Estimulación del pezón para inducir el trabajo de parto: indicaciones y precauciones

Luis Rodolfo Rojas Gonzalez·
28 Diciembre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina al
22 Diciembre, 2020
La estimulación del pezón para inducir el trabajo de parto es una de las técnicas más usadas en todo el mundo. ¿Deseas saber cómo realizarla y cuáles son su precauciones? ¡Sigue leyendo!

Muchas mujeres pueden presentar problemas durante la labor de dar a luz, por lo que puede ser necesario aplicar diversas medidas para facilitar el proceso. En este sentido, la estimulación del pezón es una de las técnicas más efectivas para inducir el trabajo de parto.

Se basa en la secreción de una hormona llamada oxitocina, la que será la encargada de producir las reacciones que acelerarán el proceso de parto. Dicha hormona se sintetiza en una parte del encéfalo llamada hipotálamo y se libera en el torrente sanguíneo desde la hipófisis.

Esta técnica también es aplicada por aquellas mujeres que desean tener un parto natural. Esto se debe a que la estimulación del pezón es un sustituto para la administración de oxitocina sintética. Estudios han revelado que no existe una diferencia relevante en los efectos de ambas.

¿Por qué se produce la liberación de oxitocina?

Para comprender cómo la estimulación del pezón es capaz de inducir el trabajo de parto, es importante conocer más sobre la oxitocina. Esta es una hormona que todas las personas segregan de forma constante.

Entre las funciones que la misma ejerce dentro del cuerpo destacan la eyección de la leche materna y la contracción de la musculatura lisa uterina. Es importante recordar que el útero está compuesto por tres capas distintas: el perimetrio, el miometrio y el endometrio.

La oxitocina actuará sobre el músculo uterino provocando su contracción y acelerando el parto. Diversos estímulos son capaces de provocar la secreción de esta hormona, entre los que se encuentran la estimulación del pezón durante la lactancia para facilitar la salida de la leche.

La estimulación manual simula el proceso fisiológico explicado con anterioridad, lo que explica el amplio uso de esta técnica antes y durante el parto. De hecho, estudios han demostrado que los niveles salivales de la hormona aumentan al poco tiempo de realizar el procedimiento.

Lactancia materna estimula la secreción de oxitocina.
De manera natural, cuando una madre amamanta se incrementa la secreción de oxitocina.

También puedes leer: La oxitocina, la hormona del amor, esconde un lado oscuro que debes conocer

Efectividad de la estimulación del pezón para inducir el trabajo de parto

Esta técnica cuenta con una amplia fundamentación científica. Un estudio realizado en Turquía demostró que la estimulación del pezón reduce el tiempo de todas las fases del parto.

En dicha investigación se evidenció que alrededor del 8 % de las mujeres del grupo de control necesitaron una cesárea de emergencia. Dicha situación no se observó en la mujeres que realizaron la técnica, las que tuvieron un parto sin complicaciones.

Por otro lado, este método también es efectivo durante el alumbramiento, es decir, la expulsión de la placenta. De esta manera, se ha demostrado que acelera la salida de los tejidos remanentes y reduce el riesgo de presentar hemorragias posparto.

Factores que se deben tener en cuenta

La estimulación del pezón para inducir el parto es una técnica que resulta segura en la mayoría de los casos. Sin embargo, todos los estudios han sido realizados en mujeres con embarazos de bajo riesgo. En este sentido, no existe suficiente evidencia de su efecto en aquellas mujeres con gestaciones de alto riesgo.

La contracción provocada por la oxitocina suele ser leve, de manera que induce el proceso de parto sin afectar al bebé ni a la madre. De hecho, expertos demuestran que realizar este procedimiento en casa, sin supervisión médica, es capaz de acelerar el parto unos días de forma segura.

