Enfermedad de Ledderhose o fibromatosis plantar: ¿en qué consiste?

06 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Antonio Sánchez Amador
La enfermedad de Ledderhose se caracteriza por la aparición de uno o más bultos en la planta del pie. Estos no suelen ser dolorosos, pero si crecen mucho causan malestar al apoyar el pie.

La enfermedad de Ledderhose o fibromatosis plantar es una enfermedad rara de causa desconocida en la que se produce la hiperproliferacíon benigna de la fascia plantar —tejido grueso de la planta del pie—. Esto promueve la aparición de nódulos de tejido conjuntivo, también conocidos como fibromas.

Según revistas de investigación, esta patología afecta a 1,2 de cada 10 000 habitantes y 6 de cada 10 pacientes son varones. Por esta baja incidencia se considera una enfermedad rara y de presentación muy atípica.

¿En qué consiste la enfermedad de Ledderhose?

Como hemos dicho, la enfermedad de Ledderhose o fibromatosis plantar consiste en la aparición de bultos benignos en la planta del pie, es decir, no cancerígenos. Tal y como indican diversos estudios, es mucho más común en hombres —10 veces más—, aún más si se encuentran en un rango de mediana edad.

Cabe destacar que el 50 % de los pacientes con la enfermedad de Ledderhose también padecen la enfermedad de Dupuytren o fibrosis palmar, caracterizada por un engrosamiento de tejido por debajo de la piel de las manos. De forma inversa, la fibrosis palmar se acompaña de la plantar solo en el 3 % de los casos.

Fascitis plantar en un corredor.
Esta patología tiene presentación más frecuente entre los varones que entre las mujeres.

Para saber más: Tumores benignos, todo lo que debes saber

¿Cuáles son sus causas?

Aún se desconoce la causa de la enfermedad de Ledderhose. Se ha asociado a traumatismos repetidos en la planta del pie y a ciertos procesos genéticos hereditarios, pero sus mecanismos de surgencia son heterogéneos y difusos.

Otros estudios indican que esta patología también puede estar asociada a enfermedades como la diabetes, la epilepsia, las deficiencias hepáticas crónicas, el etilismo crónico, otras fibromatosis y traumatismos. Como ya hemos dicho, la fibromatosis plantar se asocia en la mitad de los casos con la enfermedad de Dupuytren.

La enfermedad de Dupuytren tiene un claro componente genético y de herencia, pero no se ha conseguido aún asociar la misma causa a la fibromatosis plantar.

Síntomas característicos de la enfermedad de Ledderhose

Sin dudas, el síntoma más claro de la enfermedad es la aparición de uno o más bultos superficiales —de 0,5 a 3 centímetros de diámetro—  en la planta de uno o ambos pies. Los pacientes suelen describir estas formaciones como duras y de bordes bien definidos, como si tuvieran una piedra debajo de la piel.

En un principio, estos nódulos no son dolorosos, pero a medida que crecen y se infiltran en tejidos más internos pueden llegar a causar malestar en el paciente al apoyar el pie afectado. En general, no suele darse una contractura de los dedos de los pies, a menos que la formación afecte a la localización y funcionamiento de algún tendón.

Diagnóstico

En general, el diagnóstico se basa en diferenciar el origen del bulto extraño en la planta del pie: este puede deberse a la enfermedad de Ledderhose, a la fascitis plantar o un tumor de partes blandas, por ejemplo. Por ello, tal y como indica el portal EM consulte, el profesional médico suele recurrir a la realización de una ecografía de la zona afectada.

Cuando existe alguna duda sobre el origen de la tumefacción en la planta del pie tras la ecografía, se puede buscar un apoyo diagnóstico en una resonancia magnética. Mediante estas técnicas se detectan los nódulos fusiformes y el característico engrosamiento de la fascia plantar.

Tratamiento de la enfermedad de Ledderhose

Los medios terapéuticos para afrontar esta patología son diversos. Las siguientes medidas son las más empleadas casi siempre:

  • El tratamiento más conservador se basa en la utilización de ortesis —apoyos para el pie similares a vendas—. Esto se acompaña con estiramientos, un calzado adecuado y la modificación de ciertos hábitos.
  • La infiltración de corticoides dentro del tejido puede reducir el tamaño de los nódulos. Los efectos se empiezan a notar tras tres meses de tratamiento.
  • Se pueden utilizar ondas de choque y enzimas proteolíticas, si bien estos tratamientos se encuentran en fase experimental.

La cirugía solo se contempla en pacientes que sienten dolor al apoyar el pie. El motivo es que, por desgracia, las probabilidades de que el nódulo reaparezca una vez realizada la extracción son bastante altas.

Dolor en la planta del pie.
El dolor no es un signo característico, pero de ser frecuente requerirá valorar una cirugía.

Quizás te pueda interesar: ¿Cuánto puede durar una fascitis plantar?

Una rara patología del pie

Como habrás podido observar en estas líneas, la enfermedad de Ledderhose es rara, poco agresiva y afecta al paciente de forma local en el pie. El tratamiento suele basarse en la aplicación de fármacos y técnicas de apoyo, pero la cirugía solo se concibe en los casos más molestos.

Por desgracia, ante las probabilidades de recidiva y la causa desconocida de la condición, es posible que los nódulos acompañen al paciente para toda la vida. Aún así, se trata de un trastorno que, con el calzado y el apoyo médico adecuado, no supone un gran problema en el día a día.

  • Beas-Jiménez, J., Centeno-Prada, R. A., García-Antúnez, C., López, S., & Yang Lai, R. (2015). Fibromatosis plantar o enfermedad de Ledderhose, como causa de dolor plantar. Revista Andaluza de Medicina del Deporte8(4), 178-178.
  • Damiano, J. (2016). Enfermedad de Ledderhose. EMC-Podología18(1), 1-5.
  • Buller Viqueira, E., Buller Viqueira, E., & Cabello Pulido, J. (2013). Enfermedad de Ledderhose familiar. Revista Clínica de Medicina de Familia6(3), 175-177.
  • EM consulte, enfermedad de Ledderhorse. Recogido a 1 de noviembre en https://www.em-consulte.com/es/article/1026310/enfermedad-de-ledderhose
  • Zubeldia, María José, et al. "Fibromatosis Plantar Bilateral: Enfermedad de Ledderhose." Rev. argent. radiol (2019): 56-58.
  • Franco, Javier Peña, and Aurora Castro-Méndez. "La enfermedad de Ledderhose." Podología clínica 19.4 (2018): 92-98.