Elimina estas 7 creencias limitantes que no te dejan crecer como persona

Muchas veces dejamos de crecer como personas por nuestras creencias limitantes. Cambiarlas es esencial para alcanzar el máximo potencial.
Elimina estas 7 creencias limitantes que no te dejan crecer como persona
Maria Alejandra Morgado Cusati

Escrito y verificado por la filósofa Maria Alejandra Morgado Cusati.

Última actualización: 08 enero, 2022

Las creencias limitantes son pensamientos, opiniones o convicciones que se asumen como verdades absolutas y que suelen tener un impacto negativo en nuestra vida. Pues nos impiden avanzar y crecer como personas. Algunos ejemplos son afirmaciones del tipo “no soy bueno para eso”, “es muy difícil para mí” o “nunca lo voy a poder lograr”.

La mayoría de las creencias limitantes se adquieren en la infancia, etapa en la que solemos absorber los conocimientos tal y como se nos presentan, sin cuestionarlos o analizarlos. De esta forma, a medida que vamos creciendo, las asumimos como parte de la identidad y nunca nos detenemos a pensar cómo pueden estar afectando nuestro potencial.

Es por ello que en el presente artículo te enseñamos algunas de las creencias limitantes que afectar tu crecimiento personal. Y te decimos algunos consejos que te ayudarán a superarlas.

Creencias limitantes que no te dejan crecer como persona

Existen muchas creencias que pueden afectar nuestro crecimiento personal. A continuación, mostramos una lista de las más comunes.

1. Nuca seré lo suficientemente bueno

Falso. Se trata de una creencia limitante basada en el temor al fracaso. Siempre podemos ser lo suficientemente buenos en algo; lo que necesitamos es comprometernos a aprender y expandir nuestras habilidades.

2. No debo expresar mi enojo porque puedo lastimar o alejar a los demás

También falso. Si alguien se sobrepasa con nosotros, tenemos todo el derecho de sentirnos enojados y expresar nuestra molestia, siempre y cuando no irrespetemos o agredamos al otro. Poder manifestarnos en estas circunstancias es vital para que no nos pisoteen o se aprovechen de nosotros.

3. Tener mucho dinero me hará feliz

Contrario a lo que muchos piensan, el dinero no compra la felicidad. Si mantenemos esta creencia, pondremos nuestra felicidad en manos de un agente externo (el dinero), lo que nos hará esclavos de él.

Recuerda que solo nosotros somos responsables de nuestra felicidad y la posesión de cosas materiales puede hacerte sentir cómodo, pero no satisfecho.

Dinero como objetivo.
Poner como objetivo el dinero es un error que nos puede llevar a seguir caminos de infelicidad.

4. Debo trabajar a la perfección para ser valorado

Se trata de otra creencia falsa. La verdad es que nadie es perfecto y que todos cometemos errores. Lo ideal es que sepamos reconocerlos y aprender de ellos. Si siempre andamos detrás de un imposible (la perfección) nos estaremos condenando al sufrimiento.

5. Algunas personas son malas, viles y perversas, por lo que deben ser castigadas

Esta creencia limitante no es más que una fuente continua de enfado, resentimiento o incluso odio. Una perspectiva más real del asunto es pensar que las personas se comportan de ese modo porque tienen problemas, porque nadie les ha enseñado a hacerlo de otra manera, porque están enfermos o sufren.

6. Es horrible cuando las cosas no salen como uno desea

La vida no siempre será como querramos que sea porque nunca vamos a poder controlarlo todo. De esta forma, si mantenemos esta creencia, empezaremos a vivir en constante irritación y estrés.

En su lugar, cambia el enfoque y piensa que lo bonito de la vida está en su capacidad para sorprendernos. Muchas veces, las cosas que terminan sucediendo nos pueden generar un bienestar mayor de lo que en un principio teníamos planeado para nosotros.

7. Para un adulto es absolutamente necesario tener el cariño y la aprobación de las personas significativas

Conseguir la aprobación y el cariño de todo el mundo es otro imposible. De hecho, aquellas personas que nos quieren no siempre tienen que aprobar nuestros comportamientos. Y eso no está mal.

