¿En qué consiste la reconstrucción dental?

No todo está perdido cuando se trata de piezas dentarias rotas por golpes o por caries. Una reconstrucción dental puede ser la solución. Entérate de qué se trata.
¿En qué consiste la reconstrucción dental?
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa.

Última actualización: 12 abril, 2022

La forma y el aspecto de las piezas dentarias puede verse afectado por diversas situaciones. Para conservar estos dientes rotos o enfermos en la boca será necesaria una reconstrucción dental que les devuelva la salud y la funcionalidad. 

A menudo, las caries son la principal causa de la destrucción dentaria. Asimismo, los traumatismos y las malformaciones también pueden originar defectos en la apariencia de los dientes. ¿Por qué es conveniente un tratamiento de reconstrucción? ¿Cómo se hace? A continuación, te contamos todo al respecto.

¿En qué consiste una reconstrucción dental?

La reconstrucción dental es un tratamiento odontológico que tiene como objetivo recuperar la anatomía perdida de una pieza dentaria. Como adelantamos, la destrucción del diente pudo haberse originado por una caries, una fractura o por otros motivos.

Se diferencia de los clásicos empastes u obturaciones (utilizados para tratar y rellenar las lesiones de caries) en el tamaño de la restauración. En este caso, se hace sobre piezas dentarias muy deterioradas que han perdido gran parte de la anatomía dental.

Para lograr una pieza con características similares a las naturales se pueden emplear distintos materiales. Además, muchas veces es necesario reforzar el tratamiento con el uso de postes que aporten sostén y estabilidad.

En cualquier caso, el tipo de reconstrucción dental depende en gran medida de las características y la severidad del caso. Se puede aplicar en un solo diente o en varios.

Hombre odontología
Una reconstrucción dental se realiza sobre piezas dentarias dañadas. Su objetivo es recuperar la anatomía del diente.

¿Cuándo se realiza una reconstrucción dental?

Son muchas las situaciones que pueden llevar al odontólogo a optar por una reconstrucción dental para devolver la funcionalidad y la estética a la cavidad bucal. El caso más frecuente es luego de realizar una endodoncia. No obstante, hay otras posibilidades, como las siguientes:

  • Caries muy extensas: hay una gran destrucción de la corona dentaria y poco tejido dentario remanente. En la mayoría de los casos, aparte de eliminar el tejido cariado, se realiza una endodoncia para evitar síntomas dolorosos.
  • Fracturas dentarias: la pérdida de un fragmento de diente como consecuencia de un golpe requiere una reconstrucción dental.
  • Necesidades estéticas: pacientes con dientes manchados, con malformaciones o desgastados por patologías como el bruxismo pueden requerir una reconstrucción dental para mejorar el aspecto de sus dentaduras.
  • Tratamiento de ATM: devolver el tamaño y la forma a las piezas dentarias desgastadas es parte del abordaje a los trastornos de la articulación temporomandibular.

¿Qué tipos de reconstrucción dental existen?

En función de la severidad del daño y del tipo de afección, el odontólogo optará por la técnica que logre una pieza dentaria lo más natural y funcional posible. Existen distintos materiales para elegir y diseñar cada reconstrucción dental de manera que responda a las necesidades particulares de cada paciente.

Los métodos que se eligen se pueden agrupar en dos grandes grupos:

  • Reconstrucción dental directa: la realiza el odontólogo en el consultorio, directamente sobre la pieza dentaria que se quiere restaurar. En general, se hace en una sola sesión y se utiliza para lesiones no muy graves ni extensas.
  • Reconstrucción dental indirecta: en este caso, parte del proceso se realiza en un laboratorio dental. El odontólogo toma moldes y medidas que luego se envían al laboratorio dental, donde se confecciona la pieza que se lleva a la boca. Se necesitan varias sesiones, pues la reconstrucción debe probarse en sucesivas oportunidades hasta colocarla de manera definitiva.

Los materiales que se utilizan en ambos casos dependen de las preferencias y las posibilidades del paciente y de las recomendaciones del profesional para cada caso. A continuación, mencionamos las técnicas de reconstrucción dental más utilizadas.

Composite

Este tipo de reconstrucción dental se realiza utilizando un material llamado «composite» o «resina compuesta». Es el mismo que se usa para los empastes dentales.

El composite se adhiere a la estructura dentaria y reproduce las características originales del diente con mucha similitud. Tiene la particularidad de ser flexible y blando; por lo tanto, es fácil de manipular por el odontólogo.

