7 errores que cometen los padres del siglo XXI

24 Diciembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el psicólogo Bernardo Peña
Criar hijos no es una responsabilidad sencilla, pues las estrategias no se encuentran en un manual. La crianza y la educación de los pequeños viene siendo un arte que se moldea tras cada ensayo y error.

Los padres siempre tratan de educar a los hijos y de hacerlo lo mejor posible. Sin embargo, en ocasiones, pese a hacerlo con la mejor intención, se producen acciones u omisiones que forman parte de algunos los errores que cometen los padres en mayor o menor medida.

A los progenitores siempre les preocupa el bienestar de sus hijos y se preguntan si lo estarán haciendo bien o no. En esta ocasión queremos orientarte al respecto.

La mayoría de los padres aplicamos lo que funcionó en nuestra propia crianza y otros buscan ayuda y consejo en otros padres. Sin embargo, estos esfuerzos parecen no ser suficientes.

Siempre queremos que nuestros hijos sean capaces de desarrollar todo su potencial. Esto no es nada nuevo, pues queremos lo mejor para ellos, pero no siempre terminamos lográndolo. Muy a menudo acabamos haciendo todo lo contrario.

El trabajo de educar no es nada sencillo. Por ello, en las siguientes líneas te ayudaremos a comprender un poco más esta maravillosa experiencia.

Errores que cometen los padres del siglo XXI

Muchos progenitores pretenden que sus hijos tomen decisiones por sí mismos y a la vez esperan que esas decisiones se ajusten a lo que desean. Muchas veces, los errores que cometen los padres bajan la autoestima de los pequeños y afectan su relación con ellos.

Por tanto, si no quieres cometer los errores en los que suelen incurrir los padres del siglo XXI, lo primero que debes hacer es identificarlos.

1. Tratar de vivir a través de los hijos

Padre e hija de compras

Este es uno de los errores más comunes que cometen los padres. No es correcto pretender que tus hijos estudien lo que tú no pudiste o visualizarlos como tu segunda oportunidad.

Debes apoyarlos para que encuentren su propio camino, como señala este estudio publicado en Enseñanza e Investigación en Psicología. Ayúdales a desarrollar sus propios intereses y pasiones. Permíteles explorar en diversas áreas hasta que definan lo que verdaderamente les guste. De esta manera, podrán autodescubrirse.

Visita este artículo: Ayuda a tus hijos a controlar las emociones desde pequeños

2. Sobreprotegerles, uno de los errores que comenten los padres del siglo XXI

Es bueno preocuparse por los hijos, velar por su seguridad y bienestar; pero sobreprotegerles puede convertirles en adultos dependientes e inseguros. Y así lo evidencia este trabajo llevado a cabo por profesionales de la Universidad Técnica de Cotopaxi, Ecuador. Debes suministrar las herramientas que les permitan orientarse y tomar buenas decisiones.

Muchas veces, pasamos por alto que nuestros hijos deben aprender por sí mismos. Por ello, deja que se equivoquen, que caigan y que se levanten. Cada uno debe vivir su propio proceso. Si no permites que tus hijos hagan las cosas a su manera, a pesar de tus orientaciones, les será difícil madurar y afrontar la vida.

3. Hacer tareas que les corresponden a ellos

Niña llorando por el divorcio de sus padres

Otro de los errores que cometen los padres tiene que ver con quitarles responsabilidades. Permite que tus hijos asuman retos y obligaciones y que cumplan con estas en los tiempos establecidos. Puedes ser un tanto flexible en este punto, pero nunca hacer por ellos aquello a lo que se han comprometido.

Es importante que si se equivocan no les reprendas duramente. De los errores se aprende mucho. Errar y hacerse responsables les enseñará a manejar las frustraciones y hacerse independientes.

4. Anteponer el rol de amigo sobre el de padre

La camaradería con tus hijos debe estar presente en tu relación con ellos. Sin embargo, ser amigo de tus hijos puede provocar una excesiva permisividad, porque tú desea contar con su aprobación. En cambio, bajo el rol de padre, debes aceptar que muchas veces tus hijos se enfadarán.

No siempre estarán de acuerdo con las normas y decisiones que tomes y, en la mayoría de los casos, ni siquiera las entenderán. Pero ellos, al llegar a la etapa de la adultez, seguro que te lo agradecerán.

5. Uso indiscriminado del soborno, otro de los errores que comenten los padres

bebé

El soborno es uno de los errores más comunes que cometen los padres hoy en día. “Si te portas bien, te daré el chocolate que te gusta; Si haces tu deberes, te compraré el videojuego que deseas”. ¿Te resulta conocido?

Es probable que en algunas ocasiones te funcione, pero no es una estrategia adecuada para educarlos. Es una manera enfermiza de controlar lo que por otros medios no has logrado.

6. No pasar tiempo de calidad con los hijos

El estrés de la rutina diaria puede fulminar las relaciones familiares con abrumadora rapidez. Debes hacer un hueco para dedicarles tu presencia a tus hijos. Muchas veces los padres incurrimos en el error de no dedicarles tiempo, ni para preguntarles cómo les ha ido en tal o cual actividad.

Más lamentable es cuando ellos intentan un acercamiento para contarnos algo que les preocupa y apenas les prestamos atención. Este error genera distanciamiento afectivo y poca confianza hacia los padres.

¿Quieres conocer más? La importancia de alimentar la creatividad de nuestros hijos

7. Confrontamiento de criterios en la crianza

El confrontamiento entre los progenitores es uno de los errores que comenten los padres.

Ciertamente, el padre y la madre no tienen que pensar exactamente igual. Sin embargo, tener criterios de educación diferentes o contrarios repercute en la formación de los hijos. Si uno de los padres implementa un castigo y el otro lo levanta, el niño se desorientará. De esta manera, los hijos tienen la dura tarea de decidir a cuál de los dos obedecer.

En consecuencia, terminan por perder el respeto por ambos. Por ello, hay que implementar la paternidad en equipo para forjar lazos familiares que perduren en el tiempo.

En definitiva, pretender ser excelentes padres puede ser una carga muy pesada y frustrante. Lo que realmente necesitan los hijos es que sus padres los amen, los guíen y los apoyen en el cumplimiento de sus sueños.

Asimismo, es de vital importancia que los padres alienten a sus hijos en las distintas etapas de su crecimiento. Solo así podrán convertirse en adultos responsables y felices.