10 ejercicios útiles para las personas con ojo perezoso

Cuando hay un ojo perezoso o vago, la vista puede trabajar deficitariamente en uno de los dos lados. Sigue leyendo y conoce cómo identificarlo y qué ejercicios se pueden realizar para mejorar esta afección.
10 ejercicios útiles para las personas con ojo perezoso
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Última actualización: 28 noviembre, 2021

El ojo perezoso o vago, también llamado ambliopía, es una afección en la que la percepción visual tiende a favorecer o a enfocarse en un solo lado. Esto ocurre cuando uno de los ojos es más débil o tiene peor visión.

Su incidencia se estima en 3 de cada 100 niños. También ocurre en los adultos. El ojo perezoso empeora con el tiempo si no se atiende debidamente.

Entre otros tratamientos, se recomienda usar un parche en el ojo con mejor visión, así como la realización de diversos ejercicios oculares. Los mismos incluyen el uso de lápices, tarjetas de punto, lectura y hasta juegos de mesa y de video.

Con esto se busca ayudar a fortalecer los músculos en el lado vago o perezoso. Asimismo, se entrena al cerebro en el control, para que los dos ojos trabajen juntos más eficazmente.

¿Qué es el ojo perezoso?

A partir del momento en que nacemos, el sentido de la vista comienza a evolucionar y a madurar en interacción con el ambiente. Se estima que su desarrollo se completa a los 4 años.

Claro que esto depende de la maduración de cada niño en diversos aspectos. Es oportuno señalar, en tal sentido, que no vemos solo con los ojos. Si bien estos captan y transmiten las imágenes, del procesamiento e interpretación se encarga la corteza visual.

Ahora bien, la estimulación de esta zona es vital en los primeros años. Es lo que propiciará que la visión sea adecuada a lo largo de la vida. Pero si algo interfiere en dicho proceso, se afectará el desarrollo y la forma en que la corteza y los ojos trabajan juntos.

A veces, esto ocurre de manera desigual o asimétrica, y el cerebro no puede reconocer la vista de ambos órganos por igual. Se denomina ojo perezoso o ambliopía a la disminución de la agudeza visual en un solo lado.

De manera particular, se considera amblíope el ojo cuya capacidad es inferior a la normal en un 20 %, por lo menos. Según el National Eye Institute (NIH), hasta 3 de cada 100 niños padecen esta afección.

Aun a pesar del sesgo que puede denotar el nombre, se debe aclarar que las personas con ambliopía no son perezosas ni mucho menos. De hecho, no es su culpa lo que pasa con los ojos, ya que no controlan su funcionamiento.

Problema de ambliopía en un niño.
Los problemas de visión en los niños deben solucionarse de manera temprana para evitar inconvenientes futuros.

Síntomas del ojo perezoso

La ambliopía puede pasar inadvertida, incluso para la misma persona que la sufre. En consecuencia, los síntomas del ojo perezoso suelen ser difíciles de notar.

Hay que estar atentos a diversas señales. Entre estas cabe mencionar las siguientes:

  • Percepción deficiente de la profundidad, por lo que se dificulta saber qué tan lejos o cerca está un objeto al tratar de tomarlo.
  • Las personas con ambliopía muestran tendencia a entrecerrar un ojo para enfocar mejor.
  • En ocasiones, pueden inclinar o ladear la cabeza cuando se les habla desde el lado del ojo perezoso.
  • No distinguen detalles, por ejemplo en textos o cifras.


Diagnóstico y tratamiento

Con el paso del tiempo, la percepción del cerebro dependerá cada vez más del ojo fuerte, mientras que el ojo perezoso se debilitará y tenderá a empeorar. Esta es la causa más común de pérdida de visión en los menores.

Un diagnóstico y un tratamiento tempranos de este problema pueden evitar que se agrave. En cuanto a los abordajes, dependen en buena medida de la causa o factor involucrado. Lo más común es que se recomienden anteojos o lentes de contacto. Pero si hay cataratas, se debe realizar cirugía.

El siguiente paso sería reentrenar al cerebro. En tal sentido, es común colocar un parche para cubrir el ojo fuerte, obligando a usar el débil. Algunos necesitan el parche por unas pocas horas al día, mientras que otros lo necesitarán más tiempo. Esto puede incomodar a los niños.