Esto permite que el dentista pueda darle la forma que desea. Luego, se endurece por la acción de una luz especial. Viene en diversas tonalidades similares al diente. De este modo, es posible elegir el color que más se parezca al resto de los elementos dentarios de la boca.

Con todas estas características, la reconstrucción dental pasará desapercibida y la sonrisa lucirá homogénea y natural. Es un tratamiento directo que se puede utilizar tanto en dientes anteriores como posteriores.

Por lo general, se elige en los casos más leves, en los que la destrucción de la pieza es parcial, ya que es necesario que quede remanente dentario para que el material se pueda adherir.



Carillas dentales

Las carillas dentales son un tipo de reconstrucción dental que suele realizarse con fines estéticos. Es un procedimiento sencillo que permite dar un excelente aspecto a los dientes en un solo día. En particular, es útil para cubrir manchas, empastes antiguos y pigmentados. Asimismo, se utiliza para arreglar dientes fracturados.

Consiste en adherir una cubierta de resina o cerámica en la cara frontal de la pieza dentaria. Para esto se hace un mínimo desgaste en el diente y luego se coloca la carilla. Su confección se puede realizar de manera directa, cuando el dentista lleva el material al diente.

Otra alternativa es cementar una carilla preformada que se compra y se adapta a la sonrisa del paciente. Incluso, se puede colocar una pieza elaborada en el laboratorio dental.

Incrustaciones

Las incrustaciones son reconstrucciones dentales que se utilizan en casos en los que el daño del diente es mayor. La destrucción dentaria es más severa, por lo que el uso de composite de manera directa no es posible.

Se utilizan en piezas dentarias posteriores. Los materiales con lo que se confeccionan son circonio o cerámica para lograr resultados resistentes y naturales.

Es un método indirecto, pues se preparan en un laboratorio dental. La pieza obtenida a partir de los moldes del paciente se cementa sobre el elemento dentario, devolviéndole la anatomía perdida.

Se distinguen tres tipos de incrustaciones según las caras del diente que cubra:

  • Reconstrucción inlay: la incrustación solo ocupa el interior del diente sin afectar ninguna cúspide ni sobrepasar las caras proximales.
  • Incrustación onlay: cubre la cara oclusal y uno o ambos lados del diente, lo que afecta al menos una cúspide, pero no todas.
  • Incrustación overlay: cubre todas las cúspides de la cara oclusal del diente.

Coronas

En ocasiones, la mejor opción para reconstruir un elemento dentario destruido es utilizar coronas o fundas dentales. Esta alternativa logra una buena terminación y aporta resistencia y estabilidad al tratamiento.

Se trata de una pieza con forma de cápsula que cubre el diente. Así protege las paredes debilitadas y evita su fractura. Pueden colocarse sobre dientes vitales o con tratamiento de conducto. Las piezas dentarias deben tallarse y desgastarse para poder recibir esta especie de capuchón que las cubre.

Por esta razón, se prefiere su uso en piezas dentarias con endodoncia, pues muchas veces el desgaste que se hace al elemento dentario termina afectando a la pulpa, ocasionando molestias.

Las coronas dentales pueden fabricarse de diferentes materiales, según las necesidades del caso y el sector de la boca donde se coloquen. Para ser más precisos, pueden confeccionarse de cerámica, de metal o de la combinación de estos materiales.

En casos en los que el remanente dentario sea muy escaso, el uso de coronas se combina con la introducción de un perno colado o un poste de fibra de vidrio en el interior del diente. Esta estructura sólida le aporta firmeza, resistencia, estabilidad y sostén a la reconstrucción dental. Para esto, el diente debe tener realizada una endodoncia previa.

De cualquier modo, para realizar este tipo de tratamiento son necesarias varias citas con el dentista. Se requieren varias sesiones para lo siguiente:

  • Realización de la endodoncia.
  • Colocación del perno (cuando sea necesario).
  • Toma de moldes.
  • Pruebas de la corona que envía el laboratorio.
  • Cementado final.

Esta técnica también se puede utilizar para rehabilitar la falta de uno o más dientes a través de la colocación de un puente dental.

Mujer prueba corona en su boca.
La colocación de coronas dentales contribuye a recuperar la funcionalidad de la pieza dentaria.

Cuidados para después de una reconstrucción dental

Una vez realizada una reconstrucción dental, el odontólogo puede indicar algunas pautas para tener un mejor posoperatorio. Además, con estos cuidados, mejor será la adhesión y la adaptación de la nueva estructura a la boca.