Esta idea nos lleva a buscar cubrir las expectativas de los que nos rodean. Esto nos puede provocar infelicidad e insatisfacción personal al perder la autenticidad.



¿Cómo superar las creencias limitantes?

Las creencias limitantes suelen tener efectos negativos en nosotros. Por ejemplo, podrían evitar que tomemos buenas decisiones, que aprovechemos nuevas oportunidades o que alcancemos el máximo potencial.

Incluso, en el peor de los casos, pueden mantenernos atrapados en un estado mental negativo, impidiendo que vivamos la vida que realmente deseamos. Es por ello que te decimos cómo superarlas.

Identifica tus creencias limitantes

El primer paso para superar las creencias limitantes es identificarlas. Para ello, puedes comenzar escribiéndolas y agrupándolas en diferentes categorías, como finanzas, familia, relaciones o salud.

Recuerda que las creencias limitantes no se agotan en las presentadas antes. Así que, si tienes dificultar para reconocer otras en ti, puedes pensar en situaciones en las que hayas actuado de forma negativa. Si observas de cerca tus comportamientos tóxicos, puedes descubrir que la causa subyacente son las creencias limitantes.

Ponlas en duda

Una vez que hayas identificado las creencias limitantes, el siguiente paso será cuestionarlas. Para ello, puedes hacerte preguntas como “¿por qué pienso así, en qué momento lo he aprendido, desde cuándo pienso así de mí?”.

Reformúlalas

El tercer paso consiste en reformular esas creencias y plantear otras más realistas. Sobre todo, si es una creencia muy distorsionada, que no se apoya en la realidad.

Escribir las creencias limitantes que te limitan.
Escribir es una buena práctica para autoconocerse. Ordena las ideas y las pone en términos concretos.

Fortalece el amor propio

Para dejar atrás las creencias limitantes es importante trabajar en nuestra autoestima. Para ello, es esencial que nos aceptemos tal cual somos, con nuestras fortalezas y debilidades. Además, reconocer que siempre podemos equivocarnos.

Explora más

Las creencias limitantes pueden ser el resultado de una mentalidad cerrada. Por tanto, lo ideal es que aprendamos a abrir nuestra mente y dejar que la curiosidad nos guíe.

Cuando cedemos a la curiosidad, es más probable que exploremos nuestro entorno y que salgamos de la zona de confort. Lo que esto puede hacer es ayudar a expandir la mente y desafiar creencias.



¿Cuándo buscar ayuda profesional?

Si eliminar las creencias limitantes por tu cuenta representa una lucha ardua, lo ideal sería buscar la ayuda de un terapeuta o consejero. Asimismo, si tus creencias limitantes están generando otras afecciones más severas (como ansiedad o depresión), lo más aconsejable es que acudas con un profesional en salud mental.

Los consejeros y terapeutas tienen los recursos y el conocimiento necesarios que te ayudarán a reconocer tus creencias limitantes, superar los desafíos y vivir una vida más satisfactoria.

Por fortuna, por más arraigadas que se encuentren estas creencias, siempre podremos hacerles frente y modificarlas. Bien sea por nuestra cuenta o con la ayuda de un profesional.

Te podría interesar...
Mentalidad fija vs mentalidad de crecimiento: ¿qué son y cómo se diferencian?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Mentalidad fija vs mentalidad de crecimiento: ¿qué son y cómo se diferencian?

La mentalidad fija y la mentalidad de crecimiento son creencias tan poderosas que moldean tus acciones y, por consecuencia, tus resultados.



  • Ellis A. The role of irrational beliefs in perfectionism. En G. L. Flett & P. L. Hewitt (Eds.), Perfectionism: Theory, research, and treatment. Estados Unidos: American Psychological Association; 2002. 217–229.
  • Meadows M. Confidence: How to Overcome Your Limiting Beliefs and Achieve Your Goals. Meadows Publishing; 2015.
  • Vîslă A, Flückiger C, Holtforth M, David D. Irrational Beliefs and Psychological Distress: A Meta-Analysis. Psychotherapy and Psychosomatics [Internet] 2016 [consultado 23 nov 2021]; 85(1): 8-15. Disponible en: https://doi.org/10.1159/000441231