En su lugar, a veces se usan una gotas a base de atropina. Estas tienen la misma función, limitando la visión en el ojo fuerte y haciendo que trabaje el débil. Su uso prolongado se asocia con irritación, hiperemia y conjuntivitis.



Ejercicios para el ojo perezoso

Como parte del tratamiento general, el oftalmólogo puede recomendar diversos ejercicios. Algunos se realizan en la terapia dentro del consultorio y otros son para hacer en casa.

1. Flexiones con lápiz

En este ejercicio se puede usar un lápiz, un bolígrafo u otro objeto con esa forma y tamaño. Se recomienda que tenga alguna letra, símbolo o imagen que ayude a visualizar. En el caso de los niños, puede ser un personaje de dibujos animados.

Previamente, debe colocarse el parche. El ejercicio consiste en sostener el lápiz frente al ojo perezoso a la distancia del brazo extendido y acercarlo lentamente, lo más que se pueda, hasta la nariz, manteniendo el enfoque en la figura. Esto se repite unas 5 veces. Se sugieren 3 sesiones al día.

2. Cuerda Brock

Esta es una cuerda especial, diseñada por un optometrista suizo de apellido Brock, especialista en estrabismo. La misma es blanca, de unos 5 metros de largo, con cuentas de madera móviles de variados colores.

El ejercicio tiene como objetivo que los ojos aprendan a trabajar juntos, enfocando un objeto. Por lo tanto, en este caso no se debe colocar el parche.

El ejercicio se realiza de la siguiente manera:

  1. Se ata un extremo de la cuerda a un pomo de puerta, marco de ventana u otro objeto fijo.
  2. El otro extremo está atado al dedo índice de la persona. Este dedo se coloca justo debajo de la nariz.
  3. La cuerda debe quedar tensa.
  4. Las cuentas tienen que haber sido previamente colocadas de modo que queden una cerca del pomo, la segunda a un metro de la persona y la tercera a quince centímetros de la nariz.
  5. Primero se enfoca la vista en la cuenta más cercana, asegurándose de ver solo una.
  6. Se cambia el enfoque a la cuenta de fijación del medio y luego a la lejana, manteniendo en cada caso por unos segundos.

3. Tarjeta de puntos

Se puede comprar o hacer la tarjeta. Debe ser rectangular, de unos 10 a 12 centímetros de alto por 6 de ancho.

De preferencia, deben ser blancas. Se dibujarán tres círculos, equidistantes, a lo largo de la tarjeta. En una serán de color verde y en otra, rojo. El tamaño de los círculos va, de forma decreciente, desde una pulgada de diámetro hasta un centímetro, aproximadamente.

Las tarjetas son colocadas verticalmente, a cada lado de la nariz de la persona, quedando los círculos pequeños a la altura de los ojos y hacia abajo los de mayor tamaño. Se comienza por enfocar, tratando de tener una imagen clara del círculo grande. El enfoque se mantiene por unos instantes (contando hasta 5). Luego se pasa a los círculos del medio y, finalmente, a los más pequeños.

El objetivo es ser consciente del uso simultáneo de ambos ojos, trabajando convergencia y divergencia. Luego se pueden variar los ejercicios, trabajando con el ojo débil, cubriendo el fuerte con el parche.

4. Lectura

Son bastante conocidos los beneficios de la lectura, tanto en los niños como en adultos. Ayuda a reducir los niveles de estrés, aumenta el vocabulario, incrementa la concentración, retrasa o reduce el deterioro cognitivo, favorece el desarrollo de la empatía. Y por si fuera poco, algo de lectura al día ayuda a ejercitar el ojo vago, usando por supuesto el parche.

5. Colorear

A los niños les encanta colorear y esta es una buena manera de motivarlos para que hagan los ejercicios oculares, enfocándose en imágenes que resulten atractivas para ellos. Al comenzar, se debe colocar el parche en el ojo fuerte.

6. Manualidades

Otra manera en que los niños ejerciten el ojo vago es con las manualidades. Actividades como recortar, pegar, pespuntear y ensartar cuentas ayudan a desarrollar la creatividad, la concentración, la coordinación ojo-mano, así como las habilidades motrices finas.

7. Videojuegos

A pesar de que a menudo se critica a los videojuegos, no se debe dejar de considerar que estos desarrollan la coordinación ojo-mano, estimulan la imaginación, fomentan la sana competencia y el deseo de superación.

