¿Qué es un embarazo ectópico?

Se denomina embarazo ectópico a los embarazos que se desarrollan fuera del útero. Te enseñamos todo lo que deberías saber sobre él.
¿Qué es un embarazo ectópico?
Diego Pereira

Revisado y aprobado por el médico Diego Pereira.

Última actualización: 24 enero, 2022

Las complicaciones en el embarazo son más frecuentes de lo que imaginamos. Es por esto que resulta imprescindible que las gestantes realicen consultas con el especialista de forma periódica, así se pueden detectar y tratar posibles anomalías o anormalidades durante el proceso. Hoy hablamos de una de las complicaciones más comunes que se pueden desarrollar: el embarazo ectópico.

De acuerdo con la evidencia, entre el 1 % y el 2 % de todos los embarazos en el mundo son ectópicos. Se trata de una afección muy común, una que puede llegar a ser mortal si no se diagnostica y se trata a tiempo. En las líneas siguientes te enseñamos todo lo que deberías saber sobre el embarazo ectópico: qué es, síntomas, causas y opciones de tratamiento.

¿Qué es un embarazo ectópico?

Se denomina embarazo ectópico a cualquier embarazo que se desarrolla fuera del útero. En condiciones normales, luego de que el óvulo es fertilizado este se desprende de los ovarios, viaja a través de las trompas de Falopio y se implanta en la pared del útero. Allí crece y se desarrolla durante los próximos nueve meses hasta que llega el momento del parto.



El útero es el único lugar que ofrece condiciones perfectas para que el feto se desarrolle y crezca. En un embarazo ectópico, también conocido como embarazo extrauterino, el óvulo fertilizado no se implanta en el área uterina, sino que lo hace en otro lugar de la cavidad abdominopélvica. De acuerdo con el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos, en el 90 % de los casos lo hace en las trombas de Falopio (embarazo tubárico).

Dado que las trompas de Falopio u otras partes no ofrecen condiciones idóneas para que el feto se desarrolle, el embarazo no puede llegar a su término. Una vez se detecta a través del proceso diagnóstico, el especialista elegirá un método para poner fin a este. Si no se trata el embarazo ectópico puede llegar a ser potencialmente mortal.

Síntomas de un embarazo ectópico

El embarazo ectópico provoca varios síntomas
Los síntomas de un embarazo ectópico pueden aparecer incluso antes de que la mujer sepa que está embarazada.

La mayoría de los embarazos de este tipo no producen síntomas visibles. Por lo general la mayoría de estos aparecen entre la semana 4 y la semana 12 de embarazo, y pueden confundirse muy facilmente con los primeros síntomas del embarazo. Los indicios que pueden servir de alerta son los siguientes:

  • Dolor en la zona baja del abdomen y pelvis.
  • Sangrado vaginal (varía en su intensidad).
  • Calambres abdominales agudos.
  • Mareos y debilidad.


En determinados contextos puede desarrollarse una rotura del embarazo ectópico, lo cual provocará complicaciones como peritonitis y shock hipovolémico. Estos signos son señales de alerta que no deben pasar desapercibidos, ya que ante su presencia se debe buscar asistencia médica cuanto antes.

Causas de un embarazo ectópico

A menudo no se pueden determinar las causas del embarazo ectópico. Sí se han podido catalogar algunos factores de riesgo que aumentan las probabilidades de desarrollar este evento. De acuerdo con los investigadores, el daño o la malformación de las trompas de Falopio, las infecciones pélvicas, la concepción mediante reproducción asistida y el tabaquismo pueden generarlo.  Destacamos otros factores de riesgo:

  • Un embarazo ectópico previo.
  • Cirugía previa de las trompas de Falopio.
  • Cirugía pélvica o abdominal previa.
  • Padecer o haber padecido de algunas enfermedades de transmisión sexual (ETS).
  • Embarazos en mujeres mayores de 35 años.
  • Uso de medicamentos para la fertilidad.
  • Uso del dispositivo intrauterino (DIU).
  • Padecer de endometriosis.

También existe evidencia de que las duchas vaginales pueden aumentar las probabilidades de desarrollar este tipo de embarazo. La obesidad y los abortos electivos también pueden elevar el riesgo. Al margen de esto, ten en cuenta que casi la mitad de los casos no se relacionan con alguno de estos factores de riesgo.

