Diferencias entre emociones primarias y emociones secundarias

Las emociones primarias son consideradas respuestas innatas, mientras que para algunos autores, las emociones secundarias son más complejas y refinadas. Veamos sus diferencias.
Diferencias entre emociones primarias y emociones secundarias
Maria Fatima Seppi Vinuales

Escrito y verificado por la psicóloga Maria Fatima Seppi Vinuales.

Última actualización: 19 enero, 2022

Las emociones conforman una compleja trama. En algunos puntos coincidimos la mayoría, mientras que en otros somos únicos, con una expresión singular. Esta es una de las diferencias entre las emociones primarias y las secundarias.

Sin embargo, más allá de su clasificación, lo interesante es aquel mensaje que tienen para darnos y lo que haremos con él. Veamos entonces de qué se tratan unas y otras.

¿Qué son las emociones primarias y las secundarias?

Cuando hablamos de emociones, debemos tener en cuenta tres componentes:

  • Respuesta conductual.
  • Experiencia subjetiva.
  • Respuesta fisiológica.

De modo sencillo, podríamos pensar en cómo reaccionamos, qué sentimos y qué sucede en nuestro cuerpo como correlato. Paul Ekman, uno de los pioneros en el estudio de las emociones y experto en el tema, postuló que las emociones primarias son básicas, puesto que son innatas y compartidas por todas las personas en todas las culturas.

Respecto a las emociones secundarias, se denominan así porque resultan una conjunción de emociones primarias. Se considera que ellas enriquecen nuestro universo emocional y que su expresión es única, ya que varía en función del aprendizaje, de las características de cada persona y del entorno. La socialización tiene un papel clave en el desarrollo de ellas.

Asimismo, hay quienes dicen que las emociones secundarias son más refinadas o sofisticadas que las primeras, en el sentido de que son menos automáticas o innatas. Son un fruto del aprendizaje y de otros factores.

Emociones.
Las emociones son importantes porque pueden llevarnos a reaccionar y modificar grandes aspectos de nuestras vidas.


¿Para qué sirven?

En términos generales, las emociones son un vehículo de comunicación y de interacción. Permiten que expresemos lo que sentimos, aquello que nos agrada o nos disgusta, aunque no todos lo podamos hacer de la misma manera.

También son adaptativas, ya que nos permiten anticiparnos a determinadas situaciones y dar una respuesta. En este sentido, tienen un rol motivador que nos invita al cambio, a ponernos en movimiento.

Per se, las emociones no son buenas ni malas, aunque muchas veces el enojo reciba su etiqueta de emoción negativa y la alegría de emoción positiva. ¿Por qué el miedo debería ser malo si me permite estar atento a que mi hijo no corra riesgos? ¿Por qué el enojo debería ser considerado negativo si me permite poner límites a una situación injusta?

Es la intensidad, la frecuencia y la expresión lo que les dará su connotación funcional.

Las emociones funcionan como faros. Si sabemos reconocerlas, leerlas y aceptarlas, nos permitirán el autoconocimiento, comprender valores, motivaciones y límites. Cuando intentamos ocultarlas, gastamos demasiada energía.

Ejemplos de emociones primarias y secundarias

Aunque pueden variar según el autor, se reconocen 6 emociones primarias:

  1. Miedo.
  2. Sorpresa.
  3. Ira.
  4. Asco.
  5. Tristeza.
  6. Alegría.

Algunos ejemplos de emociones secundarias son las siguientes:

  • Vergüenza.
  • Satisfacción, entusiasmo, orgullo.
  • Nerviosismo, culpa.
  • Asombro, admiración, sobresalto.
  • Cólera, rencor, indignación, celos.
  • Pena, pesimismo.
  • Repugnancia, rechazo.

Dentro de este amplio universo emocional, algunas son mejor vistas que otras. La tristeza se ve mejor que el enojo y la alegría se percibe mejor que aquellas dos.

Sin embargo, cuidarnos de nuestras emociones nos deja desprotegidos, nos vuelve más vulnerables a las situaciones. Nos hacemos más fuertes cuando nos permitimos sentir.

Variedad de emociones en un rostro.
El proceso de reconocimiento de las emociones es clave para el autoconocimiento y para actuar en consecuencia.


Ignorar las emociones nos deja presos de ellas

Validar la importancia de las emociones como señales es algo que cobra importancia en la sociedad, poco a poco. Antes, el mayor protagonismo se lo llevaba la razón. Sin embargo, se consolida la idea de que los seres humanos somos complejos y no simplemente razón o emoción.

Las emociones nos proporcionan recursos para decidir qué queremos hacer frente a determinadas situaciones. Conocerlas y vivirlas nos permite tener energía disponible para manejar estas situaciones, en lugar de intentar contenerlas.

También es posible decir que las emociones nos atraviesan e ignorarlas no evita que nos sintamos de determinada manera. Incluso, el costo de dejarlas pasar por alto es muy alto. De allí que sea necesario considerar su importancia y gestionarlas a tiempo.

Por último, no hay que confundir la gestión de las emociones con las imposiciones. Muchas veces no reaccionamos a lo que sentimos por mandatos previos. Lo que debemos hacer es aceptar lo que nos pasa y buscar una forma adecuada de expresión sin dañar a otros o a nosotros mismos.

Te podría interesar...
Descubre la importancia de expresar tus emociones a tiempo
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Descubre la importancia de expresar tus emociones a tiempo

Expresar tus emociones a tiempo tiene muchos beneficios y es importante que aprendas a hacerlo. Esto mejorará tu vida en muchos aspectos.



  • Barragán Estrada, Ahmad Ramsés, & Morales Martínez, Cinthya Itzel (2014). PSICOLOGÍA DE LAS EMOCIONES POSITIVAS: GENERALIDADES Y BENEFICIOS. Enseñanza e Investigación en Psicología, 19(1),103-118.[fecha de Consulta 6 de Enero de 2022]. ISSN: 0185-1594. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=29232614006
  • Goleman, D. (1995). Inteligencia emocional.Barcelona: Kairós.
  • Seitun, Maritchu (2013), Capacitación emocional para la familia, Grijalbo.