Embarazo críptico: darte cuenta de que serás mamá momentos antes del parto

El embarazo críptico solo se presenta en contadas ocasiones, pero existe y es una condición que entraña graves riesgos para salud de la madre y de su hijo. Hay razones físicas y psicológicas para que tenga lugar.
Embarazo críptico: darte cuenta de que serás mamá momentos antes del parto
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina el 10 Diciembre, 2020.

Escrito por Edith Sánchez, 11 Diciembre, 2020

Última actualización: 11 Diciembre, 2020

Aunque parezca difícil de creer, hay mujeres que solo se dan cuenta que van a ser mamás poco antes del parto. A este curioso fenómeno se le conoce como embarazo críptico y se estima que aparece en una de cada 2500 gestaciones.

Es claro que la naturaleza brinda las herramientas para detectar el embarazo. Sin embargo, por diferentes razones esas señales fallan o no son percibidas de la manera correcta algunas veces. Esto es lo que da origen al embarazo críptico.

Por supuesto, este tipo de situaciones entrañan un gran riesgo. Si una mujer no sabe que lleva una nueva vida dentro de su vientre, tampoco adoptará los cuidados que exige ese estado y puede incurrir en conductas de riesgo sin saberlo.

¿Por qué suceden los embarazos crípticos?

La primera pregunta que cualquiera de nosotros se hace es por qué tienen lugar los embarazos crípticos. Cómo es que una madre no se da cuenta de que está encinta. Pues bien, hay dos factores en particular por los que esto sucede: psicológicos y físicos. Veamos.

Causas psicológicas

Una primera razón por la que se produce un embarazo críptico es la imposibilidad de la madre para reconocer el estado de gestación. Esto ocurre cuando el embarazo se produce a una edad muy temprana, en menores que no saben diferenciar los síntomas o en pacientes con alguna discapacidad cognitiva.

Así mismo, en una mujer adulta y con plenas facultades es posible que haya un rechazo al estado de gestación y esto origine una negación psicológica del embarazo. Esto puede ocurrir por un abuso sexual previo o el deseo de no tener hijos, entre otros.

En esas circunstancias la mujer no logra hacerse consciente de su estado y pasa por alto los síntomas del embarazo. Lo más habitual es que los interprete de forma errónea, incluso si ya ha sido madre antes.

Resulta llamativo que en muchos de esos casos es como si el cuerpo se sintonizara con la mente. Por lo tanto, los síntomas del embarazo no aparecen o lo hacen de forma muy sutil. El bebé puede colocarse a lo largo del vientre y casi no sobresale, además de no haber náuseas.

Dolor en el vientre en un embarazo oculto.
Algunos dolores de vientre durante el embarazo críptico pueden interpretarse como normales o atribuirse a otras causas.

Causas físicas

Hay algunas condiciones médicas que resultan en un embarazo críptico. Sucede porque los síntomas no son los habituales o porque se confunden con los de otro estado de salud.

Dentro de las situaciones que impiden detectar el embarazo están las siguientes:

  • Síndrome de ovario poliquístico: esta condición provoca desequilibrios hormonales que podrían detener o hacer irregular la menstruación y limitar la fertilidad.
  • Métodos anticonceptivos: el uso de los mismos puede hacer creer que es imposible el embarazo, cuando no es así.
  • Perimenopausia: durante el paso de la edad fértil a la menopausia hay síntomas similares a los del embarazo, como aumento de peso, detención de la menstruación y malestares generales.
  • Actividad física competitiva: las deportistas de alta competencia a veces tienen niveles bajos de algunas hormonas y esto dificulta el diagnóstico del embarazo.
  • Presencia de baja grasa corporal: ese estado puede provocar la ausencia de la menstruación y la confusión consiguiente.

¿Qué ocurre con los síntomas y cambios del embarazo?

Como ya lo señalamos, hay circunstancias en las que no aparecen los síntomas típicos de gestación. Hay sangrados irregulares que se interpretan como menstruación, no hay malestares asociados y el vientre apenas si crece. De este modo, se constituye un embarazo críptico.

Así mismo, en algunas mujeres obesas el aumento del vientre se asume como un incremento de peso y no como señal de gesta. También se presenta el caso de que todos los síntomas clásicos están presentes, pero el estado mental impide que se les asocie con la gestación. Es frecuente que el entorno, incluyendo a la pareja, tampoco lo perciban.

Mujer con ovario poliquístico y embarazo críptico.
Enfermedades ginecológicas pueden enmascarar una gestación y confundir a las mujeres.

¿Qué riesgos implica un embarazo críptico?

Un embarazo críptico impide que se le haga un seguimiento médico adecuado a la gestación. Por lo tanto, se corre el riesgo de que surjan y se desarrollen enfermedades asociadas, como la diabetes gestacional, la preeclampsia, la eclampsia o el síndrome de HELLP.

La falta de tratamiento y control sobre esas enfermedades podría ocasionar consecuencias negativas graves. Es posible que el desarrollo normal del feto se vea comprometido. Incluso hay circunstancias en que esas enfermedades causan el deceso.

Un embarazo críptico también impide que se detecte y se haga seguimiento a cualquier posible anomalía del bebé. Eso sin contar los cuidados nutricionales que dejan de realizarse al ignorar el estado de embarazo.

El embarazo críptico es una situación riesgosa

Aunque el embarazo críptico es una condición poco común, existe y supone varios riegos. El desenlace podría ser traumático, ya que implica asumir una situación para la que no se estaba preparada.

En algunas ocasiones, las contracciones al momento del parto son interpretadas como un fuerte malestar y la atención médica se solicita de forma tardía. Incluso, se puede llegar a tener un parto en cualquier lugar fuera de los hospitales o de la asistencia sanitaria, con todos los peligros que ello implica.

Te podría interesar...
¿Cuáles son los principales síntomas del embarazo?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
¿Cuáles son los principales síntomas del embarazo?

Los principales síntomas del embarazo suelen darse después de la sexta semana de gestación, aunque esto varía de una mujer a otra. Te lo contamos.



  • Dra, P. T. S., Preisler, R. J., & Magendzo, N. A. (2013). Síndrome de ovario poliquístico. diagnóstico y manejo. Revista Médica Clínica Las Condes, 24(5), 818-826.
  • Alvarado-García, A., Hernández-Quijano, T., Hernández-Valencia, M., Negrín-Pérez, M. C., Ríos-Castillo, B., Valencia-Pérez, G. U., ... & Sánchez-Aguirre, F. (2015). Guía de práctica clínica Diagnóstico y tratamiento de la perimenopausia y la posmenopausia. Revista Médica del Instituto Mexicano del Seguro Social, 53(2), 214-225.
  • Gonçalves, T. G., & Macedo, M. M. K. (2012). El fenómeno de la negación no psicótica del embarazo. Acta Psiquiátrica y Psicológica de América Latina.
  • Gutiérrez-Aguirre, César Homero, et al. "Síndrome de Hellp, diagnóstico y tratamiento." Revista de Hematología 13.4 (2012): 195-200.