Diferencias entre el TAC y la resonancia

17 Febrero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
Una de las más importantes diferencias entre el TAC y la resonancia es el método de obtención de las imágenes. Mientras que en el TAC se emplean rayos X, en la resonancia se utiliza magnetismo. Descúbrelo aquí.

Las diferencias entre el TAC y la resonancia son básicamente de tipo técnico. Emplean métodos distintos para captar las imágenes y también ofrecen resultados diferentes de acuerdo a lo que se quiera observar. Así mismo, la forma como se efectúa el procedimiento en cada prueba es distinta.

Aunque hay diferencias entre el TAC y la resonancia, ambas guardan también muchas similitudes. Las dos son pruebas diagnósticas que se valen de la imagen. Del mismo modo, ambas son exámenes no invasivos que buscan explorar, detectar o descartar enfermedades.

El médico ordena una u otra prueba de acuerdo con la condición de cada paciente. Las dos pruebas tienen límites o contraindicaciones que deben ser tomadas en cuenta. De cualquier manera, aunque hay diferencias entre el TAC y la resonancia, ambas pruebas son seguras y casi siempre muy eficaces.

El TAC o tomografía axial computarizada

Una de las primeras diferencias notorias entre el TAC y la resonancia es el equipo que se utiliza para realizar cada prueba. El TAC se realiza con un aparato llamado escáner que hace uso de los rayos X, como las radiografías tradicionales. Lo que sucede, básicamente, es una toma múltiple de fotografías del interior del cuerpo.

Esa suerte de fotografías se toman desde distintos ángulos, y luego un ordenador ensambla las imágenes para que se pueda apreciar determinada área del cuerpo en una simulación de tres dimensiones. Aunque utiliza un principio similar al de la radiografía, el TAC es mucho más detallado.

La radiación generada por el escáner hace que los tejidos blandos sean más visibles que los tejidos sólidos. Son tejidos blandos todos aquellos que no están compuestos por huesos, como los órganos, los músculos, los ligamentos y los vasos, entre otros.

Así, las zonas menos densas -como los tejidos blandos- aparecen de un color más claro, mientras que las más densas -como los huesos) se ven de color oscuro. La radiación ionizante que produce un TAC es mínima, y por lo mismo no genera afectaciones a la salud. Sin embargo, no se debe abusar de este método.

Tomografía para estudiar el ELA.

Sigue leyendo: ¿Qué es y cómo nos afecta la radiación electromagnética?

La resonancia magnética nuclear o RMN

En una resonancia magnética las imágenes se obtienen de una forma diferente al TAC. En este caso se hace uso de campos magnéticos, imanes y ondas de radio. Mediante un complejo sistema de funcionamiento, permite obtener imágenes más contrastadas, es decir, más detalladas de los tejidos blandos.

Mediante la resonancia magnética se pueden tomar imágenes desde cualquier punto de vista y en dos o tres dimensiones. Las imágenes de los tejidos blandos aparecen muy nítidas, de modo que se pueden obtener detalles mínimos que otras pruebas no ofrecen.

Muchos problemas en el cuerpo no logran detectarse a simple vista y solo se hacen visibles cuando se obtienen imágenes en los tres planos del espacio -horizontal, coronal y sagital. Así mismo, la resonancia magnética es muy sensible al movimiento de los líquidos y ello permite hacer algunas pruebas sin utilizar ninguna sustancia de contraste.

diferencias entre el TAC y la resonancia
La RMN es un método no radiante, a diferencia del TAC

Descubre: ¿Qué es una resonancia magnética?

Diferencias entre el TAC y la resonancia

Como se aprecia en lo que venimos comentando, existen varias diferencias entre el TAC y la resonancia. La primera de ellas es el equipo que se emplea en una y otra. En el TAC hay un anillo y la camilla pasa de un lado al otro de este durante el estudio. En la resonancia la camilla se ingresa en su totalidad dentro de un tubo durante todo el examen.

Otras diferencias entre el TAC y la resonancia son las siguientes:

  • El TAC se basa en el uso de rayos X, es decir que utiliza radiación. En la RMN, en cambio, se emplea un magneto y unas antenas receptoras de las señales que el cuerpo emite.
  • La RMN genera imágenes mucho más nítidas y detalladas, gracias a la alta resolución de los equipos.
  • El TAC es indicado para casos de lesiones óseas, estudios de pulmón y tórax, oncología y emergencias. La resonancia generalmente se recomienda para el estudio de ligamentos y tendones, patologías cerebrales, lesiones de médula espinal y columna vertebral.
  • La máquina del TAC es silenciosa, mientras que la de RMN emite un fuerte ruido.
  • El TAC se realiza más rápido que la resonancia. Mientras el primero dura alrededor de media hora, la segunda generalmente tarda más de una hora.
  • Concretar una TAC es más económico que una RMN.

Contraindicaciones

Respecto a las contraindicaciones, hay que señalar que el TAC no es adecuado para las mujeres embarazadas, los pacientes con insuficiencia renal y quienes presenten alergia al material de contraste que se emplea. Por su parte, la RMN no se realiza en pacientes con implantes metálicos, prótesis de ese material o algunos tipos de marcapasos.

Ojea, J. G. (2009). Papel de la las nuevas técnicas de imagen (RMN y TAC) en la enfermedad inflamatoria intestinal. Inflamatoria: Revista oficial del grupo EIGA, (3), 16-20.