A qué edad un niño puede comenzar a usar un teléfono móvil

No hay duda de que vivimos en la era de la tecnología y cada vez más niños quieren tener su propio teléfono móvil. La edad para comenzar a usar este dispositivo parece ir en descenso, pero es necesario evaluar los pros y contras.
A qué edad un niño puede comenzar a usar un teléfono móvil
Bernardo Peña

Revisado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña el 14 diciembre, 2020.

Escrito por Thady Carabaño, 20 enero, 2019

Última actualización: 14 diciembre, 2020

Nuestros abuelos lo tuvieron más fácil cuando se preguntaban cuándo debían dejar a los hijos usar el coche, ya que las leyes les daban el límite. Sin embargo, los padres de hoy en día se preguntan cuál es la mejor edad para que un niño pueda comenzar a usar un teléfono móvil.

Al respecto no hay consenso. Además, los chicos quieren tener un teléfono móvil propio a edades cada vez más tempranas. Esto se debe a que nacieron en la era de la tecnología: son los niños del siglo XXI. Pero, por mucho que insistan, antes de que tomemos la decisión de regalarles un teléfono móvil, debemos analizar algunas variables importantes.

La importancia de la edad para comenzar a usar un teléfono móvil

Niños tumbados en círculo con el teléfono móvil.
Los consensos sobre la edad son diferentes. La radiación emitida por los teléfonos puede ser perjudicial para su desarrollo cognitivo.

Primero, las radiaciones que emiten los teléfonos móviles están asociadas a problemas con el desarrollo de la corteza prefrontal, como señala esta investigación publicada en el Journal of Cerebral Blood Flow & Metabolism.

Esta es la parte del cerebro que controla los impulsos y que termina de desarrollarse hacia los 25 años. Los cerebros en desarrollo de niños y adolescentes no deberían estar expuestos a la radiación de los teléfonos móviles. Esta es una razón de peso para evitar que niños y adolescentes se precipiten a la hora de usar teléfonos móviles.

Sin embargo, suena un poco ridículo e improbable que, viviendo en la era de la tecnología, esperemos hasta los 25 años. Entonces, ¿cuál es el mejor momento? Common Sense Media realizó una encuesta entre especialistas.

Esta organización sin ánimo de lucro se encarga de revisar contenido y productos enfocados a la familia. En la encuesta, unos estuvieron de acuerdo en que los 12 años es una buena edad para comenzar a usar un teléfono móvil. Otros prefieren esperar hasta los 14.

Primero, evalúa la madurez y autonomía

Más allá de la edad, se deberían sopesar otras variables para tomar la decisión de que los niños puedan comenzar a usar un teléfono móvil. Por ejemplo, el nivel de madurez y el inicio de una etapa de mayor autonomía pueden ser indicadores más efectivos.

Un preadolescente que termina la escuela primaria parece ser un buen candidato para comenzar a usar un teléfono móvil debido a que ya empieza a andar solo en la calle y sus padres necesitan contactar con él para saber cómo está y dónde se encuentra. Es decir, necesita más autonomía y puede ser responsable con el uso y cuidado de la tecnología.

Es muy distinto cuando un niño de 8 o 9 años solicita un teléfono móvil. Por eso, es entonces cuando los progenitores nos hacemos estas preguntas:

  • ¿Para qué necesita un niño menor de 12 años llevar consigo un teléfono móvil?
  • ¿Es capaz de cuidarlo?
  • ¿Se pone en riesgo si lleva uno de estos dispositivos?

Las respuestas razonables y no impuestas por el niño o la moda guiarán la mejor decisión.

¿Cómo es el acceso a la tecnología del niño?

Niño con móvil y cascos sentado en un sillón en casa.
Si el niño ya dispone de otros dispositivos a su alcance, quizá no tiene una necesidad real para tener un teléfono móvil.

También hay que considerar cómo es el acceso a la tecnología que experimenta el niño en el hogar. Que el pequeño pida un teléfono móvil para su cumpleaños o Navidad no tiene que significar un mandato para los padres. Analicemos el caso antes de tomar la decisión.

