Estudios revelan eficacia de la vacuna contra la neumonía en adultos mayores

20 Abril, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
La vacuna contra la neumonía puede ser de dos tipos diferentes. Cada una de ellas está indicada en un grupo de edad concreto, aunque ambas presentan una eficacia y seguridad similares.

La vacuna contra la neumonía (o vacuna antineumocócica) fue autorizada por primera vez en 1977. La neumonía es una infección pulmonar frecuente que afecta a millones de personas en todo el mundo cada año.

La bacteria que causa neumonía con más frecuencia es el neumococo (Streptococcus pneumoniae). Es un microorganismo que se contagia a través del contacto entre personas. A pesar de que la mayor parte de las infecciones que produce son leves, también puede originar cuadros muy graves, sobre todo en personas mayores y niños.

Tanto es así que, además de la neumonía, puede dar lugar a sepsis y meningitis. Por ello, en este artículo te explicamos la importancia de la vacuna contra la neumonía y cuál es su eficacia y seguridad.

¿Qué es la vacuna contra la neumonía?

La neumonía es una infección pulmonar. Lo que ocurre es que los alveolos (los pequeños sacos en los que se produce el intercambio de gases en el pulmón) se llenan de líquido o pus. Por eso no se puede respirar de forma adecuada.

Suele cursar con tos productiva, fiebre y malestar general, entre otros síntomas. El problema es que este cuadro puede complicarse de forma severa, siendo letal a veces.

Según explica una publicación de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, casi 50 000 personas mueren anualmente por neumonía solo en Estados Unidos. Además, alrededor de un millón reciben atención médica por esta patología.

Hay ciertos grupos de personas que tienen más riesgo a sufrir neumonía o un cuadro de mayor gravedad de la misma. En primer lugar encontramos a los adultos mayores de 65 años y los niños menores de 5 .

Los que tienen enfermedades crónicas, como diabetes o presión arterial alta, conforman otro grupo de riesgo. Lo mismo ocurre con las personas inmunodeprimidas. Los fumadores también tienen más riesgo, ya que sus pulmones son vulnerables.

Paciente anciana con neumonía internada.
Las internaciones por neumonía no son infrecuentes, ya que la patología puede evolucionar a cuadros severos.

Tipos de vacunas

Como hemos señalado, la primera vacuna contra la neumonía se autorizó en 1977. Desde entonces se ha desarrollado y perfeccionado el método de vacunación. A día de hoy se emplean dos versiones diferentes, ambas seguras y eficaces.

La primera es la vacuna antineumocócica polisacárida (PPSV23). Protege contra 23 tipos de bacterias que provocan enfermedades neumocócicas (se estima que hay alrededor de 90 variedades en total). Se recomienda en personas mayores de 65 años y para los fumadores.

La segunda vacuna es la antineumocócica conjugada (PCV13). Brinda protección contra 13 tipos de bacterias. Se administra de forma sistemática según el calendario vacunal a niños de 2, 4 y 6 meses. También entre los 12 y 15 meses. También se utiliza en personas que tienen implantes cocleares y pérdidas de líquido cefalorraquídeo (si son mayores de 65 años).

Eficacia de la vacuna contra la neumonía

La vacuna contra la neumonía, independientemente del tipo, se considera eficaz y segura. Existen múltiples investigaciones al respecto. Un estudio publicado en International Journal of Epidemiology explica que la vacuna antineumocócica polisacárida (PPV23) es más eficaz en adultos más jóvenes.

De hecho, parece que esta eficacia disminuye ligeramente con el tiempo. No obstante, ambos tipos han conseguido disminuir de forma muy considerable el número de personas fallecidas. También han reducido las complicaciones.

Según explica un artículo de la Academia Estadounidense de Médicos de Familia, el uso de la vacuna antineumocócica conjugada (PCV13) en los niños ha reducido la incidencia también entre los adultos.

De hecho, en 2013, la incidencia de enfermedad neumocócica invasiva se había disminuido alrededor de un 50 % en adultos mayores. Por eso se considera que las vacunas han supuesto un gran avance en la prevención de esta patología.

Efectos secundarios y seguridad

Los efectos secundarios graves son muy poco frecuentes. Por eso el balance beneficio/riesgo es claro.

La vacuna antineumocócica conjugada (PCV13) puede producir molestias en el lugar de la inyección. Por ejemplo, enrojecimiento, hinchazón y dolor. Pasa tanto en niños como en adultos. Se suele aplicar en el brazo y es ahí que aparecen las molestias.