En un estudio realizado en 2011 se encontró que los mismos son muy beneficiosos para los adultos con ojo vago. Además, hay videojuegos que involucran el uso de gafas y que están diseñados para obligar a trabajar los dos ojos al mismo tiempo.

Videojuegos para el ojo vago.
El uso de videojuegos puede resultar útil para estimular el ojo perezoso. No puede ser cualquier software. Conviene preguntar a un especialista en la materia.

8. Juegos de mesa

Son también diversos los beneficios de los juegos de mesa: mejorar la concentración y las habilidades cognitivas y estratégicas, aprender a colaborar, acatar normas y aceptar la derrota como parte de la vida, manejando la frustración.

Hay juegos de mesa apropiados para el ojo perezoso, ya que demandan ejercitar la agudeza visual. Entre estos se tienen el armar rompecabezas y los de memoria.

9. Crucigramas y sopas de letras

Crucigramas, sudokus, cruzaletras, sopas de letras… si bien son pasatiempos más solitarios, exigen bastante concentración y enfoque visual en un punto, por lo que constituyen actividades excelentes para hacer trabajar el ojo vago.

10. Deportes y juegos con pelota

Los deportes y juegos en los que se utilizan implementos, como pelotas, raquetas u otros, ayudan a entrenar la agudeza visual, la coordinación ojo-mano y el desarrollo de los segmentos motores gruesos. En todas estas actividades se debe usar el parche.

Pronóstico del ojo perezoso

Los ejercicios enumerados y explicados forman parte de un plan de tratamiento para el ojo perezoso. Pero pueden resultar beneficiosos también para otras afecciones, como el estrabismo y la insuficiencia de convergencia.

Después de comenzar con los ejercicios, la ambliopía suele mejorar. No obstante, los resultados se notarán con el tiempo. Y aun cuando haya mejoras notables, hay que ejercitar para evitar recaídas.

En líneas generales, los ejercicios son más eficaces cuanto más temprano se comienzan. Es posible esperar una corrección completa si se inicia el tratamiento antes de los 7 años.

Por último, se considera que estos ejercicios no siempre son suficientes por sí solos para eliminar dicha afección. Por ello se combinan con el uso de parches y anteojos.

Te podría interesar...
Todo lo que debes saber sobre el examen ocular
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Todo lo que debes saber sobre el examen ocular

¿Te vas a someter a un examen ocular y no sabes cómo se lleva a cabo? Te lo contamos todo para que sepas con lo que te vas a encontrar.



  • Capetillo O, Triana I, Martínez Legón Z, Roche S, Broche A. Frecuencia de la ambliopía en escolares. Rev Cubana Pediatr. 2011;  83(4): 372-381.
  • Carrión Ojeda C, Gálvez Quiroz F, Morales de la Cruz J, et al. Ametropía y ambliopía en escolares de 42 escuelas del programa "Escuelas Saludables" en la DISA II, Lima. Perú, 2007-2008. Acta méd. peruana. 2009;  26(1): 17-21.
  • Coco-Martin M, Piñero D, Leal-Vega L, et al. The potential of virtual reality for inducing neuroplasticity in children with amblyopia. Journal of Ophthalmology. 2020; 2020:1-9. doi: 10.1155/2020/7067846
  • Li J, Thompson B, Deng D, Chan L, Yu M, Hess R. Dichoptic training enables the adult amblyopic brain to learn. Current Biology. 2013; 23(8): R308-R309. doi:10.1016/j.cub.2013.01.059
  • Papageorgiou E, Asproudis I, Maconachie G, Tsironi E, Gottlob I. The treatment of amblyopia: current practice and emerging trends. Graefes Arch Clin Exp Ophthalmol. 2019; 257(6):1061-1078. doi:10.1007/s00417-019-04254-w
  • Serrano J, Gaviria Bravo M. Estrabismo y ambliopía, conceptos básicos para el médico de atención primaria. MedUnab. 2011: 14(2). DOI: https://doi.org/10.29375/issn.0123-7047.
  • Solano S. Plasticidad cerebral del córtex visual. Valladolid: Universidad de Valladolid, 2019.
  • Tailor V, Bossi M, Greenwood JA, Dahlmann-Noor A. Childhood amblyopia: current management and new trends. Br Med Bull. 2016; 119(1): 75-86. doi:10.1093/bmb/ldw030