Epileptólogo: ¿cuándo debes solicitar una consulta?

El hecho de que existan médicos epileptólogos hace posible que las personas que sufren esta enfermedad tengan un tratamiento más específico.
Epileptólogo: ¿cuándo debes solicitar una consulta?
Leonardo Biolatto

Escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto el 11 Marzo, 2021.

Última actualización: 11 Marzo, 2021

El término epileptólogo se refiere al médico que se ha especializado concretamente en el trastorno de la epilepsia. Es en realidad un profesional que primero se especializó en neurología. Esta es la especialidad que estudia los trastornos del sistema nervioso.​

La epilepsia es uno de los trastornos neurológicos más frecuentes. Afecta a personas de todas las edades y se estima que su incidencia en el mundo es de 50 millones de personas. Antiguamente, las personas que sufrían esta enfermedad eran rechazadas. Se creía que las convulsiones eran fruto de una posesión espiritual.

Hoy en día, el riesgo de muerte prematura en los pacientes con epilepsia es tres veces mayor que en la población sana. El epileptólogo conoce ampliamente la patología y los medicamentos antiepilépticos. Además, se centra en investigar otros tratamientos posibles para esta enfermedad.

Por su importancia, en este artículo te explicamos todo lo que debes saber sobre esta patología y cuándo debes acudir al epileptólogo.

¿En qué consiste la epilepsia?

Las neuronas y los neurotransmisores.
Las conexiones neuronales son plásticas y cambian cuando hay interacción con otras personas.

La epilepsia es un trastorno neurológico en el que se altera la actividad cerebral. Algunas células cerebrales producen descargas eléctricas excesivas, que son las que provocan las convulsiones. Esto puede producirse en diferentes partes del cerebro.

La frecuencia de los ataques epilépticos también varía. Pueden darse casos en los que la persona sufre varios ataques al día y otros en los que estos episodios ocurren una o dos veces al año. Asimismo, pueden ser tanto episodios muy breves de ausencia, como convulsiones generalizadas, y graves.

Todas las características de los ataques dependen de la parte del cerebro que se altere. Por ejemplo, es muy típico que la parte afectada sea el lóbulo temporal. En estos casos, el síntoma principal suele ser la pérdida de conocimiento.

Cualquier persona puede desarrollar esta enfermedad. Afecta por igual a hombres y a mujeres. De hecho, puede aparecer a cualquier edad. No obstante, es más frecuente en edades extremas de la vida, es decir, en niños y ancianos.

Niño con ataque epiléptico

Como hemos mencionado antes, la epilepsia es una enfermedad que durante siglos ha sido muy estigmatizante para quien la sufría. A lo largo de toda la historia, las personas que la padecían eran tratadas como si estuvieran poseídas por el diablo. De hecho, se pensaba que era algo contagioso. El resultado era que todas ellas acababan siendo rechazadas por la sociedad.

Actualmente, se ha demostrado que esta patología puede afectar a cualquiera, sin importar la raza ni la clase social. No obstante, cuando se dice la palabra epilepsia, seguimos imaginando que se trata de alguien que está sufriendo convulsiones y está inconsciente. Pero esto no es así, las crisis convulsivas se pueden manifestar de numerosas maneras.

Esta es una de las razones por las que el epileptólogo es un especialista necesario en la neurología: conocen bien todo el abanico de síntomas que pueden aparecer. Por otra parte, el hecho de que existan epileptólogos demuestra que esta enfermedad es más frecuente de lo que se pensaba. También ayuda a que, poco a poco, se vayan desmoronando todas esas creencias antiguas.

Un epileptólogo hace posible que paulatinamente este trastorno deje de ser algo tan discriminativo. Además, se encargan de estudiar a fondo esta situación y, gracias a ellos, el diagnóstico y el tratamiento es cada vez más efectivo.

El trabajo del epileptólogo es claro, pero ¿cuándo debemos acudir a él? Para saberlo, primero debes conocer cuáles son los síntomas más comunes de la epilepsia.

La adherencia terapéutica es positiva.
Una baja adherencia terapéutica conduce a un fracaso del tratamiento y una peor salud.

Ya hemos mencionado que los síntomas varían según la zona afectada y el tipo de convulsión. Lo normal es que la persona sufra de la misma manera en todos los ataques. Sin embargo, serán diferentes a los de otro paciente. Los síntomas más comunes son los siguientes:

  • Pérdida de conciencia.
  • Contracciones involuntarias de brazos y piernas.

En algunas ocasiones, el ataque epiléptico consiste en convulsiones generalizadas que impiden que se pueda respirar adecuadamente. Esta es una situación urgente que debe ser estudiada por el epileptólogo, por ejemplo.

En conclusión, el epileptólogo es el neurólogo especializado en epilepsia. Por tanto, es el profesional al que debes acudir si crees que has sufrido algún tipo de ataque, o si ya has sido diagnosticado de esta enfermedad. Su papel es ayudar a las personas con esta patología a encontrar el mejor tratamiento y mantener la mejor calidad de vida posible.

Te podría interesar...
Distintas opciones para el tratamiento de la epilepsia
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Distintas opciones para el tratamiento de la epilepsia

El tratamiento de la epilepsia se clasifica dependiendo del objetivo que se quiera conseguir y del tipo de epilepsia que sufra el paciente.