Dieta mediterránea, una aliada contra la enfermedad arterial periférica

14 Febrero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la nutricionista Anna Vilarrasa
Hoy en día, la dieta mediterránea es considerada uno de los patrones alimentarios más sanos que pueden ayudar a prevenir algunos problemas de salud. Pero es necesario conocer bien sus pilares y sus alimentos principales.

El patrón alimentario de los países mediterráneos se basa en la ingesta de frutas, verduras, cereales integrales, aceite de oliva, frutos secos, legumbres y pescado. Y es gracias a todos ellos que seguir una dieta mediterránea puede ayudar en la enfermedad arterial periférica. 

Si bien con los años las características más tradicionales de esta forma de alimentarse se han ido perdiendo, es positivo recordar cómo llevarla a cabo de forma saludable. Si te interesa saberlo, encontrarás más información a lo largo del artículo.

¿Qué es la enfermedad arterial periférica?

Se trata de una condición en la que los vasos sanguíneos que riegan las extremidades, el estómago y la cabeza son más estrechos de lo normal. Suelen ser las arterias de las piernas las que se ven afectadas con mayor frecuencia. 

Como señalan desde la Asociación Americana del Corazón, el origen del problema se encuentra en la arterioesclerosis. A su vez, esta se presenta con un acúmulo de grasa, colesterol y otras sustancias en las paredes de las arterias ocasionando su endurecimiento. Con el tiempo, las placas pueden estrechar mucho el paso de la sangre o bien obstruirlas por completo. 

Los síntomas más comunes que afectan a las extremidades inferiores implican lo siguiente:

  • Calambres. 
  • Dolor, entumecimiento o pesadez en los músculos de las piernas.
  • Cansancio en caderas que se produce al caminar o subir escaleras y desaparece con el reposo.
  • Heridas o llagas en los dedos de los pies y piernas que tardan en cicatrizar.
  • Color pálido.

Es importante prestarles atención, ya que muchas veces los síntomas son leves y cuesta diagnosticar la enfermedad. Cuando se presenta, el riesgo de padecer problemas coronarios, un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular es mayor. Pero puede prevenirse.

Estrechamiento en la enfermedad vascular periférica.
El estrechamiento arterial reduce el flujo de sangre y, con ello, llegan menos nutrientes a los tejidos.

Lee más: Enfermedad arterial periférica: síntomas, causas y tratamiento

¿Por qué la dieta mediterránea es aliada contra la enfermedad arterial periférica?

La ayuda que la dieta mediterránea puede representar para la enfermedad arterial periférica (EAP) es muy prometedora. Esto es gracias a la gran evidencia que existe sobre este patrón alimentario y sus beneficios en la salud cardiovascular.

Las primeras observaciones se hicieron con el estudio PREDIMED. En él se constató que los participantes que siguieron una dieta mediterránea tenían una incidencia de EAP inferior al grupo de control. Estos siguieron una pauta baja en grasas.

La hipótesis de los expertos fue que el efecto beneficioso era debido a una acción protectora sobre las paredes vasculares, la presión arterial, los lípidos en la sangre y los niveles de glucosa.

Por otro lado, Rallidis y colaboradores reportaron en una publicación en el American Journal of Clinical Nutrition que una adherencia estricta a la dieta mediterránea mejoraba la función endotelial en personas obesas. El hallazgo es positivo, ya que esta condición está asociada de forma clara con una disfunción de las paredes de los vasos sanguíneos.

De manera similar se ha encontrado un efecto protector en los vasos sanguíneos con una pauta de dieta mediterránea y ejercicio físico en personas mayores sanas. Parece ser que se debe a la presencia de algunos nutrientes como la vitamina C, E y fibra.

Así se observa en un estudio italiano con personas afectadas de diabetes tipo 2. Una dieta abundante en estos componentes (como la mediterránea) reduce el riesgo de aparición de arterioesclerosis.

Consejos para seguir la dieta mediterránea y prevenir la enfermedad arterial periférica

La dieta mediterránea puede tener algunas variaciones, según las diferentes regiones que la componen. Sin embargo, siempre se basa en el consumo de productos locales, de temporada y con una cocina tradicional.

Pero los estudios de adherencia no son tan esperanzadores, ya que en los últimos años buena parte de la población se ha alejado de la pauta. En su lugar, ha aumentando la presencia de productos industriales, comida rápida y snacks, en detrimento de las verduras, las frutas y las legumbres.

