El rol del aceite de oliva en la dieta para la hipercolesterolemia

El aceite de oliva es rico en ácido oléico, un ácido graso monoinsaturado, que nos ayudan a reducir el colesterol malo (LDL), a la vez que aumenta el bueno (HDL).
El rol del aceite de oliva en la dieta para la hipercolesterolemia

Escrito por María Enriquez, 03 enero, 2014

Última actualización: 13 mayo, 2021

Para iniciar este artículo debemos primero saber en qué consiste la diferencia entre los dos tipos de colesterol, el bueno o HDL y el malo o LDL. Y obviamente, el efecto que puede tener el aceite de oliva sobre ambos.

Regular el perfil lipídico ha sido uno de los objetivos de la dieta durante muchos años, para conseguir así reducir el riesgo cardiovascular. Aunque esta meta se pone a día de hoy en entredicho, es cierto que una buena alimentación puede incidir de manera moderada en los niveles de colesterol.

Principales diferencias

  • El colesterol bueno o lipoproteína de alta densidad retira el colesterol malo de las arterias para llevarlo de nuevo al hígado para su eliminación.
  • En cambio el malo o lipoproteína de baja densidad es el que se acumula como placa en las paredes de los vasos sanguíneos, con los diversos problemas de salud que eso puede acarrear.

Posibles problemas derivados del colesterol

La arteriosclerosis es el principal inconveniente que puede surgir a causa de esa acumulación dañina en la pared vascular. En esta patología disminuye el calibre de las arterias, estas se vuelven rígidas y gruesas, lo que dificulta el paso normal de sangre y oxígeno.

El paso dificultoso de la sangre puede convertirse en una obstrucción total con el tiempo, ocasionando ataques al corazón, accidentes cerebro vascular, y demás problemas vasculares.

¿Cómo evitarlo?

Dentro de las maneras de evitar la arteriosclerosis en los vasos sanguíneos se encuentran:

  • Llevar una alimentación saludable, que pueda disminuir o en los mejores casos eliminar el consumo excesivo de alimentos ricos en grasas animales.
  • Dejar el hábito de fumar.
  • Realizar ejercicios habitualmente.
  • Mantener un peso adecuado.
  • Tener controlada la hipertensión, así como también la diabetes.

Otra medida saludable y al alcance de la mayoría es el consumo de aceite de oliva virgen extra, que aparte de sus diversas bondades y beneficios puede ayudar a aumentar el colesterol bueno y disminuir el malo. Así lo afirma un estudio publicado en Nutrients.

¿Por qué el aceite de oliva virgen extra es mejor que los demás?

El aceite de oliva virgen extra está considerado como el mejor aceite para el consumo. Se considera un producto muy saludable debido a sus propiedades:

  • Su alto contenido de ácido oleico, el cual ha demostrado ser beneficioso para la salud del corazón y el hígado.
  • No contiene ácidos grasos trans, que no sólo aumentan el colesterol malo sino que disminuyen el colesterol bueno. Estos ácidos grasos generalmente se encuentran en comidas rápidas, pastelería o alimentos fritos, entre otros.
  • Alto contenido en sustancias antioxidantes y en vitaminas.
  • Es el mejor para realizar frituras ya que tolera altas temperaturas sin descomponerse.

El aceite de oliva virgen extra debe consumirse con moderación, como toda grasa tiene un aporte importante de calorías. Por ello, para disfrutar de sus propiedades recomendamos no superar los 30 gramos al día, lo que equivaldría a 3 o 4 cucharadas.

Colesterol podría reducirse con aceite de bergamota.
Se le atribuye a este aceite la capacidad de reducir el colesterol, lo que sería beneficioso para prevenir problemas cardiovasculares.

¿De qué manera podemos consumir aceite de oliva?

Lo podemos consumir crudo como aderezo de nuestras ensaladas, o para la cocción de nuestros alimentos.

En las frituras este aceite forma una costra en los alimentos que evita que sigan absorbiendo aceite, con la consecuente disminución en la cantidad de calorías. Por esa razón resulta conveniente para mantener un peso saludable, sin el agregado de grasas innecesarias.

Se puede saborear de varias maneras, y si tienes un paladar aventurero lo puedes disfrutar con las combinaciones más creativas.

Algunas recomendaciones de consumo

  1. Una recomendación sería colocar algún queso de tu preferencia sobre una tostada, añadiendo unas gotas del aceite de oliva, también le puedes añadir tomates cortados en rodajas con especias de tu agrado y lista una merienda deliciosa.
  2. Además te puedes deleitar con su sabor característico al combinarlo con carnes, pescados, verduras, frutas, etc.

Hay que destacar que la forma más beneficiosa de consumir el aceite de oliva es en crudo. Así se pueden aprovechar todos los efectos positivos de los ácidos grasos de la serie omega 3. Estos han demostrado ser esenciales para modular la inflamación del organismo, reduciendo así el riesgo de desarrollar enfermedades a medio plazo.

Pan de cristal: qué es y cómo se prepara

Consume aceite de oliva

Por su buena salud solo adquiera aceites de buena calidad. Lastimosamente no estamos exentos a las falsificaciones. Recuerde que el aceite de oliva virgen extra es el de mejor calidad, le sigue el aceite de oliva virgen, y por último se encuentra el aceite de oliva a secas.

Siempre consulte con su médico antes de consumir cualquier alimento. El será quien de acuerdo a su condición de salud podrá recomendar con objetividad la cantidad que debería consumir al día para obtener los beneficios buscados. Coge también la costumbre de revisar los etiquetados antes de adquirir los alimentos, de este modo comprobarás su calidad.

Te podría interesar...
Recetas con vinagreta de vino tinto
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Recetas con vinagreta de vino tinto

Aquí te contamos todo lo que debes saber acerca de la vinagreta de vino tinto; una salsa emulsionada que sirve para darle sabor a diferentes platos...



  • Farras M., Arranz S., Carrion S., Subirana I., et al., A functional virgin olive oil enriched with olive oil and thyme phenolic compounds improves the experssion of cholesterol efflux related genes: a randomized crossover, controlled trial. Nutrients, 2019.
  • Tindall AM., McLimans CJ., Petersen KS., KrisEtherton PM., et al., Walnuts and vegetable oils containing oleic acid differentially affect the gut microbiota and associations with cardiovascular risk factors: follow up of a randomized, controlled, feeding trial in adutls at risk of cardiovascular disease. J Nutr, 2020. 150 (4): 806-817.
  • Kiecolt Glaser JK., Belury MA., Andridge R., Malarkey WB., et al., Omega 3 supplementation lowers inflammation and anxiety in medical students: a randomized controlled trial. Brain Behav Immun, 2011. 25 (8): 1725-34.