Ciertos pacientes presentan dolor o sensibilidad cuando terminan los efectos de la anestesia, sobre todo en los casos que se realizaron desgastes y tallados en los dientes. De ser así, el dentista suele prescribir analgésicos y antiinflamatorios que disminuyen la sintomatología. En cualquier caso, esta incomodidad irá desapareciendo con el correr de los días.

Es común sentir incomodidad o la sensación de un cuerpo extraño en la boca. Tomará algunas jornadas acostumbrarse a la textura y a la presencia del nuevo elemento.

De todos modos, si al morder la reconstrucción dental contacta antes que el resto de los dientes, será necesario visitar al dentista. En dichos casos, es necesario desgastar algunas zonas para garantizar una oclusión armónica y equilibrada.

Ahora bien, una dieta blanda durante los primeros días evita sobrecargar la reconstrucción dental y garantizar su permanencia en la boca. Así, se da el tiempo suficiente para que el cementado termine su proceso de adhesión.

La higiene dental no debe suspenderse, pero el cepillado y el uso del hilo dental se deben realizar con suavidad. El uso de enjuagues dentales ayuda a evitar la proliferación de bacterias y el filtrado de gérmenes a través del diente reconstruido.

Los controles posoperatorios según las recomendaciones del dentista serán necesarios. Con esto, el profesional podrá evaluar los resultados del tratamiento, el proceso de recuperación y la adaptación de los tejidos. Las visitas rutinarias permiten corregir los defectos que se hayan presentado y evitar problemas a futuro.



Un tratamiento conservador

Una reconstrucción dental no solo permite resolver problemas como las caries o las fracturas dentarias. Además, mejora la estética de la sonrisa y aporta al paciente seguridad y confianza en sí mismo.

Una de las grandes ventajas de este tratamiento odontológico es su aspecto conservador. Es decir, permite recomponer dientes muy dañados para evitar su extracción. De paso, reduce la necesidad de terapéuticas más invasivas, como las cirugías o la colocación de implantes.

Por otro lado, la conservación de los dientes naturales en la boca permite que la pieza vuelva a ser funcional. Masticar y recibir las fuerzas oclusales en una estructura propia evita el deterioro y el desgaste de otros tejidos vecinos. Es así que se previene la reabsorción del hueso por falta de uso, por ejemplo.

Gracias a los avances tecnológicos, hoy en día se logran reconstrucciones dentales de alta calidad, capaces de durar varios años. Con un tratamiento conservador y poco invasivo, recuperar la sonrisa es posible.

Te podría interesar...
11 procedimientos dentales cosméticos y sus beneficios
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
11 procedimientos dentales cosméticos y sus beneficios

¿Cuáles son los procedimientos dentales cosméticos más usados para lograr sonrisas brillantes y atractivas? Sigue leyendo y entérate aquí.



  • Rosas, D., Chaple Gil, A. M., Fernández, E., & Jorquera, G. (2019). Prevalencia e intensidad de sensibilidad posoperatoria durante el tratamiento de prótesis fija. Revista Cubana de Estomatología56(3).
  • Requena Pérez, A. X. (2019). Restauración de diente endodonciado con prótesis fija unitaria (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología).
  • Vivas Mancha, J. L. (2019). Incrustación estética tipo Onlay con resina compuesta.
  • Febres Ramos, L. A. (2020). Incrustación Inlay con ceromero reporte de un caso clínico.
  • Lopez Yauri, L. (2019). Incrustación inlay indirecto de resina.
  • Proaño Álava, M. N. (2018). Evaluación clínica de incrustaciones inlay y onlay cementadas en pacientes de la clínica UCSG semestre A-2018.
  • Toapanta Luna, J. P. (2021). USO DE CARILLAS DENTALES PARA LOS TRATAMIENTOS ODONTOLÓGICOS ESTÉTICOS.
  • Yánez Aguilar, P. A. (2019). Procedimiento y técnicas de las carillas dentales directas de resina compuesta (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología.).
  • Argento, M., Lopez, J. I. Z., Sabater, A. P., & Vella, G. (2019). Nuevo enfoque en la modelación del composite dental en la práctica clínica mediante una nueva concepción en la estratificación. RCOE: Revista del Ilustre Consejo General de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos de España24(4), 123-138.
  • Dávila Quiñonez, L. A. (2021). Restauración de resina compuesta en dientes anteriores (Master's thesis).
  • Lozano Chiluiza, K. E. (2021). Reabsorción ósea en edentulismo (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología).

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.