Esketamina: el antidepresivo nasal

La esketamina es un fármaco antidepresivo que se administra por vía intranasal, lo que permite que tenga un efecto muy rápido frente a los síntomas depresivos. Te explicamos todo lo que debes saber.
Esketamina: el antidepresivo nasal
Franciele Rohor de Souza

Revisado y aprobado por la farmacéutica Franciele Rohor de Souza el 08 enero, 2021.

Escrito por Carmen Martín, 08 enero, 2021

Última actualización: 08 enero, 2021

La esketamina es un fármaco que ha revolucionado el modelo estándar de los tratamientos antidepresivos. Muchas personas lo conocen por su nombre comercial: Spravato ®. Es un medicamento que ha comenzado a emplearse de forma reciente.

Su principal característica es que se administra por vía nasal. Está indicado en ciertos casos de depresión, en los que otros abordajes han fallado o han sido insuficientes. En este artículo te explicamos todo lo que debes saber sobre la esketamina, cuándo se puede emplear y sus posibles efectos secundarios.

¿Qué es la esketamina?

La esketamina, como hemos señalado, es un medicamento antidepresivo que se ha comenzado a comercializar hace relativamente poco tiempo. Según explica un estudio publicado en Psiquiatría Biológica, los trastornos depresivos son la principal causa de discapacidad en la actualidad.

La depresión influye en todos los aspectos de la vida de una persona. Es una patología que provoca decaimiento, desmotivación, problemas sociales y laborales. Como sucede con muchos otros trastornos psiquiátricos, el tratamiento médico puede no ser suficiente.

La ventaja que ha supuesto la esketamina es su rápido inicio de acción. Este fármaco actúa sobre unos receptores cerebrales denominados NMDA. Permite, de esta forma, que aumente la concentración de neurotransmisores implicados en la depresión.

Se administra mediante un dispositivo desechable que permite inhalar la esketamina. La mejoría, en la mayoría de los casos, se puede considerar casi instantánea. Con los antidepresivos convencionales, por el contrario, pueden pasar semanas e incluso meses hasta que comiencen a observarse los efectos.

Tratamiento de la depresión que puede fallar.
Los tratamientos para la depresión son complejos y pueden fallar en muchos casos, volviendo dificultoso el abordaje.

¿Para qué se usa la esketamina?

La esketamina es un aerosol nasal que se emplea para tratar la depresión. No obstante, no comparte las características generales del resto de fármacos de este grupo.

Su principal indicación es la depresión resistente al tratamiento. Es aquella que, tras haber intentado resolverla mediante líneas convencionales (con fluoxetina o sertralina, por ejemplo), no se ha logrado mejoría.

Tal y como señala U.S Food & Drug Administration (FDA), es necesario haber probado al menos con dos fármacos antidepresivos previamente. Además, es importante que se hayan cumplido las pautas y el tiempo necesario para confirmar que no ha habido mejoría con ellos.

También parece ser útil en el trastorno depresivo mayor. No todas las depresiones son iguales y existen diferentes grados de severidad.

Con la esketamina, como su tiempo de acción es mucho más rápido, se reduce de forma considerable el riesgo de que el paciente se suicide. Se estima que la mejoría en los síntomas se observa en las primeras 24 horas tras tomar el fármaco. Sin embargo, no está indicada para tratar la ansiedad o los trastornos obsesivos compulsivos.

Funcionamiento de la esketamina

La esketamina actúa a nivel cerebral sobre unos receptores llamados NMDA. Es similar a la ketamina, una sustancia que se emplea como droga recreativa y anestésico. Bloquea el glutamato, el que actúa como inhibidor en el sistema nervioso central. Se administra por vía intranasal con un spray.

Se prescribe una vez por semana durante un tiempo, espaciando cada vez más entre dosis, las que suelen oscilar entre 56 y 84 miligramos. Lo ideal es que se haga siempre en el ámbito hospitalario para controlar el uso adecuado.

La esketamina, al ser inhalada, alcanza una concentración alta en sangre en poco tiempo. Tanto es así que, en torno a la media hora, ya hay concentración máxima. Es fundamental no comer ni beber antes de utilizar el aerosol.

Posibles efectos secundarios de la esketamina

La esketamina, como cualquier otro fármaco, tiene riesgo de producir efectos secundarios. Según un estudio realizado en la Universidad de Cádiz, los efectos adversos suelen ser leves y transitorios. No obstante, es esencial conocerlos y tenerlos en cuenta.

Uno de los síntomas más usuales es la somnolencia. Es esencial considerarlo para que el paciente sea consciente de que no puede realizar ciertas actividades después de recibir el fármaco. También pueden aparecer dificultad para pensar con claridad, mareos y desmayos.

Otro de los efectos secundarios más característicos es la disociación. Es una sensación que se define como desconexión de la mente del cuerpo. Es decir, como si uno pudiera observarse a sí mismo desde fuera.

La adicción es un riesgo importante a tener en cuenta. Casi cualquier medicamento antidepresivo o ansiolítico puede dar lugar a este problema. La persona tiende a creer que necesita ese fármaco para poder estar bien.

¿Cuándo está contraindicada?

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios explica en qué situaciones no debe utilizarse la esketamina. En primer lugar, no se recomienda en mujeres embarazadas o que van a dar el pecho. Esto se debe a que, en animales, produjo toxicidad neuronal en el feto.

Por otra parte, está contraindicado en personas con problemas cardiovasculares. Por ejemplo, si hay antecedentes de hemorragia cerebral, aneurismas o episodios como el infarto de miocardio. La razón es que puede causar aumentos transitorios de la presión arterial.

Ciertas patologías que comprometan la función respiratoria también contraindican el uso de esketamina. Si hay enfermedad pulmonar obstructiva crónica o apnea del sueño no está recomendado su empleo.

Esketamina contraindicada en EPOC.
Los antecedentes cardíacos severos y la presencia de enfermedad pulmonar obstructiva crónica contraindican el uso del fármaco.

Otras consideraciones importantes

Hay personas que pueden tener reacciones adversas de hipersensibilidad frente a este fármaco. Por eso, si hay antecedentes de alergia a la ketamina no se debe administrar esketamina.

Numerosas sustancias pueden producir interacciones negativas con este medicamento. Está totalmente contraindicado mezclar este tratamiento con alcohol, benzodiazepinas u opioides.

También es importante saber que la administración de esketamina debe realizarse siempre en el ámbito médico. Deben vigilarse diferentes parámetros tras la dosificación. Por ejemplo, la presión arterial o la aparición de otros efectos secundarios.

Además, no existe ningún antídoto para esta sustancia. Eso hace que, en casos de sobredosis, se requiera un abordaje mucho más complejo. Es otra de las razones por las que siempre debe estar supervisada su utilización.

La esketamina es un fármaco útil y novedoso

La aparición de la esketamina ha permitido mejorar de forma notable el tratamiento de la depresión. Reduce el número de suicidios y mejora la sintomatología de manera rápida en el trastorno depresivo mayor.

Su aplicación es sencilla, a pesar de que debe hacerse siempre en el entorno médico. Aunque los efectos secundarios suelen ser transitorios, es importante conocerlos y no menospreciarlos para evitar complicaciones del tratamiento.

Te podría interesar...
Tipos de antidepresivos
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Tipos de antidepresivos

Los antidepresivos son un grupo de medicamentos que se emplean para tratar la depresión, junto con otras terapias que cotribuyen al mismo propósito...