7 enseñanzas de El Principito para ser mejor persona

Las páginas de El Principito te pueden enseñar más de lo que crees. Te presentamos 7 aprendizajes que puedes aplicar en tu vida diaria.
7 enseñanzas de El Principito para ser mejor persona
Elena Sanz

Revisado y aprobado por la psicóloga Elena Sanz el 08 noviembre, 2021.

Escrito por Josberth Johan Benitez Colmenares, 08 noviembre, 2021

Última actualización: 08 noviembre, 2021

El Principito es una de las obras más exitosas de todos los tiempos. Fue escrita por Antoine de Saint-Exupéry y publicada en 1943. Desde entonces se ha traducido a unos 300 idiomas y ha visto a luz miles de ediciones. El que siga siendo tan popular se debe a la vigencia de sus ideas. Es por esto que hemos preparado las mejores enseñanzas de El Principito para ser mejor persona.

Una lectura atenta de la obra nos permitirá recoger aprendizajes sobre el amor, la amistad, la perseverancia o la felicidad. Algunas de estas son más profundas de lo que imaginamos, e incluso pueden pasar desapercibidas en una lectura rápida. Con base en frases extraídas de la obra, hemos reunido 7 enseñanzas de El Principito sobre la vida.

Las mejores enseñanzas de El Principito

400 millones de lectores en todo el mundo hacen de El Principito una de las obras más exitosas escritas en francés. No es casualidad que sus líneas hayan enamorado a chicos y a grandes, hasta el punto que sus páginas nunca pasan de moda.



Si el libro solo estuviera compuesto por una buena historia, hubiese quedado en el olvido hace mucho tiempo, o en todo caso no sería tan popular. Para sintetizar algunas ideas contenidas en él, te presentamos las mejores enseñanzas de El Principito.

1. No te obsesiones con los números

Un aprendizaje que encontramos en un par de ocasiones en la obra. Transcribimos dos de ellas para que las puedas recordar antes de comentarlas:

“A los adultos les gustan mucho los números. Cuando les presentas un nuevo amigo nunca te hacen el tipo de preguntas que deberían hacerte como: ¿Qué tipo de voz tiene? ¿Cuáles son sus juegos favoritos? ¿Colecciona mariposas? En cambio, preguntan cosas como: ¿Qué edad tiene? ¿Cuánto dinero gana su padre?”

“Los hombres de tu planeta cultivan cinco mil rosas en un mismo jardín y no encuentran lo que buscan. Y, sin embargo, lo que buscan bien podrían encontrarlo en una sola rosa”

La metáfora que se oculta detrás de estas ideas es evitar la codicia. La codicia es el deseo desmesurado por poseer muchas cosas en tu vida. Dinero, amigos, amor y bienes, por ejemplo. Si solo te concentras en los números, jamás será suficiente para ti. Un solo amigo puede darte tanto o más que mil, de manera que los números no son importantes.

2. Juzga por las acciones, no por las palabras

Las enseñanzas de El Principito incluyen la valoración de los hechos
Las personas se miden por lo que hacen, no tanto por lo que piensan o dicen. De hecho, una de las enseñanzas de El Principito consiste en valorar los hechos sobre las promesas.

Una de las enseñanzas de El Principito que puedes aplicar hacia los demás, pero también hacia ti mismo. Veamos cuáles son las palabras exactas en la obra:

“¡No supe comprender nada entonces! Debí juzgarla por sus actos y no por sus palabras. ¡La flor perfumaba e iluminaba mi vida y jamás debí huir de allí!”

Sin importar cuántas veces lo hemos escuchado, nunca terminamos por aplicar este consejo. Al margen de las palabras y de las promesas, las acciones son aquello a lo que debemos dar importancia. Una promesa son palabras vacías si esta no se complementa con la acción. Una expresión de amor carece de sentido cuando no se demuestra.



3. Reconéctate con tu capacidad de asombro

Una capacidad que además se asocia con tu esencia infantil. En la obra encontramos decenas de críticas a la vida y al pensamiento adulto, ya que esta se ha desconectado por completo de la capacidad de asombrarse:

“Las personas mayores nunca pueden comprender algo por sí solas y es muy aburrido para los niños tener que darles una y otra vez explicaciones”

“Todos los adultos fueron una vez niños, pero solo unos pocos lo recuerdan”

Solo te puedes asombrar cuando miras las cosas desde los ojos de un niño. Así cada experiencia nueva de vida te parecerá divertida, alegre y maravillosa. Cuando lo haces desde el prisma de un adulto, las cosas te parecen aburridas. Basta con analizar la emoción de un niño al enfrentar un nuevo episodio en su vida para descubrir la importancia de esta idea.

