Entrenamiento funcional correctivo: lo que debes saber

El entrenamiento funcional correctivo te ayuda a mejorar la forma en que ejecutas los movimientos. Veamos cómo lo hace y por qué es tan importante.
Entrenamiento funcional correctivo: lo que debes saber
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina el 31 julio, 2021.

Escrito por Josberth Johan Benitez Colmenares, 31 julio, 2021

Última actualización: 31 julio, 2021

El entrenamiento funcional correctivo es una técnica basada en ejercicios que permite identificar y corregir los desequilibrios de movimiento. Utiliza principios de la kinesiología, la anatomía y la biomecánica para mejorar, desde el punto de funcional, la vida cotidiana o las sesiones de entrenamiento de los atletas.

A pesar de su importancia, pocas personas a lo largo de su vida recurren a él para modificar los posibles errores de postura, equilibrio o coordinación que puedan tener. Se hace con la ayuda de un profesional cualificado, el cual elige ejercicios de acuerdo a los problemas que identifica en sus observaciones (el programa es personalizado).

Existen muchas dudas sobre los beneficios de esta modalidad de entrenamiento. También, sobre lo que es exactamente y si de verdad vale la pena seguir un plan de este tipo. En las líneas siguientes, te mostramos todo lo que deberías saber sobre él para que te animes a incluirlo en tu rutina.

Evaluación del movimiento funcional: ¿por qué se realiza?

Ya te hemos hablado en otras instancias sobre el entrenamiento funcional. En resumen, se basa en ejercicios destinados a tener un valor práctico en la vida cotidiana. De esta manera, las personas entrenan su cuerpo, al tiempo que usan lo aprendido en su día a día (subir escaleras, sentarse, agacharse y demás).

Ahora bien, el entrenamiento funcional correctivo utiliza parte de este principio. Consiste en identificar errores de postura, movimiento, equilibrio o coordinación, y corregirlos a través de ejercicios específicos. Se puede realizar por atletas que desean mejorar la técnica en el gimnasio o por personas cuya postura al caminar es descoordinada (por ejemplo).

Existen muchos métodos para valorar el movimiento funcional. Este depende del contexto (si se aplica a un atleta o a una persona normal), aunque el más usado es el test de valoración funcional del movimiento. También conocido como FMS por sus siglas en inglés, se centra en 7 aptitudes.

  1. Sentadilla profunda.
  2. Estocada en línea.
  3. Paso de valla.
  4. Elevación activa de la pierna recta.
  5. Movilidad de hombros.
  6. Estabilidad giratoria cuadrúpeda.
  7. Flexión de estabilidad del tronco.

Cada movimiento se evalúa de acuerdo con una escala de 0 a 3 puntos. Donde 0 se asocia con dolor al ejecutar la prueba y 3 con una ejecución correcta. De acuerdo con la puntuación, el especialista puede determinar la funcionalidad de la técnica o los patrones de movimiento de la personas.

Aunque este test no es el único de su clase, los estudios avalan su aplicación por su alto índice de seguridad. El método se introdujo en el 2006 por Lee Bourton, Gary Cook y Barbara Hoogenboom.

Evaluación del movimiento funcional: ¿por qué se realiza?
El entrenamiento funcional correctivo contribuye a corregir los errores de postura, coordinación, movimiento o equilibrio al realizar distintos tipos de ejercicios.


¿Qué significan los resultados?

El objetivo de este y otros exámenes similares es valorar de manera objetiva los errores funcionales de movimiento. En este caso, el puntaje máximo es de 21, de manera que, de acuerdo con los valores obtenidos, se determinará el grado de inestabilidad, control motor y equilibrio de los participantes.

La importancia de esta prueba radica en que los resultados se obtienen de manera separada. Las escalas del 0 al 3 se aplican por cada uno de los 7 ejercicios. Es posible, por ejemplo, que obtengas buenos resultados en la estabilidad giratoria cuadrúpeda, pero muy malos en la sentadilla profunda.

De esa manera, el entrenador puede diseñar un plan orientado a mejorar la técnica y estabilidad en este movimiento. Así, se lleva a cabo un programa personalizado que persigue logros funcionales objetivos. Mientras más bajo sea tu puntaje, mayores errores se habrán identificado durante su aplicación. La escala completa es la siguiente:

  • 0: dolor al momento de hacer el movimiento.
  • 1: la persona es incapaz de realizar de manera correcta la posición o el movimiento.
  • 2: puede realizar la posición o el movimiento, pero lo debe compensar de algún modo en el proceso.
  • 3: realiza de manera correcta la prueba sin asimetrías o dolor.

De nuevo te advertimos que el FMS es solo una de muchas herramientas disponibles. Los resultados se pueden usar para predecir futuras lesiones y determinar el rendimiento deportivo o práctico, según la evidencia. También como antesala para aplicar un programa de entrenamiento funcional correctivo.

¿Cómo se aplica el entrenamiento funcional correctivo?

Ahora que se han identificado los errores de movimiento o técnica, el especialista puede proceder a aplicar el entrenamiento funcional correctivo. Esto quiere decir que todo programa es personalizado. No puedes usar el de un colega o un amigo, tampoco imitar uno que encuentres por Internet.

Aunque en teoría nada impide que apliques tú mismo el FMS, por regla general un profesional es quien debe orientarlo y determinar la escala de valoración final. El entrenamiento funcional correctivo se aplica, en principio, en dos ejes fundamentales:

  • Liberación miofascial: la liberación miofascial se enfoca en reducir el dolor muscular y mejorar la amplitud de algunos movimientos. Consiste en aplicar presión en la fascia, el tejido conectivo de las estructuras musculares.
  • Músculos hipoactivos: los músculos hipoactivos son aquellos que se encuentran tensos, rígidos, débiles o no se activan durante el movimiento. Si se entrenan las personas pueden mejorar su técnica de ejecución.

