¿Cuáles son las diferencias entre una endodoncia y un empaste?

A la hora de tratar un diente dañado, el dentista puede sugerir la necesidad de distintos procedimientos. En este artículo te detallamos cuáles son las diferencias entre una endodoncia y un empaste.
¿Cuáles son las diferencias entre una endodoncia y un empaste?
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa el 04 septiembre, 2021.

Última actualización: 04 septiembre, 2021

A la hora de solucionar un problema de caries dental, muchos pacientes se preguntan qué tipo de tratamiento es el ideal. Conocer las diferencias entre una endodoncia y un empaste permite entender por qué el odontólogo sugiere cada una de estas alternativas.

La caries dental es una enfermedad progresiva que destruye los tejidos duros de las piezas dentarias. De la extensión y profundidad de la lesión, los tejidos comprometidos y la sintomatología del paciente dependerá el tratamiento.

Los arreglos y los tratamientos de conductos son las alternativas más utilizadas para solucionar las lesiones cariosas. Cuanto antes se busque una solución, más sencilla y cómoda será la terapéutica. Además, se evitan complicaciones molestas para el paciente.

Existen similitudes y diferencias entre una endodoncia y un empaste y en este artículo te las contamos. Sigue leyendo y entérate en qué casos es más oportuno cada uno de estos tratamientos.

Daños en las piezas dentarias

Como hemos adelantado, aunque existan diferencias entre una endodoncia y un empaste, ambos tratamientos se pueden utilizar para tratar la caries. Esta enfermedad es una de las más frecuentes en todo el mundo y afecta tanto a niños como adultos.

La caries dental es la destrucción de los tejidos duros de las piezas dentarias. Las bacterias de la boca fermentan los hidratos de carbono de la dieta y producen el ácido que desmineraliza los dientes.

Si no se busca una solución, el daño progresa y destruye cada vez más tejidos. Así puede afectarse la pulpa dental, ocasionando sintomatología dolorosa.

De todos modos, aunque la caries sea la causa más común del daño de las piezas dentarias, existen otros orígenes de las lesiones dentales. Los traumatismos o golpes fuertes, por ejemplo, pueden conllevar fracturas y lesiones pulpares.

Según la sintomatología que presente el paciente y la cantidad y tipo de tejidos dañados dependerá el tratamiento a elegir. Aquí radica una de las grandes diferencias entre una endodoncia y un empaste.

El odontólogo tendrá en cuenta el grado de destrucción del elemento dentario, la presencia de manchas blancas, marrones, negras u hoyos. Además, considerará si hay sensibilidad con el frío, el calor o los alimentos dulces, dolor espontáneo o abscesos.

Con esta información elegirá la terapéutica más oportuna para darle una solución adecuada al paciente. A continuación, detallamos las diferencias entre una endodoncia y un empaste para que conozcas en detalle cada uno de estos tratamientos.



Endodoncia

La endodoncia o tratamiento de conducto es el procedimiento odontológico que se realiza para eliminar el tejido pulpar dañado y limpiar el interior de la pieza dentaria. Ese espacio luego es rellenado y sellado con materiales biocompatibles.

La endodoncia permite conservar un elemento dentario con la pulpa inflamada, muerta o infectada y evitar su extracción. La causa más común del daño interno de un diente es la caries. Aunque también puede originarse por un golpe, por patologías de los tejidos que rodean el elemento dentario o incluso por empastes mal realizados.

Al estar afectada la parte blanda del diente, donde se encuentran las terminaciones nerviosas y los vasos sanguíneos, el paciente comienza a presentar síntomas que indican el daño. Estas son algunas molestias que puede sentir la persona y que indican la necesidad de un tratamiento de conducto:

  • Sensibilidad al frío y al calor.
  • Dolor del diente o de las zonas vecinas: puede ser intermitente, constante, pulsátil, al masticar y con distinta intensidad según el caso.
  • Molestias para masticar.
  • Cambio de color de la corona dentaria.
  • Aparición de un flemón o fístula.
  • Hinchazón en la zona.

Cuando aparece alguno de estos síntomas, lo aconsejable es acudir al dentista de manera inmediata. Así se busca una solución temprana que evita que continúen las molestias y aparezcan complicaciones.

Esta intervención se realiza en piezas dentarias definitivas y los materiales a utilizar varían en casos de dientes jóvenes que aún no han completado la formación de su raíz. Cuando el daño pulpar sucede en dientes de leche no se realizan las endodoncias como en los adultos, sino otro tipo de abordajes adecuados a las piezas temporarias.

Endodoncia.
La endodoncia es conocida de manera popular como tratamiento de conducto.


¿Cómo se hace una endodoncia?

