Escapo de ajo: nutrición, propiedades y usos en la cocina

El escapo de ajo es un ingrediente versátil y nutritivo. En este espacio te contamos cuáles son sus beneficios y cómo puedes integrarlo en tu dieta.
Escapo de ajo: nutrición, propiedades y usos en la cocina
Maria Patricia Pinero Corredor

Escrito y verificado por la nutricionista Maria Patricia Pinero Corredor.

Última actualización: 27 marzo, 2022

El escapo de ajo es el tallo que se asoma durante el periodo de desarrollo de la planta. En particular, es una estructura que surge del bulbo antes de su maduración. En botánica se conoce como «escapo floral», ya que está desprovisto de hojas y presenta flores.

Si bien suele retirarse del ajo para ayudarlo a madurar y que no pierda su fuerza al crecer, es una interesante opción gastronómica. Se puede incluir en salsas, salteados y hasta guisos. ¿Cuáles son sus principales beneficios? Aquí los detallamos.

Información nutricional del escapo de ajo

Uno de los motivos para aprovechar el escapo de ajo en la culinaria son sus cualidades nutricionales. Se estima que cada taza por 200 gramos contiene lo siguiente:

  • 9 gramos de proteínas.
  • 3 gramos de fibra.
  • 42 gramos de carbohidratos.
  • 42,6 miligramos de vitamina C.
  • 250 miligramos de calcio.
  • 23 miligramos de sodio.
  • 2,3 miligramos de hierro.
Información nutricional del escapo de ajo
El escapo de ajo se puede utilizar en preparaciones con carnes, vegetales, pastas, entre otros.

Beneficios del escapo de ajo

Debido a su contenido de antioxidantes, vitaminas, minerales y demás compuestos nutricionales, el escapo de ajo se asocia con ciertos beneficios para la salud. A continuación, detallamos los más relevantes.

1. Ayuda a prevenir infecciones

El ajo contiene un compuesto llamado alicina, que es una sustancia con cualidades antibióticas, antifúngicas y antiparasitarias. De hecho, es capaz de combatir parásitos como las amebas y el Trypanosoma Cruzi, causante de la enfermedad de Chagas. También ayuda a inhibir los hongos que provocan dificultades respiratorias.

2. Controla los niveles de colesterol

Los compuestos del ajo tienen la capacidad de reducir los niveles séricos totales de colesterol y triglicéridos. Incluso, su ingesta parece ayudar a elevar los niveles de colesterol bueno (HDL) y suprimir la síntesis de colesterol malo (LDL).

El HDL se considera colesterol bueno porque ayuda a eliminar el colesterol en sangre. También se distingue como «colesterol de alta densidad». Por su parte, el LDL es el colesterol de baja densidad y puede acumularse en las arterias. Esto se asocia a una mayor probabilidad de sufrir enfermedades coronarias.



3. Efecto antioxidante

Los compuestos generados por el cuerpo durante las actividades diarias son capaces de estimular la acumulación de radicales libres. Se trata de sustancias que provocan el estrés oxidativo de las células, lo que se asocia con enfermedades y con el envejecimiento prematuro.

Por su concentración de antioxidantes, el escapo de ajo podría ser útil para reducir estos efectos. Las investigaciones sugieren que sus componentes contribuyen a frenar la producción de radicales libres. Incluso, promueve el aumento de un antioxidante llamado superóxido dismutasa, que es producido por las células del organismo.

4. Refuerza el sistema inmunitario

El escapo de ajo contiene grandes cantidades de vitamina C. Este nutriente contribuye a estimular las funciones de los leucocitos. Estos últimos son las células del sistema inmunitario que coadyuvan a combatir las infecciones y otras enfermedades.

Una de sus funciones más importantes es la producción de células Natural Killer, que pertenecen al sistema inmune innato. Se trata del sistema de defensa primario del cuerpo ante sustancias extrañas.

También ayuda en el mantenimiento del tejido y en la formación de la piel y las barreras epiteliales. Con ello, impide el paso de antígenos y microorganismos por el intestino.

5. Reduce la duración del resfriado común

La vitamina C tiene la capacidad de reducir la duración y la severidad del resfriado común. Esto se debe a que ayudan a las células T, que forman parte del sistema inmune a luchar contra la enfermedad.



Usos en la cocina

Se trata de un plato versátil en la cocina. Puedes hacerlos en salsa, a la parrilla, en sopa, crudos, como aromáticos, al pesto y en hummus.

Pesto al ajo y albahaca

  • Escapo de ajo.
  • Hojas de albahaca.
  • Sal.
  • Nueces.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Parmesano rallado (opcional).
Salsa pesto
Debido a su sabor y aroma, el escapo de ajo es útil para la preparación de salsa pesto.

Instrucciones

  • Pon en el procesador de alimentos el escapo de ajo, la albahaca y la sal. Debe quedar una mezcla gruesa.
  • Añade lentamente aceite de oliva mientras licúas. Detén el proceso y raspa los lados del recipiente.
  • Si queda demasiado espesa, puedes añadir más aceite de oliva con lentitud. Añade el queso, si eso prefieres. Toma en cuenta que se formará un pesto más espeso. Por tanto, si lo quieres fluido, no se lo añadas.
  • Incorpora las nueces a tu preferencia y licúa a gran velocidad hasta que estén completamente picadas. Esto también cambiará su textura.
  • Antes de servir, es recomendable refrigerarlo. En caso de que no lo vayas a usar en las próximas horas, puedes cubrirlo con aceite de oliva y ponerlo en un recipiente hermético.

¡Para tener en cuenta!

El escapo de ajo se considera no tóxico. No obstante, su consumo en exceso puede causar irritación estomacal en personas con un sistema digestivo sensible. De igual manera, en pocos casos puede desencadenar algún tipo de alergia. Consúmelo con moderación y aprovecha sus propiedades.

Te podría interesar...
¿Cómo hacer salsa de ajo y perejil?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cómo hacer salsa de ajo y perejil?

Déjate sorprender por la facilidad y la versatilidad de la salsa de ajo y perejil. Un condimento muy sabroso e ideal para todo tipo de platos.



  • Alam K. Medicinal plant Allium sativum = A Review. Journal of Medicinal Plants Studies 2016; 4(6): 72-79
  • Ramírez H. Efectos Terapéuticos del Ajo (Allium Sativum). Volumen 3 Número 8 Mayo-Agosto 2016
  • Mauro I. Papel de la vitamina C y los β-glucanos sobre el sistema inmunitario: revisión. Rev Esp Nutr Hum Diet vol.19 no.4 Pamplona dic. 2015
  • Cocco, R; Bertone, Patricia; Perotti, C; Salvi, M. Uso del aceite de ajo en la cicatrizacion de los tejidos blandos en una fractura expuesta contaminada en un canino. REDVET. Revista Electrónica de Veterinaria, vol. VI, núm. 6, junio, 2005, pp. 1-6
  • MedLine Plus. Colesterol malo. 2021. Disponible https://medlineplus.gov/spanish/ldlthebadcholesterol.html
  • Philipp Eissmann. Células Natural Killer. British Society for Immunology. Disponible en https://www.immunology.org/es/public-information/bitesized-immunology/cells/c%C3%A9lulas-natural-killer
  • Bucher, Amanda, and Nicole White. “Vitamin C in the Prevention and Treatment of the Common Cold.” American journal of lifestyle medicine vol. 10,3 181-183. 9 Feb. 2016, doi:10.1177/1559827616629092