¿Qué es y para qué sirve una férula dental?

Los usos de una férula dental en odontología son muchos. En este artículo te contamos las variantes del dispositivo y cómo mejora la salud oral.
¿Qué es y para qué sirve una férula dental?
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa el 25 octubre, 2021.

Última actualización: 25 octubre, 2021

En la actualidad, el uso de una férula dental para tratar ciertas afecciones o mejorar la salud bucal es bastante común. Se trata de un aparato a medida que fabrica el odontólogo y cubre las piezas dentarias de manera parcial o total.

Se confeccionan de plástico o resina acrílica. Incluso el paciente puede elegir su propio diseño y realizarla de colores o con algún estampado.

Su uso es muy diverso. En función de la finalidad que persigue el tratamiento, varían las características del aditamento. En este artículo te contamos sobre los diferentes modelos de férula dental que ayudan a mejorar la salud bucal.

Tipos de férulas dentales

Cada férula dental se confecciona de manera específica para cada paciente y en función a los objetivos que persiga el tratamiento. De esta manera, su diseño varía de acuerdo a los problemas que se busquen tratar y corregir.

A continuación, mencionamos los tipos de férula dental que se usan en odontología con mayor frecuencia.

Férula oclusal o de descarga

Es el tipo de férula dental más utilizado y, por ende, el más conocido. Se utiliza para tratar los casos de bruxismo o apretamiento dental.

Hoy en día hay una alta incidencia de este trastorno que consiste en apretar o rechinar los dientes. La mayoría de las veces este hábito sucede de manera inconsciente, pudiendo ocurrir durante el día o a la noche al dormir.

El bruxismo ocasiona el desgaste de las superficies dentarias, pues el exceso y la fuerza de los contactos va eliminando el tejido de los dientes. Pero además, provoca dolor de cabeza, de oídos, de la mandíbula, el cuello y los músculos de la masticación.

Al colocar una férula dental de descarga se evita el roce y la mordida excesiva de los dientes superiores e inferiores. De esta manera, el aparato actúa como un aditamento que interfiere con la oclusión y evita las molestias ocasionadas por el bruxismo.

Las férulas de oclusión se confeccionan sobre un molde del paciente y se realizan rígidas y duras para resistir el desgaste. Su función es relajar la musculatura y las articulaciones temporomandibulares. De esta manera, se evita el apretamiento.

En general, se utilizan para los casos de bruxismo nocturno, siendo una comodidad para el paciente que la utiliza al dormir. Pero también están indicadas para usar durante el día en situaciones puntuales de mucho estrés y ansiedad.

Férula para bruxismo.
Las férulas para el bruxismo son las más conocidas en el ámbito odontológico.

Férula dental de blanqueamiento

La férula dental de blanqueamiento es un aditamento que se utiliza durante los tratamientos estéticos que aclaran el color de las piezas dentarias. El dentista las elabora a medida y le indica al paciente sobre el uso del producto de manera ambulatoria.

Se trata de un contenedor de plástico confeccionado de manera específica para cada paciente. El agente blanqueador se coloca en el interior de la férula dental y la persona se la coloca en su hogar, asegurando el contacto de la sustancia con las piezas dentarias.

Se deja actuar el producto el tiempo indicado por el odontólogo y luego se retira con facilidad. Después de higienizarla, se la guarda hasta que corresponda la nueva aplicación del agente blanqueador.

Al tratarse de un método ambulatorio, suelen ser necesarios varios días de exposición al producto. En general, se usan algunas horas por jornada, por 15 días, aunque será el odontólogo quien le informe a cada paciente el tiempo y la duración del tratamiento, según sus necesidades particulares.

Férulas de retención

Las férulas de retención son aquellas que se utilizan al finalizar un tratamiento de ortodoncia. Su función es mantener la posición dentaria lograda durante la terapéutica y evitar que los dientes vuelvan a su ubicación inicial.

Pues es común que los elementos dentarios busquen el posicionamiento que tenían antes de realizar el tratamiento de ortodoncia. Debido a esto, es necesario utilizar una férula dental de retención que ayuda a que los dientes no se desplacen y se habitúen a su nueva situación.

Su uso es de suma importancia, considerándose una parte más del tratamiento ortodóncico. Pues todo lo logrado puede haber sido en vano si se omite esta etapa.

Existen dos tipos de retención posteriores a un tratamiento de ortodoncia:

  • Férulas de retención fija: son alambres o arcos que se adhieren con un composite a la superficie dentaria. Se colocan en las caras internas de los dientes para evitar que se vean, por lo que tienen gran aceptación por los pacientes, aunque pueden almacenar placa bacteriana.
  • Férulas de retención removibles: se usan en aquellos casos en los que no hay suficiente espacio para colocar una férula fija y la misma mordida del paciente la despegaría, o el odontólogo lo considera más oportuno. Son rígidas y se realizan de manera personalizada para cada paciente, registrando la nueva mordida. El ortodoncista indicará el tiempo de uso recomendado.


