Entomofagia: conoce los principales insectos comestibles

La entomofagia es una práctica poco aceptada, pero hay gente que disfruta comiendo insectos. Te decimos cómo prepararlos y cuáles son los más relevantes.
Entomofagia: conoce los principales insectos comestibles
Maria Patricia Pinero Corredor

Escrito y verificado por la nutricionista Maria Patricia Pinero Corredor el 31 diciembre, 2020.

Última actualización: 31 diciembre, 2020

Los insectos representan el grupo animal más numeroso y de mayor distribución en el planeta. De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la entomofagia o alimentación con insectos es ancestral para países de Asia, África y América Latina.

Por otro lado, el incremento en la población a nivel mundial generó grandes desafíos sobre seguridad alimentaria. En la actualidad, la demanda en alimentos es cada vez mayor para saciar el hambre y reducir la desnutrición. Según lo refiere Patel, el consumo de la clase Insecta se presenta como una alternativa a corto plazo.

Los insectos aportan hasta un 80 % de proteínas cuando se preparan horneados, fritos o tostados. Además, son los únicos alimentos de origen animal que contienen fibra. Así las cosas, ¿te animas a saber más sobre los principales insectos comestibles en el mundo?

¿Por qué comer insectos?

Existen varias razones que justifican la entomofagia como parte de la dieta habitual de la población general. Revisemos cuáles son.

Abastecimiento seguro

La FAO  y la Unión Europea (UE) aseguran que la entomofagia es una solución favorable para satisfacer la alta demanda de alimentos a nivel mundial. Pulido y otros investigadores señalan en la revista Avances en Investigación Agropecuaria que los insectos representan la mayor cantidad de masa estimada como grupo biológico sobre la tierra. Además, se reproducen rápidamente y están en todos los ambientes, con más de 1 000 000 de especies registradas.

Atributos nutricionales

Son muchos los nutrientes que aportan los insectos. Destaca, por ejemplo, la riqueza en proteína, que gracias a sus cortos ciclos de vida se sintetiza de manera rápida. El resto de los nutrientes dependen de la especie. En general, los más consumidos tienen atributos nutricionales mayores a otras fuentes alimenticias, como cerdo, aves y ganado vacuno.

Perspectivas de desarrollo

La FAO estableció algunos programas, como el de Insectos Comestibles para la Sostenibilidad de Alimentos Seguros en el Mundo. Se estima que para el 2050 habrán 9000 millones de personas habitando el planeta, por lo que hay que duplicar la producción de alimentos. En la actualidad, 1 de cada 3 habitantes del mundo consumen insectos en su dieta.

Insectos para comer en una bandeja.
El problema de la aceptación de los insectos por parte de los consumidores es el principal obstáculo para su implementación generalizada.

Sostenibilidad de la entomofagia

Uno de los aspectos más importantes de la entomofagia es la sostenibilidad respecto a la ganadería tradicional. Los insectos, por ejemplo, pueden ser criados en una mayor densidad de suelo. Según Dzamba, se pueden producir 64 kilogramos de insectos por metro cúbico, frente a 0,13 kilogramos por metro cuadrado de vacuno.

Los insectos pueden ser alimentados con desechos vegetales de la dieta humana o plantas no aprovechadas por el hombre. Además, son más eficientes para convertir comida en masa corporal, siendo 12 veces mayor la cantidad de alimento neto que produce un insecto en relación a la que produce el ganado.

¿En dónde es usual la entomofagia?

Las 2100 especies de insectos que se consumen se encuentran distribuidos en regiones tropicales y subtropicales del mundo. Los principales lugares donde el insecto es el plato del día son Asia, África y América Latina. En los Estados Unidos comienzan a aparecer restaurantes para la degustación de insectos y en la Unión Europea es un mercado muy incipiente.

China, Japón y México son los 3 países que practican la entomofagia en mayor proporción. En México existen más de 600 especies de insectos que forman parte de la cultura gastronómica de este país. Mientras que en África se consumen 470 especies y en China 324.

Principales insectos comestibles

Los insectos que principalmente se consumen en el mundo aparecen en siguiente tabla. Los más consumidos son los escarabajos y la oruga. Las libélulas, termitas y moscas son los que menos se comen.

Especie Nombre común % de consumo
Coleópteros Escarabajo 31
Lepidópteros Orugas 18
Himenópteros Abejas, avispas y hormigas 14
Ortópteros Saltamontes, langostas y grillos 13
Hemípteros Fulgoromorfos, salta hojas, cochinillas y chinches 10
Isópteros Termitas 3
Odonatos Libélulas 3
Dípteros Moscas 2
Otros órdenes Otros 5

Algunos insectos en la gastronomía mundial

Existen cientos de técnicas culinarias, libros de cocina, recetas online y restaurantes especializados en insectos. El chef David Gordon escribió el bestseller “Eat-a-Bug Cookbook” con diferentes preparaciones de insectos alrededor del mundo. Algunos que forman parte de recetas interesantes son los siguientes:

  • Grillo tailandés: se come como un aperitivo y es un verdadero manjar en Tailandia.
  • Gusano del agave en México: se prepara a la brasa o frito y se acompaña con algunos condimentos o salsas picantes.
  • Cigarras africanas: con un sabor similar a la almendra, suelen consumirse tostadas.
  • Hormigas culonas de Colombia: se usan como un rico aperitivo y tienen un sabor parecido al maní.
  • Chapulines de México: tienen un sabor muy atractivo, similar al chicharrón, y se consumen guisados o tostados acompañados de diversas salsas.
  • Suri peruano: los indígenas del Amazonas la comen directamente del árbol o asada.
  • Siqui sapa peruana: estas hormigas con gran abdomen tienen una preparación un poco rigurosa. Primero se limpian y se asan hasta que queden totalmente libres de humedad. Luego se fríen con sal y manteca.

