminas y genera cambios metabólicos importantes.

En general es bien tolerado y la mayoría de pacientes que la abandonan suelen hacerlo por falta de resultados y no por falta de adherencia.

Efectos adversos agudos

Ls repercusiones más inmediatas de estas dietas son las siguientes:

  • Problemas digestivos como náuseas, vómitos, acidez, reflujo o dolor abdominal.
  • Acidosis metabólica.
  • Fatiga y debilidad física.
  • Estreñimiento de leve a severo con síntomas estomacales debido al escaso consumo de fibra.
  • Hipoglucemias. El riesgo es más alto en los primeros días o cuando se comienza la intervención con un ayuno.

Consecuencias a largo plazo

Su uso prolongado puede acarrear ciertos riesgos.

  • Alteraciones de crecimiento debido a un aporte inadecuado de macronutrientes o deficitario en calorías.
  • Colesterol alto, que constituye un factor de riesgo para padecer enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y ciertos tipos de cáncer. Este problema suele ser uno de los más comunes, que también depende de la genética y del tipo de grasas que se administran.
  • Dificultades en la mineralización ósea, lo que provoca que exista un aumento de las posibilidades de tener osteoporosis. En este caso la propia medicación para la epilepsia tiene también una parte de responsabilidad.
  • Excesiva producción de ácido úrico, que aumenta el riesgo de padecer cálculos renales y gota. Además, está asociado con la hipertensión, las enfermedades del corazón y la enfermedad renal.
  • Deficit de vitaminas, minerales y oligoelementos: selenio, calcio, fósforo, magnesio, carnitina, vitamina C o D.

Como se desprende del artículo publicado en la Revista de Neurología, estos efectos adversos no suelen ser graves si se manejan y previenen de la forma adecuada. En pocas ocasiones es necesaria la interrupción de la dieta.

La dieta cetogénica es positiva para las personas con epilepsia

¿Conocías la eficacia de la dieta cetogénica en personas con epilepsia? Desde hace años se utiliza y se ha comprobado que puede ser muy útil para reducir el número de crisis en personas que no responden bien a la medicación.

Sin embargo hay que tener en cuenta que su implementación puede producir algunos efectos secundarios y tener consecuencias negativas para la salud a largo plazo. Por este motivo debe aplicarse siempre bajo recomendación médica y con un seguimiento oportuno. 

Te podría interesar...
Epilepsia
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Epilepsia

Descubre en este artículo qué es la epilepsia, cuáles son sus síntomas, su diagnóstico y tratamiento. No te pierdas toda la información aquí.



  • Anzilotti A. W. Dieta cetogénica para controlar la epilepsia. Nemours Children's Health. Febrero 2021.
  • Armeno M, Araujo C, et al. Actualización sobre los efectos adversos durante la terapia con dieta cetogénica en la epilepsia refractaria pediátrica. Revista de Neurología. 2018. 66: 193-200.
  • Gorria Redondo N, Angula García MªL, et al. Dieta cetogénica como opción terapéutica en la epilepsia refractaria. Anales de Pediatría. Junio 2016. 84 (6): 341-343.
  • Lambruschini Ferri, N. y Gutiérrez Sánchez, A. Dieta cetogénica: aspectos clínicos y aplicación dietética.  Hospital Sant Joan de Déu, 2012.
  • Martin-McGill K. J, Bresnahan R, et al. Dietas cetogénicas para la epilepsia farmacorresistente. Revisión de estudios Cochrane. Junio 2020.
  • Moya Vilches, J. Dieta Cetogénica en Epilepsia. Rev Chil Epil, 2016; (1): 25-34.
  • Raimann, X., Marín, V., Burón, V., Devilat, M. y Ugalde, A. Dieta cetogénica en epilepsia refractaria: Eficacia, evolución y complicaciones a largo plazo. Rev Chil Pediatr 2007; 78(5): 477-481.
  • Shilpa J, Mohan V. Ketogenic diets: boon or bane? Indian Jornal of Medical Research. Septiembre 2018. 148 (3): 251-253.
  • Sosa Maldonado, J. La dieta cetogénica en el manejo de la epilepsia refractaria. Rev Mex Pediatr 2008; 75(6): 284-288.