Férulas de estabilización

Las férulas de estabilización son aquellas que se utilizan en los casos en los que un paciente ha sufrido un traumatismo en la boca. Cuando el golpe ocasiona la luxación, la avulsión o la fractura del elemento dentario, es necesario inmovilizarlo por un tiempo con este tipo de aditamentos.

Su diseño es similar a las férulas de retención fija usadas en ortodoncia. Pues consisten en un alambre que se adhiere a los elementos con una resina.

Se colocan en el sitio que la situación permita, pues aquí no se busca estética, sino evitar que la pieza dentaria traumatizada se mueva. Al inmovilizar el diente, los tejidos podrán recuperarse del traumatismo. En este caso, la férula dental actúa como una escayola en un sitio fracturado.

El tiempo de uso de la férula variará según la lesión, pudiendo ir desde 15 días a 3 meses. Los controles periódicos serán necesarios para valorar la evolución del proceso de recuperación.

Férula periodontal

Las férulas periodontales se utilizan en aquellos pacientes que sufren una periodontitis avanzada y han perdido una cantidad significativa de hueso. Esta afección en el sostén de los elementos dentarios provoca la movilidad de los mismos, generando incomodidad e incluso dolor.

Este tipo de férula dental es similar a la anterior. Un alambre que se pega a los elementos dentarios para inmovilizarlos. Aquí se intenta realizarla de manera estética y, sobre todo, lo más higiénica posible. Pues la placa bacteriana y el sarro son los principales causantes de la periodontitis, por lo que se debe evitar el acúmulo que empeoraría el cuadro.

Más allá de la colocación de la férula que disminuye la movilidad dentaria, es necesario realizar un tratamiento periodontal que resuelva el origen del problema. El tiempo de uso de estos aditamentos dependerá de cada caso.

Férulas de ortodoncia invisible

La transformación de la ortodoncia, hoy permite realizar casi los mismos tratamientos que se hacen con el método tradicional, pero usando férulas. Terapéuticas como el invisalign, por ejemplo, utilizan estos aditamentos transparentes para corregir malposiciones dentarias y problemas de mordida.

Se trata de varios juegos de férulas transparentes que se van cambiando a medida que avanza el tratamiento. El paciente puede ponerse y quitarse el aparato por sí mismo, ofreciendo estética y comodidad.

Las férulas de ortodoncia se confeccionan para cada paciente particular y se diseñan de manera específica para que logre los movimientos dentarios que se buscan. El seguimiento del tratamiento por el profesional y el uso responsable son necesarios para lograr el éxito que se persigue.



Otros tipos de férulas dentales

Existen otros procedimientos odontológicos que a veces también ameritan el uso de una férula dental. Estos son algunos casos:

  • Férula quirúrgica: se coloca luego de una cirugía para evitar el movimiento de los dientes y facilitar la recuperación.
  • Férula radiológica: se la usa como referente diagnóstico que aporta información valiosa antes de una cirugía para colocar implantes.
  • Guía quirúrgica: se diseña y confecciona luego de un minucioso análisis de las estructuras anatómicas del paciente para la colocación precisa de implantes durante una intervención.
  • Protectores bucales: son férulas flexibles que protegen los dientes durante la práctica de deportes de alto impacto, como boxeo, hockey, rugby o skateboard, entre otros. Son capaces de absorber los golpes para proteger las piezas dentarias de traumatismos o fracturas.
Protector bucal para boxeo.
Los protectores bucales para los deportes son férulas también, con un uso preventivo.

¿Cómo se realiza una férula dental?

La manera de confeccionar una férula dental dependerá del tipo de aditamento que se requiera y del objetivo que se persiga. Es así que existen diferentes métodos para su realización.

A partir de modelos del paciente

Cada persona tiene características anatómicas y una manera de morder única y particular. Estos detalles deben ser tenidos en cuenta a la hora de confeccionar una férula dental que cubra las piezas dentarias, como las que se usan para tratar el bruxismo o para hacer un blanqueamiento.

Para respetar las características propias del paciente es necesario obtener el registro de sus arcadas dentarias. Para ello se toman impresiones con un material flexible, como el alginato, y luego se confeccionan los modelos de yeso.

Estos modelos son enviados al laboratorio dental con las indicaciones pertinentes al caso para que el mecánico confeccione la férula. Una vez que el aditamento está listo, se prueba en la boca del paciente y se realizan los ajustes necesarios.

Con impresión 3D

Una manera más tecnológica y de vanguardia para realizar una férula dental es utilizando la impresión 3D. Para esto se hace un escaneo digital de la boca del paciente y sobre la imagen obtenida se diseña el dispositivo en un ordenador. Luego, el aparato se imprime con el material elegido y se lo prueba y ajusta en la boca del paciente.

Con alambres de ortodoncia

Para la realización de las férulas que inmovilizan las piezas dentarias se utiliza un trozo de alambre de ortodoncia. El mismo debe cubrir los elementos dentarios que se quieren inmovilizar y, si el caso lo requiere, también los dientes vecinos para dar mayor sostén.

El alambre se sitúa sobre las superficies de los dientes a fijar, que puede ser en la cara externa o interna, según las necesidades del caso. Sobre el filamento se van colocando pequeñas cantidades de resina que se endurece con una luz especial para sostenerlo en su lugar.