Por ejemplo, si tu hijo tiene acceso al ordenador o a la tableta en casa, cabe hacerse un par de preguntas:

  • ¿Tiene una necesidad real de llevar consigo un teléfono móvil?
  • ¿Necesita estar permanentemente conectado a internet?

Seguramente las respuestas son un simple “no”. Muchas veces, incluso hasta tiene estos dispositivos dentro de su propia habitación.

Por otro lado, en la escuela no le dejarán utilizar el teléfono móvil. Como mucho, lo podrá usar en el recreo, a la entrada o a la salida de la jornada escolar. Entonces, ¿qué sentido tiene que lleve consigo un teléfono móvil cuando en casa tiene acceso a otros dispositivos electrónicos?

¿Para qué necesita el niño un teléfono móvil?

La respuesta a esta pregunta es clave para tomar la decisión. El teléfono móvil puede ser una gran herramienta para la comunicación con los amigos y familia. Además, también es valiosa para la búsqueda de información con fines educativos. No obstante, el niño que lleva consigo un teléfono móvil está lejos de la supervisión de los padres, aunque estos crean todo lo contrario.

Lo cierto es que quedan más expuestos a situaciones como ciberacoso, depredadores sexuales en la red y contenidos sexualmente explícitos, como señala este trabajo llevado a cabo por profesionales de la Universidad de Navarra.

Jesse Weinberger, autora del libro sobre teléfonos inteligentes y seguridad en internet The Boogeyman Exists: And He’s in Your Child’s Back Pocket, encuestó a 70000 niños en 18 meses. Al analizar los resultados de las entrevistas se encontró con un resultado perturbador:

  • Los niños comienzan el sexting (envío de mensajes con contenido sexual) alrededor de los 10 años.
  • Comienzan a mirar pornografía desde los 8 años.
  • Son adictos al porno aproximadamente a los 11 años.

La reflexión que vale hacerse entonces es si tus hijos pueden desarrollar el perfil de la encuesta y si eso es lo que quieres para ellos.

Ya tiene el teléfono móvil, ¿ahora qué?

Niñas sentadas en un banco utilizan teléfonos móviles.
Un acuerdo mutuo es una de las formas de supervisión democrática que puedes aplicar.

La supervisión que hacen los padres sobre el uso racional de la tecnología es fundamental. Mientras son niños, necesitan supervisión. No tengas dudas sobre eso.

Para ello, existen aplicaciones como Qustodio que permiten a los padres supervisar qué hacen los niños con el teléfono móvil. Weinberger diseñó un “contrato familiar” para establecer los límites que deben existir en el uso de todos los dispositivos electrónicos que hay en casa.

Padres y niños acuerdan cuáles son los límites que regulan el uso de la tecnología dentro y fuera del hogar. Asimismo, se definen qué sanciones se llevan a cabo con el incumplimiento del contrato. El acuerdo debe establecer el número de horas de uso y el tipo de mensajes que está permitido difundir en redes sociales sobre sí mismos y sobre los demás.

También son importantes las medidas de seguridad que se deben tener con los amigos virtuales. Esta puede ser una metodología atractiva para usar con los niños que comienzan a usar teléfono móvil.

Menores y tecnología móvil

El famoso Bill Gates, en una entrevista publicada en el diario The Daily Mirror en 2017 dijo que prohibió a sus tres hijos tener móvil antes de los 14 años. Sin duda, llama a la reflexión esta medida en uno de los principales protagonistas de la era tecnológica que vivimos.

Los niños tienen que aprender el valor de la comunicación personal antes de encerrarse en la vertiginosa velocidad de las comunicaciones digitales. Si esperamos unos años para que los pequeños comiencen a usar un teléfono móvil, estamos convencidos de que serán mayores los beneficios que las desventajas.

Te podría interesar...
Los niños del siglo XXI y la tecnología
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Los niños del siglo XXI y la tecnología

Los niños del siglo XXI abrieron los ojos en un mundo dominado por la tecnología. A los padres les corresponde promover el uso responsable.