¿Qué es la diplopía? El trastorno de la visión que padece Marc Márquez

Un viejo síntoma conocido del español se ha vuelto a manifestar. Te contamos de qué se trata la diplopía que le han diagnosticado a Marc Márquez.
¿Qué es la diplopía? El trastorno de la visión que padece Marc Márquez
Leonardo Biolatto

Escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto.

Última actualización: 23 marzo, 2022

La noticia de que Marc Márquez tiene diplopía se ha repetido en algunas ocasiones en la vida y en la carrera profesional del motociclista. Esta vez, tras el accidente sufrido en Mandalika mientras se disputaban pruebas del Moto GP, ha recidivado su condición.

Según sabemos, Márquez acarrea este problema desde hace bastante tiempo. Y cada vez que se interpone un traumatismo craneoencefálico, la diplopía reaparece. Pero no estamos ante traumatismos de poca monta, sino frente a verdaderos impactos graves que hasta hacen correr riesgo la vida.

Lo que está de fondo es una parálisis del cuarto nervio craneal del lado derecho, lo que modifica el funcionamiento del músculo oblicuo superior del mismo lado. Por lo tanto, los globos oculares no pueden acomodarse bien y aparece la visión doble.

¿Qué es la diplopía?

La diplopía de Marc Márquez es la percepción visual duplicada de un objeto que es único. En términos sencillos, hablamos de visión doble.

Es probable que nosotros la hayamos experimentado alguna vez, pero de manera temporal. Sin embargo, el trastorno puede configurarse como un cuadro clínico más crónico y persistente, asociado a patologías de la visión, pero también a alteraciones neurológicas.

Hay dos grandes tipos de diplopía:

  • Monocular: aparece con un solo ojo abierto.
  • Binocular: solo es evidente con los dos ojos abiertos y se detiene cuando uno de los párpados se cierra.
Examen de la vista para la diplopía.
La diplopía es un síntoma que los pacientes perciben. Lo que busca el profesional es constatar la causa.

Causas

Como la diplopía monocular y la binocular no son iguales, también las etiologías cambian. Es decir, las causas de cada una se pueden distinguir.

Las cataratas, el queratocono y el astigmatismo son los orígenes más frecuentes de la variante monocular. Todas estas condiciones tienen en común la alteración del paso de la luz hacia la retina. Por lo tanto, los rayos fallan al incidir en el fondo del ojo, donde deberían estimular de manera correcta los receptores.

Por otro lado, la diplopía binocular tiene como causas frecuentes a la miastenia gravis y a la parálisis de los nervios craneales óculomotores. Estos son los que se denominan con los números romanos III, IV y VI. Justamente, Marc Márquez tiene una parálisis del número IV en estos momentos.


Aprende sobre Queratocono


Los antecedentes de diplopía de Marc Márquez

Como ya adelantamos, no es la primera vez que Marc Márquez padece diplopía. En realidad, según tenemos registros, es la cuarta.

El inicio fue en su juventud, mientras disputaba el Campeonato Español de Velocidad. Un traumatismo de cráneo llevó a una compresión de ciertos músculos del ojo que no permitieron la acomodación correcta. Sin embargo, por tratarse de un cuadro inflamatorio, mejoró rápido.

Tiempo después, en 2011, volvió a tener un accidente y la acumulación de líquido alrededor de la órbita hizo recidivar la diplopía. Se lo abordó de manera expectante, de modo que se esperaba la recuperación espontánea, pero eso no sucedió y se constató que había parálisis del cuarto nervio craneal. Así que a inicios de 2012 se optó por un abordaje quirúrgico.

La tercera diplopía de Marc Márquez fue en octubre del 2021 tras un accidente en un entrenamiento. En el momento no hubo mayores inconvenientes, sin embargo, luego se manifestó el síntoma y su oftalmólogo de cabecera lo confirmó. Nuevamente, había parálisis del nervio. No requirió cirugía y se recuperó de manera espontánea. Hasta ahora.

En este último informe tras el accidente en el Moto GP, su médico expresó que hay diplopía, posiblemente como recidiva de la de 2021. Menos grave, aunque relacionada a la misma parálisis del nervio óculomotor. Por lo pronto, no habrá cirugía. Se le hará un seguimiento para definir la conducta terapéutica.

Moto GP.
Las velocidades de las competiciones de motociclismo exponen a los conductores a lesiones de gravedad.


¿Qué le espera a Marc Márquez?

Marc Márquez ya conoce la diplopía en primera persona. Por lo tanto, ha atravesado tratamientos conservadores y quirúrgicos. Siempre la primera opción es esperar por una resolución espontánea antes de proceder a una intervención.

Parece que estoy viviendo un déjà vu… Durante el trayecto de vuelta a España, empecé a presentar molestias en mi visión y decidimos visitarnos con el Dr. Sánchez Dalmau quien me confirmó que tengo un nuevo episodio de diplopía.

~ Twitter de Marc Márquez ~

El motociclista español lo sabe y no tiene otro remedio a mano más que esperar. Las parálisis de este tipo, por traumatismos craneoencefálicos, son apenas el 25 % de todas las afecciones del cuarto nervio craneal. Sin embargo y por fortuna, son las que menos cirugía necesitan.

Los antecedentes de Márquez demuestran que no hay secuelas inmediatas para que no pueda volver a montar su vehículo. Seguirá compitiendo. El riesgo de accidente es inherente a su carrera profesional y lo sabe desde joven.

Te podría interesar...
¿Qué puede causar visión borrosa y cómo tratarla?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Qué puede causar visión borrosa y cómo tratarla?

Muchos se preguntan qué puede causar visión borrosa. La respuesta a ese interrogante es que hay múltiples causas de este problema.



  • Moreno Ramos, T., and R. García-Ramos García. "Alteraciones de la motilidad ocular: parálisis de los nervios craneales tercero, cuarto y sexto y otras causas de diplopía." Neurología Suplementos 3.8 (2007): 60-67.
  • Carreras, Anna Camós, et al. "Paresia del cuarto nervio craneal." Annals d'oftalmologia: òrgan de les Societats d'Oftalmologia de Catalunya, Valencia i Balears 28.2 (2020): 4.
  • Danchaivijitr, C., and C. Kennard. "Diplopia and eye movement disorders." Journal of Neurology, Neurosurgery & Psychiatry 75.suppl 4 (2004): iv24-iv31.