En algunos casos hay fiebre, cansancio y malestar general. Esto incluye poco apetito y dolor de cabeza. En los niños la fiebre suele ser más leve, pero tienen más riesgo de padecer convulsiones por la misma.

Por otra parte, la vacuna de tipo polisacárido (PPSV23) también puede producir esos efectos. Se asocia a una mayor frecuencia de dolores musculares generalizados. No obstante, en cualquier caso, el síntoma es autolimitado.

Podría interesarte: ¿Cuáles son las secuelas después de una neumonía?

¿Cuándo está indicado aplicar la vacuna?

Hay ciertos grupos de personas que son más vulnerables ante el neumococo. Por eso se utiliza tanto en personas mayores de 65 años como en niños menores de 5.

También está prescrita en inmunodeprimidos o en aquellos con enfermedades crónicas (diabéticos, asmáticos, cardíacos). Los fumadores son otro grupo de riesgo que debe ser vacunado.

Tal y como explica un artículo de Vaccines, cada inmunización tiene sus propias indicaciones. La antineumocócica conjugada (PCV13) suele estar indicada en los siguientes casos:

  • Niños menores de 2 años. Se administran 4 dosis diferentes a los 2, a los 4 y a los 6 meses de edad.
  • Niños mayores de 2 años que tienen ciertas patologías.

En el caso de los adultos mayores de 65 años la elección es compleja. De forma general, se prefiere emplear la polisacárida. Lo que hay que tener presente es que no se debe administrar ninguna de las dos si ya ha habido alguna reacción alérgica frente a cualquiera de ellas. Tampoco se debe utilizar en embarazadas.

Vacuna antineumocóccica en adultos mayores.
La inmunización frente al neumococo en las edades extremas ha mejorado el pronóstico de la neumonía, tanto en niños como en ancianos.

Otras indicaciones de la vacuna

En la actualidad se recomienda la vacuna cuando se va a viajar a ciertos lugares. En concreto, en viajes a Asia, África y América del Sur. Son sitios en los que existe una elevada prevalencia de la bacteria. Un ejemplo característico es Arabia Saudí.

Quizá te interese: Los 6 mejores consejos para prevenir la neumonía

La vacuna contra la neumonía es segura y eficaz

Ambos tipos de vacuna contra la neumonía son seguros y eficaces. Los efectos secundarios que pueden producir son leves y autolimitados. Por ejemplo, dolor en la zona de inyección o un ligero malestar general.

Por eso se recomienda que los grupos de riesgo se vacunen. El beneficio supera de forma notable el riesgo. Además, el porcentaje de infectados, de muertos y de complicaciones ha disminuido.

No obstante, además de la vacunación es importante tener en cuenta ciertas medidas para tratar de prevenir la infección. Hay que realizar una correcta higiene de manos con frecuencia. También es fundamental limpiar las superficies que se tocan mucho con asiduidad.

Al estornudar o toser hay que cubrirse la nariz y la boca con la parte interna del codo o con un pañuelo desechable. Del mismo modo, es esencial dejar de fumar o limitar al máximo el contacto con fumadores. Por último, ante cualquier síntoma o sospecha de enfermedad, es primordial acudir siempre al médico.

  • Neumocócica | Vacunas. (n.d.). Retrieved April 15, 2021, from https://www.vaccines.gov/diseases/pneumonia
  • Vacuna contra el neumococo. (n.d.). Retrieved April 15, 2021, from https://www.aafp.org/family-physician/patient-care/prevention-wellness/immunizations-vaccines/disease-pop-immunization/pneumococcus-vaccine.html
  • Patógenos | Texto completo gratis | Una revisión sistemática de los estudios publicados entre 2016 y 2019 sobre la efectividad y la eficacia de la vacunación antineumocócica en la neumonía y la enfermedad neumocócica invasiva en una población anciana | HTML. (n.d.). Retrieved April 15, 2021, from https://www.mdpi.com/2076-0817/9/4/259/htm
  • La neumonía puede prevenirse: Las vacunas pueden ayudar | CDC. (n.d.). Retrieved April 15, 2021, from https://www.cdc.gov/pneumonia/prevention-sp.html
  • Nemirovsky, Corina. "Vacuna conjugada polisacárida contra la neumonía neumoccocica en adultos." Evidencia, actualizacion en la práctica ambulatoria 20.1 (2017).
  • Blanco, AI Aller, and M. Monclús López. "¿ Es efectiva la vacunación antineumocócica para evitar la enfermedad por neumococo en adultos inmunodeprimidos?." Vacunas 20.2 (2019): 60-65.