Aspectos a tener en cuenta sobre las férulas dentales

Las férulas dentales deben ser confeccionadas por un odontólogo de manera específica para la boca de cada paciente. Además, es aconsejable considerar estos consejos sobre su uso y cuidados:

  • Al tratarse de un cuerpo extraño en la boca, requerirá un período de adaptación. Al principio es normal que aumente el flujo de saliva o que el paciente sienta algunas molestias.
  • El cepillado dental debe ser meticuloso, sobre todo para evitar el acúmulo de bacterias cuando se llevan férulas rígidas. En el caso de usar aditamentos removibles, la limpieza de dientes debe realizarse antes de colocar el aparato y de nuevo al retirarlo.
  • Al sacar la férula de la boca se debe enjuagar con agua bajo el grifo y limpiarla con un cepillo pequeño y jabón. Además, es aconsejable usar una pastilla efervescente para prótesis una vez a la semana para quitar aquellos residuos difíciles de quitar.
  • Antes de colocar la férula en la boca se aconseja enjuagarla con agua.
  • No se debe comer ni beber con el dispositivo colocado.
  • Las férulas removibles deben guardarse en un estuche limpio con tapa cuando no se las esté utilizando. De esta manera, siempre estarán protegidas y en el mismo lugar, evitando roturas o extravíos.
  • Antes de guardar la férula en su estuche es necesario lavarla y secarla muy bien con papel absorbente. Pues la humedad puede favorecer la proliferación de bacterias y hongos sobre el aparato.
  • Es fundamental concurrir a los controles odontológicos que indique el profesional. Muchas veces son necesarios ajustes o desgastes que garanticen el buen funcionamiento del aparato.
  • La férula debe utilizarse el tiempo indicado por el profesional, ni más ni menos, pues podría resultar perjudicial o ineficaz.
  • Se debe evitar el contacto con fuentes de calor o lavarlas con agua caliente, pues se pueden deformar.

Comprometerse con el tratamiento

Como has comprobado, una férula dental puede utilizarse para tratar muchas afecciones de la boca. Su uso siempre debe realizarse siguiendo las indicaciones y recomendaciones del odontólogo. De la constancia y la responsabilidad del paciente depende el éxito del tratamiento.

Te podría interesar...
¿Cómo actuar en caso de traumatismo dental?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cómo actuar en caso de traumatismo dental?

Actuar con urgencia luego de un traumatismo dental mejora el pronóstico de la situación. Entérate aquí qué hacer ante un golpe en la boca.



  • Valdivieso Pineda, S. B. (2019). Frecuencia del bruxismo en pacientes adultos (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología).
  • Yuste, S. A. P., Heredia, M. P., & Palacios, R. M. (2017). Hábitos parafuncionales orales: Bruxismo y su abordaje. Acercamiento multidisciplinar, 353.
  • Sebastian, M. T. (2021). Tratamiento funcional y periodontal mediante férulas de ortodoncia. Quintessence: Publicación internacional de odontología9(3), 200-212.
  • Melissa Margot, J. D. (2018). Contención y estabilidad en ortodoncia.
  • Maiyelin, L. R., Alianet, F. R., Marisel, A. S., Lucía, D. C., & Leobel, R. G. (2020, October). RETENCIÓN BILATERAL DE CANINOS SUPERIORES, UN RETO PROFESIONAL. A PROPÓSITO DE UN CASO. In Estomatologia2020.
  • Gómez, M., Herrera Luz, E., Suárez, Á., & Sánchez, G. (2017). Efectividad de la retención post ortodoncia en pacientes de 12-35 años relacionada con 2 tipos de retención fija. Revisión sistemática de la literatura. Odontoestomatología19(29), 18-32.
  • Moradas Estrada, M. (2017). ¿ Qué material y técnica seleccionamos a la hora de realizar un blanqueamiento dental y por qué?: protocolo para evitar hipersensibilidad dental posterior. Avances en odontoestomatología33(3), 103-112.
  • Herrero, M. P., Arenas, G. L., & Lorenzo, J. A. (2017). Blanqueamiento dental vital combinado: fotoactivado en la consulta y domiciliario con férulas: Una alternativa útil a la hora de optimizar los resultados. Gaceta dental: Industria y profesiones, (294), 114-121.
  • Valverde Padilla, G. (2018). Tratamiento con aligner en ortodoncia.
  • Rojas, R., Fernández, A., & Solis, G. (2019). Tratamiento ortodóntico invisible mediante invisalign: revisión de literatura basada en evidencia. Evidencias en Odontología Clínica2(2), 59-65.
  • Luján, G., & Gioino, G. (2017). Traumatismos dentarios.
  • Gaviola, F. (2020). Abordaje clínico de traumatismos dentarios luxación lateral y fractura radicular (Doctoral dissertation, Universidad Nacional de Cuyo. Facultad de Odontología).
  • Sibri-Quizhpe, C., Torres-Maldonado, C., & Palacios-Vivar, D. (2019). Traumatismo dentoalveolar: reporte de caso. Revista Estudiantil CEUS (Ciencia Estudiantil Unidad de Salud)1(2), 19-22.