Las endodoncias se realizan en una o dos sesiones, dependiendo de las particularidades del caso clínico. En general, estos son los pasos para realizar este tratamiento odontológico:

  1. Anestesia: se aplica anestesia local en la zona para evitar que el paciente sienta dolor durante la intervención.
  2. Aislamiento del elemento dentario: se usa una goma especial que permite aislar la pieza dentaria sobre la que se trabajará.
  3. Acceso a la cámara pulpar: utilizando instrumental rotatorio se elimina el tejido enfermo. Además, se realiza un orificio profundo que permite llegar a la pulpa.
  4. Limpieza y modelado del conducto: se retira todo el tejido pulpar y se limpia el espacio que queda. Con instrumental rotatorio y manual se raspan las paredes internas de la pieza dentaria, quitando material orgánico y dando forma cónica a los conductos. Además, se colocan líquidos desinfectantes que eliminan los restos de tejido blando.
  5. Relleno del conducto: cuando toda la zona que ocupaba la pulpa está limpia, se seca y luego se rellena con un material biocompatible. La gutapercha caliente suele ser la opción más utilizada. Se introduce hasta llegar al final de los conductos radiculares y se completa para ocupar toda el área de la cámara pulpar.
  6. Radiografía de control: durante el proceso se van realizando radiografías para verificar el largo de las raíces y la longitud a la que se debe trabajar. Al finalizar el sellado de los conductos se toma una placa de control para asegurarse que el material alcance la punta de la raíz, pero no la sobrepase.
  7. Reconstrucción del diente: al finalizar la endodoncia es necesario devolver la anatomía perdida a la pieza dentaria para que pueda cumplir su función en la boca. Se rellena la cavidad dejada al limpiar el elemento dentario con algún material provisorio o definitivo, dependiendo del caso clínico.

¿Duelen las endodoncias?

Como ya mencionamos, la realización de un tratamiento de endodoncia se realiza la mayoría de las veces bajo anestesia local. Existen casos puntuales en los que no hace falta porque la pulpa ha muerto y el diente ya no siente nada.

De todos modos, al trabajarse sobre una zona sensible de las piezas dentarias el odontólogo siempre estará atento a las sensaciones del paciente. De esta manera, es posible reforzar la anestesia para evitar cualquier molestia durante la realización del procedimiento.

Luego de finalizado el tratamiento de conducto, es común que aparezca dolor o sensibilidad en la zona intervenida. La inflamación producida en el área y el proceso de cicatrización que se generan en la punta de la raíz ocasionan molestias que irán desapareciendo con el paso de los días.

Para evitar la sintomatología posoperatoria, el odontólogo indicará el uso de antiinflamatorios durante algunas jornadas. Si el tejido pulpar presentaba infección, también se prescribirán antibióticos.

Los controles luego del tratamiento son fundamentales para hacer un seguimiento del diente tratado.

Empastes dentales

Los empastes dentales son el tratamiento de elección a la hora de restaurar dientes cariados, pero que no tienen daño pulpar. Se trata de una terapéutica sencilla y cómoda que permite solucionar la pérdida de tejido dentario y frenar el avance de la enfermedad.

Los empastes consisten en la remoción del tejido afectado y la limpieza del remanente dentario. Luego se rellena el espacio dejado con un material biocompatible que devuelve la anatomía y la función perdida a la pieza dentaria.

También los empastes se utilizan para restaurar dientes fracturados o mejorar la apariencia de elementos con anomalías dentarias, como hipoplasias.

Cómo se realizan los empastes dentales

Una vez que el odontólogo realizó el diagnóstico y planificó el tratamiento, procederá a colocar anestesia local. Al insensibilizar la zona se evitan molestias durante el procedimiento.

Luego se comienza con la eliminación del tejido afectado. Con instrumental rotatorio se va quitando todo el tejido cariado hasta dejar una cavidad limpia y sana.

Por último, este espacio se limpia y se rellena con un material biocompatible. La elección del mismo depende del caso clínico y de las necesidades y posibilidades del paciente.

En general, las resinas compuestas son el material más utilizado. De todos modos, se puede recurrir a las amalgamas de plata, las aleaciones metálicas o los ionómero vítreos.

Según el relleno que se elija se realizará el sistema adhesivo adecuado para generar una unión óptima entre la pieza dentaria y la obturación. En casos de cavidades muy profundas es necesario proteger la zona cercana a la pulpa con materiales especiales.

El odontólogo coloca el material dentro de la cavidad y le da la forma adecuada para restituir la anatomía original de la pieza dentaria. En el caso de las resinas compuestas o composites es necesario endurecerlas usando una luz especial.

Al finalizar el empaste, el odontólogo prueba la oclusión y la relación del arreglo con el resto de la boca. Si es necesario, se desgastan los excesos de material para que no interfieran con la mordida. Además, se hace un pulido final para dejar la superficie de la obturación lisa y brillante.

Los empastes pueden durar varios años en la boca. De todos modos, controlarlos de manera periódica permite detectar roturas o filtraciones que podrían ocasionar complicaciones.

