¿Cuáles son los efectos de los ultraprocesados en la salud mental?

El consumo de alimentos ultraprocesados genera una serie de riesgos para la salud mental y para el funcionamiento del sistema nervioso que hay que conocer. Aquí te los contamos.
¿Cuáles son los efectos de los ultraprocesados en la salud mental?
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 26 octubre, 2022

Los alimentos ultraprocesados industriales cuentan con una serie de efectos negativos sobre la salud mental. Estos productos concentran sustancias inflamatorias que pueden perjudicar a la plasticidad neuronal.

Cabe destacar que esta serie de comestibles se elaboran con aditivos artificiales de dudosa calidad. Estos podrían influir también sobre la microbiota, lo que determina el paso de sustancias tóxicas a la zona encefálica.

¿Cómo afectan los ultraprocesados a la salud mental?

De acuerdo con una investigación publicada en la revista Neurology, la ingesta regular de productos ultraprocesados industriales incrementa la incidencia de demencia y de otras patologías neurodegenerativas. Uno de los motivos es que su presencia en la pauta influye sobre la acumulación de tóxicos en el organismo, como es el caso de los compuestos beta-amiloides.

Es clave comentar que los ultraprocesados pueden también favorecer la génesis de radicales libres en el organismo y su posterior deposición en los tejidos. A partir de aquí, se incrementará la velocidad de los procesos de envejecimiento. Hasta se ha conseguido relacionar la ingesta de estos productos con una mayor fragilidad en ancianos, según un estudio publicado en The Journals of Gerontology.

Por último, podemos encontrar ensayos recientes que asocian la presencia de procesados industriales en la dieta con una mayor prevalencia de depresión en personas adultas. El riesgo todavía es mayor cuando el nivel de actividad física es bajo.

Al fin y al cabo, mejorar la dieta y evitar el sedentarismo son dos puntos clave cuando el objetivo es mantener un buen estado de salud.

De todos modos, no todos los ultraprocesados son igual de dañinos. Los peores son los que se elaboran con grasas de mala calidad, como el aceite de coco refinado o el aceite de palma. Estos son los que resultan más inflamatorios.

Cerebro afectado por los ultraprocesados.
A nivel biológico, el cerebro puede acumular tóxicos provenientes de los ultraprocesados que ingerimos.


Los efectos de los ultraprocesados sobre la microbiota

En la actualidad, se conoce la comunicación estrecha que existe entre el intestino y el cerebro. Está mediada en gran parte por la microbiota, el conjunto de microorganismos que habitan el tubo digestivo.

Por ello, mantener la diversidad y la densidad de los mismos ayudará a reducir el riesgo de experimentar patologías. Entre ellas, la depresión, la ansiedad y las enfermedades neurodegenerativas.

La dieta puede condicionar en gran medida el funcionamiento de la microbiota y sus características. Los azúcares simples, los aditivos artificiales y las grasas trans afectan de manera negativa a los microbios del tubo digestivo. Así, será más probable que los tóxicos crucen la barrera intestinal y lleguen a la sangre, repartiéndose después por los diferentes tejidos.

Para evitar este problema, no solo hay que reducir el consumo de ultraprocesados, sino que será determinante incluir en las rutinas alimentos fermentados de origen lácteo y fibra en cantidades suficientes. En este sentido, las principales guías de alimentación recomiendan la ingesta de al menos 25 gramos de fibra cada día para experimentar beneficios.

No toda la fibra genera el mismo efecto. La que más impacto tiene sobre la microbiota es la de tipo soluble. Esta aumenta de tamaño con el agua y fermenta. Sirve de sustrato energético para las bacterias y gracias a ella se sintetizan compuestos antiinflamatorios, como los ácidos grasos de cadena corta. El butirato sería un ejemplo.

Una microbiota sana para tratar la depresión

El eje microbiota-intestino-cerebro es cada vez más estudiado. Las recientes investigaciones descubrieron que sería posible mejorar cuadros clínicos de salud mental con una correcta recomposición de la microbiota.

Es decir, que puede que en el futuro próximo, al tratamiento de la depresión se le añadan probióticos. Los moduladores de la flora bacteriana podrían aumentar la respuesta de los pacientes a los antidepresivos.

Siguiendo el mismo pensamiento, la reducción de los ultraprocesados en la dieta sería un factor protector para la salud mental. Su disminución en la pauta mejoraría la microbiota y, con ello, se controlaría el riesgo de avanzar hacia estados clínicos depresivos o ansiosos.

Dieta para reducir la depresión.
El papel de la dieta sería clave en el tratamiento de los cuadros depresivos, más allá del uso de los medicamentos.


Los ultraprocesados sí perjudican la salud mental

Los alimentos ultraprocesados ejercen un efecto negativo sobre la salud mental de las personas. Incrementan los niveles de inflamación y de oxidación en el organismo. Hasta pueden presentar elementos tóxicos que se acumulen en los tejidos y que interfieran en el normal funcionamiento de la fisiología.

Por este motivo, hay que limitar al máximo su presencia en la dieta.

Mantener buenas rutinas ayudará a mejorar la salud mental. Un aspecto indispensable es la calidad del sueño, así como el ejercicio físico y los hábitos saludables.

La salud mental es compleja y multicausal. No se puede atribuir su mejora o su empeoramiento a un solo factor. Aun así, el rol de los ultraprocesados parece ser evidente.

Te podría interesar...
Los alimentos ultraprocesados aumentan el envejecimiento celular
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Los alimentos ultraprocesados aumentan el envejecimiento celular

El consumo de alimentos ultraprocesados estimula el envejecimiento celular y aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades complejas.



  • Li H, Li S, Yang H, et al. Association of Ultraprocessed Food Consumption With Risk of Dementia: A Prospective Cohort [published online ahead of print, 2022 Jul 27]. Neurology. 2022;10.1212/WNL.0000000000200871. doi:10.1212/WNL.0000000000200871
  • Sandoval-Insausti H, Blanco-Rojo R, Graciani A, et al. Ultra-processed Food Consumption and Incident Frailty: A Prospective Cohort Study of Older Adults. J Gerontol A Biol Sci Med Sci. 2020;75(6):1126-1133. doi:10.1093/gerona/glz140
  • Gómez-Donoso C, Sánchez-Villegas A, Martínez-González MA, et al. Ultra-processed food consumption and the incidence of depression in a Mediterranean cohort: the SUN Project. Eur J Nutr. 2020;59(3):1093-1103. doi:10.1007/s00394-019-01970-1
  • Castañeda Guillot, Carlos. "Microbiota intestinal y trastornos del comportamiento mental." Revista Cubana de Pediatría 92.2 (2020).
  • Jimenez-Badilla, Iveth, and Luis Acuña-Amador. "Evidencias clínicas del uso de moduladores de la microbiota intestinal para el tratamiento de trastornos mentales: una revisión bibliográfica sistemática." Psiquiatría Biológica 28.2 (2021): 100315.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.