Antes de enamorarme de ti, debo enamorarme de mí

¿Qué pasa si antes de enamorarme del resto lo hago de mí mismo? Tal vez esta sea una buena pregunta para reflexionar.
Antes de enamorarme de ti, debo enamorarme de mí
Bernardo Peña

Revisado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña el 16 mayo, 2021.

Escrito por Raquel Lemos Rodríguez, 29 abril, 2016

Última actualización: 16 mayo, 2021

Con la premisa de que “Antes de enamorarme de ti, debo enamorarme de mí” es posible realizar un interesante análisis al respecto. Porque existe la falsa creencia de que ciertas cualidades de los demás pueden llegar a completarnos.

A menudo hemos oído eso de encontrar la ‘media naranja‘ que mejor nos encaje, esa persona maravillosa que nos haga felices. Da la sensación de que algo nos falta, de que estamos abocados a depender de otros para alcanzar el equilibrio.

Pero ¿qué tal si probamos a estar satisfechos por cuenta propia primero? ¿Qué pasaría si intentáramos gustarnos a nosotros mismos antes que tener que buscar a nadie?

Te invitamos a sopesar estos interrogantes. Si deseas profundizar un poco más, ¡sigue leyendo!

¿Enamorarme de mí?

Enamorarme de mí es vital en una relación
Las relaciones de pareja pueden verse deterioradas si no existe el amor propio.

¿Continuar sin esa pareja por la que tanto amor sentimos? Quizás el mero hecho de imaginarnos esta situación nos parezca ya pura ciencia ficción. Pensamos que sin ese compañero o compañera, el mundo se desmoronaría. Quedaríamos perdidos sin saber qué hacer…

Es hermoso querer a alguien así y tales ideas son naturales hasta cierto punto. No obstante, tal vez haya un detalle que se nos esté escapando: la única persona indispensable para vivir es uno mismo. ¿Lo habíamos enfocado alguna vez de esta manera?

Enamorarme de mí será el primer paso

A lo mejor nos estemos preguntando qué es eso de enamorarse de uno mismo. La verdad es que resulta llamativo cuando lo más común es escuchar que son los demás los que se fijan en nosotros, quienes vienen a rescatarnos de ese “doloroso” camino en solitario.

Bajo esa óptica, lo que se transmite es que el protagonista desempeña en realidad un rol pasivo. Parece que son los otros los que le reconocen, quienes le quieren y asumen el cometido de hacerle feliz.

Sin embargo, cuando estas tareas recaen ya sobre la persona en cuestión, el mensaje es bien distinto. El primer paso consiste, entonces, en que cada cual sea capaz de valorarse y estimarse de manera autónoma. Pero ¿por dónde empezar? ¿Cómo ponerlo en práctica?

Una oportunidad para conocerse mejor

Una vez que nos hayamos percatado de la responsabilidad que nos corresponde, podremos comenzar a hacernos cargo de este importante aprendizaje.

Se nos presenta la oportunidad de conectar con aquello que nos ilusiona y las fortalezas que nos definen. Es el momento de admirar todos estos aspectos. Si los recibimos con gratitud, es probable que esbocemos alguna que otra sonrisa.

Nos sentiremos orgullosos al observarnos de ese modo, de reconocernos como seres independientes de los juicios ajenos. En medio de esta preciada soledad nos encontraremos con nosotros mismos: libres, completos y valientes, tal y como vinimos a la vida, tal y como somos…

La ocasión para cuidar otras relaciones

Enamorarme de mí puede abrirme muchas puertas
Una vez se toma conciencia sobre la situación, se pueden retomar algunas relaciones hasta ese momento olvidadas o descuidadas.

Al margen de que alguien opte por enamorarse de nosotros, existen otras relaciones a partir de las que obtenemos afecto y reconocimiento. De hecho, desde la más tierna infancia los vínculos que mantenemos con la familia y los amigos nos sirven de guía para ir construyendo la propia autoestima.

Es decir, a partir de las interacciones que establecemos con los demás, conseguimos aprobación, cariño y múltiples estímulos claves para el desarrollo personal. A su vez, con estos intercambios vamos reforzando ciertos comportamientos a la par que ganamos confianza y seguridad.

Por tanto, en el reto de quererse a uno mismo recordemos que contamos con el apoyo que nos brinda el entorno social más próximo. Cuidar a esas personas que nos estiman nos ayudará, sin duda, a entender que, de igual modo, nosotros merecemos amor porque sí. 

El valor de enamorarme de mí

Con estas reflexiones esperamos que haya quedado más clara la idea de que “Antes de enamorarme de ti, debo enamorarme de mí”.

Como vemos, el amor hacia uno mismo es el primer movimiento para el propio bienestar. Así, en la medida en que nos atrevamos a admirarnos y a sentirnos merecedores de afecto, nos será más fácil recibir a los demás con tal actitud positiva.

Vinimos libres, completos y valientes. La responsabilidad de preservar esas cualidades nos corresponde. ¿A qué estamos esperando?

Te podría interesar...
Quiéreme si te atreves: la autoestima alta en la relación de pareja
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Quiéreme si te atreves: la autoestima alta en la relación de pareja

La autoestima alta en la relación de pareja tiene un motivo, pero aunque pueda verse como algo positivo puede ocasionar múltiples problemas.



  • Hyatt, C. S., Sleep, C. E., Lamkin, J., Maples-Keller, J. L., Sedikides, C., Campbell, W. K., & Miller, J. D. (2018). Narcissism and self-esteem: A nomological network analysis. PloS One13(8), e0201088. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0201088
  • Kiviruusu, O., Berg, N., Huurre, T., Aro, H., Marttunen, M., & Haukkala, A. (2016). Interpersonal Conflicts and Development of Self-Esteem from Adolescence to Mid-Adulthood. A 26-Year Follow-Up. PloS One11(10), e0164942. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0164942
  • Showers, C. J., Ditzfeld, C. P., & Zeigler-Hill, V. (2015). Self-Concept Structure and the Quality of Self-Knowledge. Journal of Personality83(5), 535–551. https://doi.org/10.1111/jopy.12130