Eritema multiforme: síntomas y causas

24 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
El eritema multiforme es una enfermedad inmunológica. Es más común entre las personas adultas jóvenes que en el resto de la población y no se conocen bien sus causas. ¿Cómo se manifiesta? ¡Descúbrelo!

También llamado eritema polimorfo, el eritema multiforme es una de las tantas patologías autoinmunes que afectan al ser humano. Se caracteriza por lesiones en la piel que aparecen y desaparecen de manera recurrente.

Tiene variadas formas de presentación, pero podemos resumirlas en dos: la forma menor y la mayor. Entre las primeras no hay entidades clínicas específicas, aunque sí entre las mayores, contándose, por ejemplo, el síndrome de Stevens-Johnson.

El eritema multiforme puede aparecer a cualquier edad, pero resulta más habitual entre personas con 20 o 30 años. En los niños es una patología rara, que casi nunca se detecta. En términos numéricos, la incidencia es de unos cinco pacientes nuevos al año por cada millón de habitantes.

Síntomas del eritema multiforme

El padecimiento del eritema multiforme se concentra en la piel. Este resulta ser el órgano más afectado por la enfermedad, con lesiones que se distribuyen en la parte externa y en las mucosas internas.

La lesión característica es un eritema que puede ampollarse. Ya dentro de la clasificación de las ampollas hay variedad, puesto que algunos pacientes tienen bullas y otros poseen vesículas.

El eritema en sí es una coloración que tiende al rojo, en forma de escarapela, con círculos concéntricos. Cuando se habló de la enfermedad por primera vez, a mediados de los años 1800, los médicos notaban que las escarapelas aparecían de manera simétrica, a cada lado del cuerpo.

Síntomas del eritema multiforme
En las mucosas, el eritema multiforme genera llagas o aftas bucales.

Sigue leyendo: Eritema solar: recomendaciones y cuidados

Forma menor del eritema multiforme

La presentación más leve del eritema multiforme cursa con las lesiones en forma de escarapela pequeña. No suelen superar los 3 milímetros de diámetro y el borde es fino y bien delimitado. La limitación del área afectada ronda el 10 % de toda la superficie corporal.

Las ampollas están a veces, no siempre. Cuando se encuentran activas en la forma menor, tienden a colocarse en el centro de la escarapela. Como bien lo describieron los médicos clásicos, el eritema multiforme menor es simétrico.

La lesión que aparece en un miembro superior se manifiesta en espejo en el otro miembro del lado opuesto. Lo mismo sucede en el rostro. Las escarapelas pueden localizarse dentro de la boca, por ejemplo, invadiendo las mucosas. Si hay ampollas en esta región húmeda, lo habitual es que sean similares a las llagas o aftas.

Eritema multiforme de forma mayor

Esta presentación de la patología es más grave y con muchos más síntomas que la menor. Aunque desaparecen transcurridas 2 o 3 semanas desde el inicio, los brotes son impredecibles.

En la piel, los síntomas se asemejan a la forma menor, con un diámetro mayor de las escarapelas y más compromiso de superficie corporal. Lo característico es que las mucosas sufren en demasía.

La boca es la zona que orienta el diagnóstico. La lengua y la región interna de los carrillos se cubren de manchas y ampollas cubiertas por encima con una capa delgada de fibrina, color amarillo o blanco, fácil de desprender. Al salirse la capa, la lesión queda expuesta, lo que acarrea dolor al comer o tomar líquidos.

Causas y origen

Se desconoce la etiología de la enfermedad. Se sabe que es una patología autoinmune, pero no está claro cómo reacciona el cuerpo y ante qué lo hace. Al tratarse de autoinmunidad, se asume que un antígeno es el que gatilla la formación de las lesiones.

Los investigadores coinciden, en su mayoría, en la teoría de la respuesta viral. Es decir, que el paciente tiene una susceptibilidad aumentada a ciertos microorganismos, por lo general virus, y el sistema inmunitario reacciona de sobremanera.

Los virus apuntados como culpables son el del herpes simple, el coxsackie, los adenovirus e influenza. No obstante, las bacterias no se descartan tampoco; por eso, pueden ser disparadores el Mycoplasma pneumoniae y el Streptococcus beta-hemolítico.

Para otro grupo de investigadores, el eritema multiforme responde a los inmunocomplejos, lo que abriría la puerta a que el origen fuese metabólico, y no infeccioso. Una alteración del metabolismo celular estimularía glóbulos blancos que atacarían la epidermis, por efecto de un medicamento, por ejemplo.

Causas del eritema
Las manchas del eritema suelen ser en espejo, simétricas

Descubre más: 6 enfermedades autoinmunes

Posibles tratamientos

Las formas leves del eritema multiforme se abordan tratando los síntomas. Se intenta calmar el dolor y las molestias con analgésicos. Algunos médicos prescriben corticoides para ello, pero hay discusión al respecto de su utilidad.

Los fármacos antivirales son una opción. El aciclovir, por ejemplo, empleado en el herpes, sería efectivo si el desencadenante es este virus. Lo mismo con los medicamentos para la influenza.

En las formas más graves y generalizadas el abordaje no es tan fácil. Los casos con gran afectación corporal pueden conducir a un pronóstico malo y desfavorable si los brotes se repiten con frecuencia. Aquí se requiere de la participación de un equipo multidisciplinario que guíe el protocolo de atención.

  • Hafsi W, Badri T. Erythema Multiforme. [Updated 2019 May 2]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2020 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK470259/
  • Sanchis JM, Bagán JV, Gavaldá C, Murillo J, Diaz JM. Erythema multiforme: diagnosis, clinical manifestations and treatment in a retrospective study of 22 patients. J Oral Pathol Med. 2010;39(10):747-752. doi:10.1111/j.1600-0714.2010.00912.x
  • Roujeau, J-C. "Eritema multiforme." EMC-Dermatología 51.3 (2017): 1-9.
  • Manrique, Anibal, et al. "Eritema multiforme asociado a herpes virus: reporte de caso." Horizonte Médico 16.2 (2016): 77-81.
  • Barrera, Abibzay, et al. "Eritema Multiforme Mayor por Administración de Penicilina." Venezolana de Medicina Interna 34.2 (2018): 80-81.
  • Céspedes, Nancy Téllez, et al. "Experiencia trienal en el tratamiento del eritema multiforme." Medisan 12.4 (2008).
  • Stampien TM, Schwartz RA. Erythema multiforme. Am Fam Physician. 1992;46(4):1171-1176.