Por supuesto, existen otros ejes que forman parte del entrenamiento funcional correctivo, aunque los dos reseñados  siempre hacen acto de presencia.  Si se trata de una persona que no hace ejercicio, por ejemplo, en plan se enfocará en movimientos funcionales. Si es un atleta se trasladarán al modo en que realiza los ejercicios.

¿Cómo se aplica el entrenamiento funcional correctivo?
El entrenamiento funcional correctivo es personalizado. Por ello, previamente se realiza un test de valoración funcional del movimiento.

Algunos ejercicios y sus características

Existen muchos ejercicios para el entrenamiento funcional correctivo. Ya te hemos aclatado que estos se aplican de manera personalizada. Por lo tanto, lo que apuntamos a continuación es solo un ejemplo. Tendremos como punto de partida los dos ejes mencionados en el apartado anterior.

Ejercicios de liberación miofascial

Existen muchos ejercicios de este tipo, aunque uno de los más usados es el foam roller. Esta técnica utiliza tu propio peso con ayuda de un rodillo especial para aplicar presión en puntos específicos de tus fascias. Se puede utilizar en todo el cuerpo, aunque es más práctica en la zona inferior. Las áreas que más se benefician son las siguientes:

  • Pantorrillas.
  • Glúteos.
  • Isquiotibiales.
  • Abductores.
  • Cuádriceps.
  • Banda iliotibial.

Otras de las opciones disponibles son los masajes o utilizar cualquier otra herramienta para aplicar presión (como pelotas, por ejemplo). La elección la hace el especialista de acuerdo con los criterios que ha observado al aplicar la prueba.

Ejercicios para músculos hipoactivos

Con frecuencia se cree que el entrenamiento funcional correctivo no utiliza sesiones de ejercicio de levantamiento de pesas. Nada más lejos de realidad. Si el problema radica en grupos musculares débiles o inactivos, no hay mejor forma que fortalecerlos que a través de sesiones en el gimnasio.

No es necesario que se utilice mucho peso para ello. Este se graduará con base en los objetivos y las capacidades del paciente. También se pueden utilizar ejercicios diseñados exclusivamente para mejorar la técnica. Enseñar como hacer una sentadilla de manera correcta, por ejemplo, es útil para progresar en el entrenamiento de piernas o para sentarse de manera funcional.

¿Cuál es el objetivo del entrenamiento funcional correctivo?

El objetivo de una programa funcional correctivo es mejorar la técnica, la postura y el equilibrio de sus participantes. No está diseñado solo para los atletas que desean aprender cómo hacer peso muerto, sujetar la barra o aumentar la carga en sus repeticiones.

También lo pueden hacer aquellos que han tenido un trauma y se están recuperado, pacientes con enfermedades musculoesqueléticas (como esclerosis múltiple), personas obesas, adultos mayores que han perdido su masa muscular o, simplemente, quienes creen que tienen problemas de coordinación al hacer los movimientos.

No existe límite de edad para su práctica, ya que cada sesión se ajusta en intensidad y objetivos. Incluso, quienes creen que no la necesitan deberían hacer alguna vez un test de valoración de movimiento. Algunos dolores de espalda, de cuello, lesiones musculares recurrentes o caídas se pueden corregir con ayuda de estos entrenamientos.



¿Quién está a cargo del entrenamiento funcional correctivo?

Los profesionales que dirigen el entrenamiento funcional correctivo están capacitados para detectar y corregir anomalías en los movimientos. Pueden ser, en este sentido, fisioterapeutas, quiroprácticos, masajistas, entrenadores fitness, entrenadores personales, médicos deportivos, entre otros.

No todos los profesionales de estas disciplinas están cualificados para diseñar un programa de este tipo, solo aquellos que se han formado para ello. En todo caso, puedes recurrir a estos para indagar sobre la posibilidad de iniciar un plan acorde con tus metas.

Para finalizar, te incentivamos a probar con estos programas que reportan beneficios en varios aspectos de tu vida. Elimina los prejuicios antes de enlistarte en uno y sigue las recomendaciones que el entrenador te sugiere a lo largo de las semanas.

Te podría interesar...
Entrenamiento clúster: ¿en qué consiste?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Entrenamiento clúster: ¿en qué consiste?

El entrenamiento clúster es el mejor método para conseguir aumentar tu potencia, velocidad e hipertrofia. Descubre qué es y cómo se practica.



  • Cook G, Burton L, Hoogenboom BJ, Voight M. Functional movement screening: the use of fundamental movements as an assessment of function - part 1. Int J Sports Phys Ther. 2014;9(3):396-409.
  • Parchmann CJ, McBride JM. Relationship between functional movement screen and athletic performance. J Strength Cond Res. 2011 Dec;25(12):3378-84.
  • Teyhen DS, Shaffer SW, Lorenson CL, Halfpap JP, Donofry DF, Walker MJ, Dugan JL, Childs JD. The Functional Movement Screen: a reliability study. J Orthop Sports Phys Ther. 2012 Jun;42(6):530-40.
  • Bagherian S, Rahnama N, Wikstrom EA. Corrective Exercises Improve Movement Efficiency and Sensorimotor Function but Not Fatigue Sensitivity in Chronic Ankle Instability Patients: A Randomized Controlled Trial. Clin J Sport Med. 2019 May;29(3):193-202. doi: 10.1097/JSM.0000000000000511. PMID: 31033612.