Fallos que cometen los padres cuando los hijos desobedecen

Hay fallos que los padres suelen cometer porque no son seres perfectos. Pero es importante que aprendan de sus errores para dar una buena educación.
Fallos que cometen los padres cuando los hijos desobedecen
Bernardo Peña

Revisado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña.

Última actualización: 18 octubre, 2022

Educar a los más pequeños, a veces, no es tarea fácil. Por eso, no es raro darse de bruces con ciertos fallos que cometen los padres cuando sus hijos desobedecen.

Las responsabilidades y el estrés provocan que los progenitores se desesperen y pierdan la paciencia al encontrarse con niños revoltosos, que no se ciñen a las normas y que llevan la contraria de forma constante.

Sin embargo, es necesario respirar para evitar caer en estos fallos que cometen los padres y que pueden tirar por la borda aquello que se le ha enseñado a los niños hasta el momento.

Fallos que cometen los padres

A veces, uno se olvida de que los padres también son personas que se equivocan y que, por tanto, no son seres perfectos. En este sentido, los progenitores también tienen algunos fallos que hay que tener en cuenta para que no se repitan.

A continuación, te señalamos algunos para que los tengas bajo control; los cuales, están recogidos en un artículo desarrollado en la Universidad de Oviedo. ¡Toma nota!

1. ¡Aquí mando yo!

madre discutiendo, fallos que cometen los padres

El principal problema que tiene una rabieta, una mala contestación o desobedecer una determinada orden es que los padres consideran que los más pequeños están atentando contra su autoridad.

No obstante, el hecho de que los hijos lleven la contraria no significa que estén desafiando a sus progenitores. Puede que solo se les haya olvidado lo que le dijeron o que no lo hayan entendido bien.

Los adultos ven ciertas cosas claras, pero no hay olvidar que ellos son niños. Así que, en vez de entender esto como un ataque hacia la autoridad, es importante sentarse a hablar con los más pequeños para verificar que comprenden lo que se dice.

Este es otro de los fallos que cometen los padres: desean que sus hijos cumplan las normas, pero en ningún momento se toman un tiempo para comprobar que estas son bien entendidas y resultan lógicas para los niños.

Descubre: 10 características de los padres tóxicos

2. Ponerse a su altura

Uno de los fallos que cometen los padres con más asiduidad es el de enfadarse o contraatacar ante las faltas de desobediencia de sus hijos. Con este comportamiento, no solo no están haciendo gala de su autoridad, sino que la están perdiendo.

  • Esta actitud, genera en los más pequeños sentimientos de rabia, frustración y enfado por el hecho de sentirse atacados en vez de comprendidos.
  • Si los progenitores desean educar a sus hijos, esta no es la mejor manera; pues ellos no entenderán el mensaje de la forma en la que se lo están enviando.
  • Además, el niño se estresará y la discusión creará un clima de ansiedad que no le será beneficioso.

3. Las reglas son opciones, uno de los fallos que cometen los padres

Imagina que hay un niño en el supermercado cuyo progenitor le ha dicho que hoy no es el día de las golosinas. El niño las quiere ya, así que se pilla una rabieta, se tira al suelo en pleno supermercado y empieza a gritar: ¡QUIERO CHUCHERÍAS!

Ante el mal rato que se pasa y la vergüenza, el progenitor cede. Es entonces cuando el niño entiende que las reglas se pueden saltar utilizando determinadas técnicas de manipulación que someten a sus padres.

Si un padre cede, aunque sea un día, la educación se está perdiendo. Las reglas deben cumplirse sí o sí. De lo contrario, el niño sabrá que cualquier norma es fácil de romper.

4. Cerrar los ojos ante lo evidente

¡Cuántas veces ha ocurrido esto! Ante lo que uno no quiere ver porque no le gusta, da media vuelta como si no hubiese pasado nada.

Sin embargo, sí ha pasado. Si un hijo desobedece y no se le llama la atención, no comprenderá el hecho de que sí te alteres en situaciones similares posteriores. Esto es incoherente, y con esta actitud tan solo le transmites al niño un interés y un desinterés que se alternan dependiendo del día y del momento.

La sensación que tendrá el hijo ante esto es de que no te interesa lo que hace o deja de hacer. Esto provocaría problemas de baja autoestima que se verán potenciados en un futuro próximo.

5. ¡Yo lo puedo hacer porque soy tu padre!

Sin duda, este es el peor de los fallos que cometen los padres: ser incoherentes con las normas que les imponen a sus hijos. Por ejemplo, si un progenitor le dice a su hijo que no ponga los pies sobre la mesa, pero después él lo hace; el niño no entenderá y, quizás, opte por rebelarse.

Cuando hay una norma en casa, cada uno de los miembros de la familia debe cumplirla. No solo para dar ejemplo, sino para ser coherentes con lo que se está pidiendo.

No es posible solicitar que se haga una cosa si la familia en general no lo hace. Esa autoridad que crees que tienes cuando dices “¡Porque lo digo yo!” o “¡Porque aquí mando yo!” resulta absurda e ilógica.

Fallos que cometen los padres según el estilo parental

La bibliografía refiere la existencia, a grandes rasgos, de cuatro estilos de crianza: autoritaria, autoritativa o democrática, permisiva y negligente.

Los fallos que cometerían los padres en la crianza estarían en principio asociados a las pautas propias del estilo o a incoherencia s . Por ejemplo, un padre autoritativo, que pierde la paciencia e incurre en castigo s , tratando de imponer límites que no estaban previamente acordados.

Otro problema lo tendrían los padres autoritarios que ven disminuida su autoridad o queda en entredicho cuando se pierden las condiciones materiales para imponerla. Pensemos en los casos en que ambos padres por razones laborales no logran ejercer control estricto sobre las normas.

Estamos pues ante escenarios que van a re plantear los estilos de crianza. Y por ende, a exigir de los padres acomodos o aprendizajes que pudieran llegar a estar reñidos con el estilo de crianza heredado o ajustado a su temperamento .

E s posible que el modelo autoritario esté más vinculado a la familia tradicional de claro perfil patriarcal, y el democrático acorde a una familia cuyos miembros en actividaes múltiples tienen mecanismos fluidos para planificar en conjunto la convivencia .

En tal sentido, tendrían más poder de decisión y más autonomía y los fallos, serían discutidos o llevados a la mesa familia con mayor entereza y responsabilidad .

Los fallos se acumularían en el estilo permisivo, al dejar la crianza a expensas de la poderosa influencia del ambiente, en especial a través de las redes y medios de comunicación. O en el estilo negligente, cuando los padres ocupados en sus asuntos (alcohol, drogas, crisis personales) se desentienden de los hijos, con todo lo que ello acarrea.

Los fallos que cometen los padres porque son humanos y también se equivocan

Los padres, como personas adultas y responsables, tienen que ponerles normas a sus hijos. No obstante, está en sus manos que estas se cumplan o no.

Tal y como indica el especialista Francesc Miralles: no hay progenitores perfectos. Pero, atender a estos fallos, ser críticos con uno mismo y ponerles solución será un paso importante y enriquecedor para el bienestar familiar.

Te podría interesar...
Cuando el estrés infantil es provocado por la prisa de los padres
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Cuando el estrés infantil es provocado por la prisa de los padres

El estrés infantil afecta cada vez a más niños. Los ritmos acelerados que llevan sus padres los han sumido en esa tensión emocional.




Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.