Complicaciones y opciones de tratamiento del embarazo ectópico

El embarazo ectópico no diagnosticado y tratado a tiempo puede ser potencialmente mortal para la madre. Dado que las trompas de Falopio no cuentan con el tamaño para albergar el feto en desarrollo, estas pueden romperse y generar una hemorragia. La muerte por rotura de las trompas es la principal complicación de un embarazo ectópico.

Tal y como señalan los expertos, la ecografía es la primera herramienta disponible para diagnosticar un embarazo ectópico. Esta se complementa con una medición de los valores séricos de la hormona gonadotropina coriónica humana.

También se puede hacer una laparoscopia, una culdocentesis, medición de los valores de progesterona y en ocasiones dilatación y legrado. Los investigadores han determinado los siguientes diagnósticos diferenciales:

  • Apendicitis aguda.
  • Cálculos urinarios.
  • Torsión ovárica.
  • Enfermedad pélvica inflamatoria.
  • Abortos espontáneos.
  • Quistes o folículos en el útero.
  • Abscesos en los tubos ováricos.

Un embarazo ectópico no es compatible con la supervivencia del embrión. Un especialista cualificado debe poner fin al embarazo con ayuda de dos alternativas: medicación o intervención quirúrgica. Veamos cómo se procede de acuerdo con la elección.

Tratamiento farmacológico

El medicamento más utilizado para poner término a un embarazo ectópico es el metotrexato. Opera deteniendo el crecimiento celular, lo que impide que el feto se desarrolle. El cuerpo termina absorbiendo el tejido en un periodo de un mes. Esto al menos cuando el tejido es lo suficientemente pequeño.

Algunos problemas de salud o la incapacidad para hacer un seguimiento del proceso pueden interponerse en el uso de esta alternativa. Se administra vía intravenosa una sola vez, aunque se puede optar por una segunda dosis cuando no se observan progresos en los exámenes posteriores. Sus efectos secundarios son náuseas, vómitos, mareos y diarrea.

Tratamiento quirúrgico

El embarazo ectópico tiene tratamiento quirúrgico
En muchas ocasiones, la cirugía es la única solución para evitar mayores complicaciones por el embarazo ectópico.

Cuando se ha roto una trompa o cuando existe un riesgo potencial de que lo haga por su tamaño, el profesional puede optar por una intervención quirúrgica. Se hace con anestesia general y por lo general a través de una laparoscopia. El especialista puede extraer solo el tejido ectópico o por el contrario toda la trompa donde este se ha desarrollado.

Como es natural, es probable que la paciente requiera apoyo psicológico con independencia de la alternativa de tratamiento. Se recomienda buscar grupos de apoyo o asistir a terapia en caso de que exista un desborde de emociones. Dado que existe un riesgo de otro embarazo ectópico en el futuro, este debe ser planificado con cuidado con el especialista en caso de que así se desee.

Te podría interesar...
Embarazo bioquímico: todo lo que debes saber
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Embarazo bioquímico: todo lo que debes saber

El embarazo bioquímico, también conocido como aborto bioquímico o microaborto, es una interrupción de la gestación apenas esta ha comenzado.



  • Chow, W. H., Daling, J. R., Weiss, N. S., Moore, D. E., & Soderstrom, R. Vaginal douching as a potential risk factor for tubal ectopic pregnancy. American journal of obstetrics and gynecology. 1985; 153(7): 727-729.
  • Lozeau, A. M., & Potter, B. Diagnosis and management of ectopic pregnancy. American family physician. 2005; 72(9): 1707-1714.
  • Murray, H., Baakdah, H., Bardell, T., & Tulandi, T. Diagnosis and treatment of ectopic pregnancy. Cmaj. 2005; 173(8): 905-912.
  • Seeber, B. E., & Barnhart, K. T. Suspected ectopic pregnancy. Obstetrics & Gynecology. 2006; 107(2): 399-413.
  • Sivalingam, V. N., Duncan, W. C., Kirk, E., Shephard, L. A., & Horne, A. W. Diagnosis and management of ectopic pregnancy. Journal of Family Planning and Reproductive Health Care. 2011; 37(4): 231-240.