Así que, para poder seguir de forma correcta la dieta mediterránea y ayudar en la enfermedad arterial periférica, es bueno conocer algunos de sus pilares. La Fundación Dieta Mediterránea nos indica los siguientes:

  • Asegurar una abundante presencia de alimentos vegetales que aporten fibra: verduras, frutas, legumbres, setas y frutos secos.
  • El aceite de oliva es la fuente principal de grasa, tanto para cocinar como para aliñar los platos.
  • Los cereales, el pan y la pasta deben ser de preferencia integrales y añadirlos cada día en el menú según las necesidades energéticas de la persona.
  • El pescado y los huevos son 2 de las fuentes proteicas de preferencia, aparte de las legumbres. Se recomienda consumir pescado azul entre 1 y 2 veces a la semana, ya que además es una excelente fuente de grasa omega 3.
  • En cambio, la carne debe estar presente de forma más residual. Sobre todo cuando se trata de carne roja y productos cárnicos procesados (salchichas, bacon o embutidos). Una buena opción es elegir carnes magras y cocinarlas como parte de otros platos o guisos.
  • De la familia de los lácteos elegir queso y yogur en una o dos raciones al día.
  • La fruta fresca es el mejor postre para tomar a diario. Los dulces, pasteles y lácteos azucarados deberían comerse solo de vez en cuando.
  • Todos estos consejos alimentarios se complementan con una ingesta de agua para mantener una hidratación adecuada, evitando el alcohol y las bebidas refrescantes y azucaradas.
Dieta mediterránea: alimentos.
El plan de la dieta mediterránea es incrementar el consumo de vegetales, reducir la carne roja, optar por aceite de oliva y carbohidratos integrales.

Descubre: 5 recetas mediterráneas saludables

Claves de la dieta mediterránea en el cuidado de la salud vascular

La forma tradicional de alimentarse en los países mediterráneos se caracteriza por la presencia abundante de frutas, verduras, granos integrales y aceite de oliva. Se acompaña de un consumo semanal de frutos secos, pescado, legumbres y carne magra. En cambio, la carne roja es casi residual.

Su relación con una mejor salud cardiovascular dispone de un gran respaldo científico. Las investigaciones se centran en sus factores de riesgo, como la hipertensión arterial, la dislipidemia, la diabetes o el síndrome metabólico.

Algunos de estos aspectos, junto con la función vascular y la arterioesclerosis, son claves en el manejo de la enfermedad arterial periférica. En consecuencia, adoptar la dieta mediterránea en estos casos es también una acción positiva.

Sin embargo, la alimentación no es suficiente y debe ir acompañada del ejercicio físico y una mejora de los hábitos de salud en general. Todas estas pautas son de especial interés para aquellas personas de más de 70 años, fumadores, sedentarios o que padezcan diabetes o hipertensión.

Ahora bien, la dieta mediterránea tradicional es beneficiosa en muchas condiciones de salud y puede ser adoptada como patrón alimentario saludable por toda la población.

  • American Heart Association. Peripheal arterial disease. Última revisión Octubre 2016.
  • Chrysohoou Ch, et al. Peripheral Arterial Disease and Cardiovascular Risk: The Role of Mediterranean Diet. Angiology. Octubre 2014. 66(8):708-710.
  • Ciccarone E, et al. A high‐score Mediterranean dietary pattern is associated with a reduced risk of peripheral arterial disease in Italian patients with Type 2 diabetes. Journal of thrombosis and haematosis. Junio 2003. 1(8):1744-1752.
  • Fundación Dieta Mediterránea. Décalogo de la dieta mediterránea.
  • Klonizakis M, et al. Long-term effects of an exercise and Mediterranean diet intervention in the vascular function of an older, healthy population. Microvascular Research. Septiembre 2014. 95:103-7.
  • Loukianos S Rallidis, et al. Close adherence to a Mediterranean diet improves endothelial function in subjects with abdominal obesity. The American Journal of Clinical Nutrition. Agosto 2009.90(2): 263–268.
  • Minelli P, Montinari MR. The Mediterranean Diet And Cardioprotection: Historical Overview And Current Research. Journal of Multidisciplinary Healthcare. Septiembre  2019. 12:805-815.
  • Ruiz-Canela M, et al. Association of Mediterranean Diet With Peripheral Artery Disease: The PREDIMED Randomized Trial. JAMA. 2014. 311:415-416.