Beneficios de la entomofagia

Los insectos tienen un contenido proteico mayor a la carne de vacuno, de porcino, a los frijoles y la soja. Contienen aminoácidos esenciales, como la lisina y la leucina, que complementan la dieta basada en cereales de muchos pueblos.

Aportan tanta grasa como la carne de cerdo y los más calóricos son las termitas y las orugas. Señala Quirce, en Cuadernos de Biodiversidad,  que el contenido de colesterol es menor al de la carne tradicional, pero aún se requieren más investigaciones sobre este componente. También tienen más grasa poliinsaturada omega 3 y omega 6.

Los insectos contienen un tipo de fibra llamado quitina. Es un componente ausente en el resto de los alimentos de origen animal. Sus valores se acercan al de los cereales, con casi 10 %. Son buena fuente de vitaminas del complejo B y de minerales como fósforo, magnesio y hierro.

El gusano de seda cubre casi el 200 % de la cantidad diaria recomendada de hierro (18 miligramos%), el 70 % del fósforo (1 %) y 153 % de zinc (15 miligramos%). Las termitas cubren más del 100 % de lo recomendado para magnesio (400 miligramos) y 680 % del cobre (2 miligramos%).

Aporte a la salud

De acuerdo a la FAO, no hay reportes de parasitosis a humanos a través del consumo de insectos, siempre y cuando se respeten las normas de higiene. Además, el consumo de insectos reduce la transmisión de enfermedades zoonóticas, como la gripe aviar y la enfermedad de las vacas locas. Esto impactaría de manera positiva en la salud pública.

La bióloga Georgelin Espinoza también refiere que la entomofagia beneficia el sistema inmune, óseo, nervioso y repara células y tejidos. Además, aumenta la digestibilidad y mejora el tránsito intestinal por el alto contenido de fibra.

Fibra dietaria en la avena.
La fibra de los insectos, que es la quitina, podría equipararse a las contribuciones de varios cereales en el mismo sentido.

Aporte ambiental

Los insectos usan menos agua que el ganado tradicional. Además, emiten menos gases, como el amoniaco, de efecto invernadero. Pueden alimentarse de residuos, estiércol y abono para transformarlos en proteína. Es una forma ecológica de cultivo.

Principales contras de la entomofagia

La principal barrera de la industria de insectos es lograr la aceptabilidad por parte del consumidor. Hoy en día es difícil incluir los insectos como parte de una dieta habitual, sobre todo en la cultura occidental. En un estudio conducido por Hartmann se concluyó que los altos beneficios que aportan los insectos no impactan en quien los consume.

Por ejemplo, las hormigas y cucarachas son ricas en proteínas, pero su sabor es muy rechazado. Aunque se combinen con salsas, curry, chocolate y otros condimentos. Se trabaja en mejorar los sabores y texturas de las preparaciones a base de insectos.

Otras desventajas del uso de insectos como alimento es que algunos producen gas metano, lo que contamina el medio ambiente. También pueden provocar alergias, por lo que hay que estar atentos.

Sin duda alguna que los insectos representan un gran potencial para la alimentación humana. Es por esto que organizaciones  internacionales apoyan su desarrollo como producto para la seguridad alimentaria. Sin embargo, se requiere romper algunas barreras culturales que faciliten su inclusión en la dieta habitual.

Te podría interesar...
Seguridad alimentaria: ¿en qué consiste?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Seguridad alimentaria: ¿en qué consiste?

La seguridad alimentaria se encarga de prevenir las posibles intoxicaciones derivadas de la ingestión de alimentos con microorganismos nocivos.



  • Pulido, V.,  González , C., Tapia, Y., y Celis, X. Insectos: Recursos del pasado que podrían ser una solución nutricional para el futuro. Avances en Investigación Agropecuaria. 2020. 24(2): 81-100.
  • Quirce, C., Filippini, V.,  y Micó, E. La utilización de los insectos en la gastronomía, un taller nutritivo. Cuadernos de Biodiversidad. 2013, 43, 11-21.
  • Halloran y Vantomme. FAO. La contribución de los insectos a la seguridad alimentaria, los medios de vida y el medio ambiente. Basada en el documento Edible insects: future prospects for food and feed security disponible en www.fao.org/forestry/edibleinsects/en 2013.
  • Patel, S., Ansar, H., Rauf, A. Edible insects as innovative foods: Nutritional and functional assessments. Trends in Food Science & Technology. 2019, 86, 352-359