Diferencias entre una endodoncia y un empaste

Ahora ya sabes en qué consiste cada uno de estos tratamientos. A continuación mencionamos las principales diferencias entre una endodoncia y un empaste:

  • Gravedad de las lesiones que se tratan: los empastes se utilizan para tratar lesiones de caries leves o fracturas de los tejidos duros. Las endodoncias, en cambio, son la solución para preservar piezas dentarias con lesiones grandes y profundas.
  • Tejidos sobre los que se interviene: las endodoncias permiten eliminar la pulpa dental y tratar la porción interna de los dientes, a nivel de la corona y de la raíz del elemento. Por otro lado, los empastes se encargan de revertir las afecciones sobre los tejidos duros de las coronas de las piezas dentarias, sin llegar al nervio del diente.
  • Finalidad del tratamiento: las endodoncias eliminan la pulpa, limpian, desinfectan y rellenan los conductos de las piezas dentarias. Los empastes remueven el tejido duro dañado y reconstruyen la forma de las piezas dentarias.
  • Duración y complejidad del procedimiento: los empastes son mucho más rápidos y fáciles de hacer que las endodoncias.
  • Vitalidad de las piezas dentarias: una vez finalizado el tratamiento de conducto, las piezas dentarias pierden vitalidad. En cambio, en el caso de los empastes, los dientes permanecen vitales.

Si bien las diferencias entre una endodoncia y un empaste son muy evidentes, ambos tratamientos coinciden en la recuperación de la salud de un elemento dentario dañado. Los dos son procedimientos conservadores que permiten que la pieza dañada permanezca en la boca sin la necesidad de extraerla.

Si bien en este artículo te aclaramos en qué situaciones se utiliza cada uno, es el odontólogo quien determinará el más conveniente para cada caso en particular. El profesional considerará los síntomas presentes, el estado de la pieza dentaria y la severidad de la lesión.

Empaste dental en el consultorio odontológico.
La elección de un tratamiento u otro dependerá de varias condiciones. El profesional es el que define el mejor abordaje.

Ambos tratamientos se pueden evitar

Como ya mencionamos, el origen más habitual de las lesiones dentarias que requieren estos tratamientos es la caries. Y esta patología, con los cuidados adecuados, se puede prevenir.

Evitar el acúmulo de placa bacteriana en la cavidad bucal con una higiene oral correcta es fundamental para evitar las caries. El cepillado dental tres veces al día, el uso de hilo dental y el complemento con pastas y enjuagues con flúor permiten mantener la boca limpia.

Prestar atención a la alimentación llevando una dieta sana, variada y con un bajo contenido de azúcar también es muy importante. Se debe evitar, o al menos disminuir, el consumo de refrescos, golosinas y la bollería.

Visitar de manera periódica al odontólogo es otra manera de cuidar la salud de la cavidad oral. Las limpiezas profesionales y los controles semestrales permiten mantener la boca sana y detectar cualquier problema a tiempo.

Tanto una endodoncia como un empaste son tratamientos que permiten devolver la salud a la cavidad bucal. De todos modos, si se evita que las piezas dentarias se enfermen es posible tener una sonrisa saludable sin la necesidad de recurrir a estas terapéuticas.

Te podría interesar...
Muela picada: causas y tratamientos
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Muela picada: causas y tratamientos

Tener una muela picada es una situación muy frecuente. En este artículo te contamos cómo se producen y las distintas opciones para tratarlas.



  • Alcalá Barbosa, K., Martín del Campo Plascencia, G., Alcalá Zermeño, R., Barba González, E. L., & Plascencia Contreras, H. I. (2018). principios básicos de endodoncia clínica.
  • Najarro, E. C., & Vilches, D. F. (2019). Técnicas modernas de obturación de conductos radiculares en Endodoncia. Revista Científica Estudiantil de Cienfuegos INMEDSUR2(2), 40-49.
  • Sahli, C. C., & Aguadé, E. B. (Eds.). (2019). Endodoncia: técnicas clínicas y bases científicas. Elsevier.
  • Moradas Estrada, M. (2017). Instrumentación rotatoria en endodoncia:¿ qué tipo de lima o procedimiento es el más indicado?. Avances en odontoestomatología33(4), 151-160.
  • Rangel Cobos, O. M., Luna Lara, C. A., Téllez Garza, A., & Ley Fong, M. T. (2018). Obturación del sistema de conductos radiculares: revisión de literatura. Revista ADM75(5).
  • Suero, F. V., Zaldívar, J. M. R., & García, D. V. (2018). Bases biológicas de la endodoncia regenerativa: revisión de la literatura. Maxillaris: Actualidad profesional e industrial del sector dental20(220), 88-97.
  • Gaibor León, N. M. (2021). Microfiltración en restauraciones de resina compuesta utilizando cementos resinosos de polimerización dual y autoadhesivos duales (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología).
  • García Garcés, J. E. (2020). Amalgama dental uso y seguridad (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología).
  • Naranjo Méndez, J. N. (2021). Estudio comparativo de la efectividad y durabilidad entre las restauraciones de resina y amalgama.
  • Sarango Yunga, R. P. (2019). Adaptación marginal en restauraciones de resinas compuesta con la técnica rebonding (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología).