¿Cuáles son 4 de las enfermedades infecciosas más frecuentes?

Las enfermedades infecciosas son frecuentes. Aunque cuatro de ellas son las más comunes, existen diversos trastornos causados por virus, bacterias y hongos que afectan al ser humano.
¿Cuáles son 4 de las enfermedades infecciosas más frecuentes?
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto.

Escrito por Equipo Editorial

Última actualización: 01 diciembre, 2022

Las enfermedades infecciosas son aquellas que se desarrollan por microorganismos patógenos, como los virus, las bacterias, los hongos o los parásitos. Estas patologías se transmiten de forma directa, o indirectamente, de una persona a otra. Dentro de las enfermedades infecciosas más frecuentes podemos nombrar, por ejemplo, a la neumonía y la tuberculosis.

Este tipo de patologías se caracterizan porque suelen compartir las mismas etapas: periodo de incubación, desarrollo y convalecencia. Estas tres etapas engloban desde el contagio de la enfermedad hasta la recuperación de la infección.

A lo largo del artículo explicaremos algunas de las enfermedades infecciosas más frecuentes que se desarrollan en todo el mundo.

1. Neumonía

Se trata de una enfermedad bacteriana causada principalmente por Streptococcus pneumoniae. En un principio, la neumonía afecta al parénquima pulmonar, específicamente los alveolos, los cuales se inflaman y se llenan de líquido o pus. Sin embargo, cuando la patología avanza hacia sus estadios más graves, puede diseminarse desde el pulmón a la sangre.

Algunos estudios afirman que esta patología causa la hospitalización de más de 1,5 millones de personas al año en países como Estados Unidos. Los síntomas de la neumonía pueden variar dependiendo de la edad de la persona afectada y del agente causal. En la mayoría de los casos las manifestaciones clínicas incluyen las siguientes:

  • Dolor en el pecho al respirar o toser.
  • Tos con flema.
  • Fiebre, escalofríos y sudoración.
  • Dificultad para respirar.
  • Desorientación y temperatura baja en mayores de 65 años.
  • Vómitos y alteraciones en la consciencia en niños pequeños.

Para el tratamiento de esta enfermedad, el médico suele indicar el uso de fármacos antibióticos. La pauta de administración se adaptará en función de las características del paciente, así como las de la enfermedad. No todas las neumonías se desarrollan de la misma manera.



2. Tuberculosis

Se trata de otra de las enfermedades infecciosas más frecuentes a nivel mundial. En concreto, es una de las diez causas principales de muerte en el mundo, afectando en el 2018 a 10 millones de personas, de las cuales 1,5 millones fallecieron, según los datos proporcionados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La tuberculosis se transmite por el aire y la persona infectada puede desarrollar síntomas o puede no hacerlo. De todas las personas infectadas, solamente un 10 % son sintomáticas. Entre los signos más comunes podemos mencionar los siguientes:

  • Malestar general.
  • Estado febril.
  • Tos y expectoración.
  • Sudor excesivo.

La bacteria causante de esta enfermedad –Mycobacterium tuberculosis- se ha vuelto muy resistente a los tratamientos convencionales y este hecho ha supuesto una crisis de salud pública, así como una amenaza a la seguridad sanitaria. A pesar de estos datos tan negativos, es cierto que cada año se consigue reducir un 2 %, aproximadamente, la incidencia de esta enfermedad.

La neumonía y las tuberculosis son dos de las enfermedades infecciosas más frecuentes

3. Hepatitis A

Además de la neumonía y de la tuberculosis, la hepatitis A también es otra de las enfermedades infecciosas más frecuentes que debemos mencionar. A diferencia de las dos anteriores, la hepatitis A no está causada por una bacteria, sino que es un virus el responsable de la infección.

Se trata de una enfermedad que se transmite a través del agua o de los alimentos que están en malas condiciones y se encuentran contaminados por heces de una persona que está infectada por el virus. La infección está muy asociada al saneamiento deficiente, la mala higiene personal y el sexo bucoanal. Por esta razón, la prevalencia aumenta en aquellos países en los que las medidas de higiene son deficitarias.