4. Mira más allá de la superficie

Puede que sea el mayor aprendizaje de El Principito, o al menos uno de los que se repite con mayor frecuencia. También es el más popular, ya que se ha convertido en el emblema de la obra. Veamos algunos extractos en los que se hace referencia a mirar más allá de la superficie:

“Y ahora aquí está mi secreto, un secreto muy simple: solo con el corazón se puede ver correctamente; lo que es esencial es invisible a los ojos”

“Pero los ojos están ciegos. Hay que mirar con el corazón”

¿Acaso puedes ver la amistad? ¿Y el amor? ¿Qué nos dice sobre el respecto, la solidaridad o la bondad? No puedes tocar todos estos elementos, y no por ello implica que no existan. Ver más allá de lo que tienes frente a ti es otra de las grandes enseñanzas de El Principito.

5. Aprende a juzgarte a ti mismo

Es muy fácil señalar los defectos de los demás, no tanto cuando aplicamos este ejercicio hacia nosotros mismos. Esta idea se manifiesta en la obra en líneas como la siguiente:

“Es mucho más difícil juzgarse a sí mismo que juzgar a los demás. Si logras juzgarte bien a ti mismo eres un verdadero sabio”

Antes de señalar, exponer o criticar una acción, un defecto o las palabras de los demás conviene que hagas un ejercicio de introspección. Encontrarás que muchas de las cosas que desapruebas también las haces o las has hecho en tu vida. Y darte cuenta de esto es bueno, solo así puedes corregirlas y establecer límites al momento de juzgar.

6. Cuida y aprecia las cosas que tienes

Las enseñanzas de El Principito incluyen la valoración de las relaciones existentes
Desde los bienes materiales hasta las relaciones interpersonales, con El Principito reflexionamos sobre la importancia de darle valor a lo que ya poseemos.

Como ya hemos señalado en otras reflexiones sobre las enseñanzas de El Principito, nuestra sociedad está construida para desear más. Olvidamos en el proceso cuidar, valorar y atesorar lo que ya tenemos. Esto se nos recuerda en las siguientes ideas:

“Te vuelves responsable de lo que has domesticado”

“No era más que un zorro semejante a cien mil otros. Pero yo lo hice mi amigo y ahora es único en el mundo”

En el momento en que aprecies lo que ya tienes, descubres que la vida no consiste en sumar y sumar sin detenerse. Entiendes que muchas de las cosas que hoy tienes eran tu anhelo hace mucho tiempo. Esto aplica tanto para las personas que te rodean, tus logros y por supuesto tus bienes materiales.

7. Dejar ir a las personas es una forma de amar

La idea de soltar, de desprenderse, de dejar ir a los demás es otra de las constantes en la obra. Al igual que en las reflexiones anteriores, te dejamos con un pasaje en el que se sintetiza este principio:

“Amar es desear lo mejor para el otro, aun cuando tenga motivaciones muy distintas. Amar es permitir que seas feliz, aun cuando tu camino sea diferente al mío. Es un sentimiento desinteresado que nace en un donarse, es darse por completo desde el corazón. Por eso el amor nunca será causa del sufrimiento”

El amor solo puede causar placer, nunca sufrimiento. Lo que causa sufrimiento son los celos, el apego patológico o la dependencia; elementos que se desarrollan por una gestión inadecuada, incorrecta o malinterpretada del amor.

Como puedes ver, el que se conozca mundialmente a El Principio como una obra para niños es algo que se debe matizar. Te hemos presentado solo 7 enseñanzas, aunque en sus páginas encuentras decenas más. No dejes de releer la obra de nuevo para aplicar todas estas en tu vida.

Te podría interesar...
4 enseñanzas que el budismo nos ofrece sobre el amor
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
4 enseñanzas que el budismo nos ofrece sobre el amor

Te enseñamos 4 enseñanzas que el budismo nos ofrece sobre el amor, ahí donde el respeto, el cariño y la libertad son siempre esenciales.