La misma podría tener un efecto contraproducente en aquellas mujeres que presenten embarazos de alto riego. Las contracciones uterinas podrían ser más severas y constantes de lo que se espera. Entre las condiciones maternas que se deben tener en cuenta destacan las siguientes:

  • Hipertensión arterial.
  • Diabetes gestacional.
  • Alteraciones en la cantidad de líquido amniótico.
  • Anormalidades en la placenta.
Mujer con diabetes gestacional no puede hacer estimulación del pezón.
Los cuadros de alto riesgo, como la diabetes gestacional, tienen contraindicado realizar estimulación del pezón.

Quizás te pueda interesar: Las dificultades de la obesidad en el embarazo

¿Cómo realizar la estimulación del pezón para inducir el trabajo de parto?

Es importante consultar al médico antes de realizar esta técnica en casa para confirmar que no existe ningún riesgo. Una vez obtenida la aprobación del especialista, existen diversas formas en las que se puede aplicar. Lo ideal es imitar al máximo la succión del bebé.

Cuando los bebés se están amamantando tocan la areola de la madre con frecuencia, por lo que lo más recomendable será enfocarse en esta parte durante el proceso. En este sentido, es posible usar múltiples herramientas para la estimulación, desde los dedos y un extractor de leche hasta la boca de tu pareja o de un bebé más grande.

La estimulación del pezón para inducir el trabajo de parto deberá realizarse en un seno a la vez para evitar la sobreestimulación. Además, cada seno debe ser estimulado durante un máximo de 5 minutos.

Una vez que el proceso se realizó se deberá esperar un período de tiempo entre 15 minutos y 1 hora para volver a aplicar la técnica. Dicha estimulación debe ser concretada al menos 3 veces al día, aunque es recomendable consultar al especialista, ya que la frecuencia necesaria puede variar.

El método deberá suspenderse cuando las contracciones uterinas sean muy frecuentes. Además, si dichas contracciones se vuelven muy molestas y dolorosas se deberá consultar al médico de forma inmediata.

Un mecanismo seguro y efectivo

La estimulación del pezón para inducir el trabajo de parto es una técnica muy efectiva y recomendada por diversos especialistas a nivel mundial. La misma aprovecha las condiciones fisiológicas para lograr el efecto deseado y, a su vez, conlleva pocos riesgos.

Si se desea tener un parto de forma natural, esta es una de las mejores técnicas que pueden ser aplicadas para acelerarlo. Los efectos generados en el organismo serán los mismos que los que producen los compuestos sintéticos y se facilitan todas las fases de la labor de dar a luz.

  • Demirel G, Güler H. The Effect of Uterine and Nipple Stimulation on Induction With Oxytocin and the Labor Process. Worldviews on evidence-based nursing / Sigma Theta Tau International, Honor Society of Nursing. 2015; 12: 273-280.
  • Takahata K, Horiuchi S, Tadokoro Y, Shuo T, Sawano E, Shinohara K. Effects of breast stimulation for spontaneous onset of labor on salivary oxytocin levels in low-risk pregnant women: A feasibility study. PLoS One. 2018;13(2).
  • Kavanagh J, Kelly A, Thomas J. Breast Stimulation for Cervical Ripening and Induction of Labour. Cochrane database of systematic reviews (Online). 2005;32.
  • Dashtinejad E, Abedi P, Afshari P. Comparison of the effect of breast pump stimulation and oxytocin administration on the length of the third stage of labor, postpartum hemorrhage, and anemia: a randomized controlled trial. BMC Pregnancy Childbirth. 2018;18(1):293.
  • Singh N, Tripathi R, Mala YM, Yedla N. Breast stimulation in low-risk primigravidas at term: does it aid in spontaneous onset of labour and vaginal delivery? A pilot study. Biomed Res Int. 2014;2014:695037.
  • Fajardo Rodríguez O, Humaran Martínez I, Piloto Morejón M. Inducción del parto con oxitocina, prostaglandinas o ambas. Revista Cubana de Obstetricia y Ginecología. 2001;27( 2 ): 135-140.