La hepatitis A es una de las infecciones virales más frecuentes a nivel mundial. Una publicación de la revista Hepatology International establece que la enfermedad afectó a 158,94 millones de personas en 2019. El trastorno afecta, tal como su nombre lo indica, al hígado. Los síntomas son los siguientes:

  • Vómitos y diarrea.
  • Ictericia: color amarillento de piel y mucosas.
  • Coluria: coloración oscura de la orina.
  • Dolor abdominal.
  • Picazón intensa.
  • Pérdida del apetito.
  • Heces color gris o arcilla.

Por fortuna, el cuerpo es capaz de eliminar al virus de la hepatitis A sin mayores problemas. Incluso, la mayoría de las personas se curan por sí solas al cabo de 6 meses. De esta manera, el tratamiento está orientado a prevenir las complicaciones, por lo que el descanso y la hidratación adecuada son fundamentales.

hepatitis
La hepatitis A tiene como síntoma principal a la diarrea con vómitos. A veces hay coloración amarillenta de la piel, pero no siempre.

4. VIH (virus de la inmunodeficiencia humana)

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) sigue siendo una de las enfermedades infecciosas más frecuentes, constituyendo uno de los mayores problemas de salud pública. Ha acabado con la vida de más de 40 millones de personas. Se calcula que en 2021 había aproximadamente unas 38,4 millones de personas diagnosticadas con VIH según la OMS.

Sin embargo, gracias a los avances en el tratamiento, así como el uso de eficaces medidas de prevención, se ha transformado más en una patología crónica que en una infección aguda. De este modo, los pacientes pueden vivir con la enfermedad sin que se afecte tanto su calidad de vida.

El mayor peligro de la infección por VIH es que la patología cursa de forma asintomática en la mayoría de los casos. Algunas personas pueden presentar síntomas similares a la gripe al cabo de 2 o 4 semanas después de la infección, los cuales se resuelven por sí solos.

Con el pasar de los años, el virus se seguirá multiplicando en el organismo y disminuirá el número de unos glóbulos blancos llamados linfocitos. Todo esto hace que las personas entren en un estado de inmunodeficiencia, pasando a la fase más grave de la enfermedad conocida como Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA).

El SIDA hace que las personas sean más propensas a sufrir infecciones por bacterias denominadas oportunistas o cánceres raros. El diagnóstico se realiza en esta etapa en la mayoría de los casos, por ello resulta importante realizarse chequeos frecuentes, sobre todo si se tienen múltiples parejas sexuales.



La prevención de las enfermedades infecciosas

Aunque hayamos mencionado 4 de las enfermedades infecciosas más frecuentes en la población mundial, no significa que sean las únicas o las más peligrosas. Existen otras, como la malaria, el dengue o la meningitis, que acaban con la vida de millones de personas.

Tal y como mencionamos al principio, una buena higiene es fundamental para la prevención de algunas de estas enfermedades. También cuenta el hecho de la consulta rápida y oportuna, para tratar a tiempo lo que puede solucionarse. Los avances médicos son un aliento, sin embargo, las infecciones también avanzan a través de la resistencia a los medicamentos.

Te podría interesar...
¿Cuántos tipos de meningitis hay?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cuántos tipos de meningitis hay?

Los tipos de meningitis son variados porque es una patología complicada que puede tener diferentes causas. No siempre se tiene le diagnóstico al in...



  • Ramirez J, Wiemken T, Peyrani P, Arnold F et al. Adults Hospitalized With Pneumonia in the United States: Incidence, Epidemiology, and Mortality. Clin Infect Dis. 2017 Nov 13;65(11):1806-1812.
  • Cao G, Jing W, Liu J, Liu M. The global trends and regional differences in incidence and mortality of hepatitis A from 1990 to 2019 and implications for its prevention. Hepatol Int. 2021 Oct;15(5):1068-1082.
  • Cortés J. Cambios significativos en el manejo y control del HIV/sida. Biomedica. 2019;39:5–9.
  • Organización Mundial de la Salud. Tuberculosis. 2021. Disponible en: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/tuberculosis.
  • Organización Mundial de la Salud. Infección por el VIH. 2022. Disponible en: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/hiv-aids.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.