La natación de aguas abiertas y su efecto en el cuerpo

La natación de aguas abiertas tiene efecto en el cuerpo del deportista de una manera distinta a la natación convencional. Algunos cambios son buenos y otros, no tanto.
La natación de aguas abiertas y su efecto en el cuerpo
Leonardo Biolatto

Escrito y verificado por él médico Leonardo Biolatto el 22 octubre, 2021.

Última actualización: 22 octubre, 2021

El efecto en el cuerpo de la natación de aguas abiertas es evidente para quienes la practican, pero no ha sido siempre claro para la ciencia. En realidad, existen pocos estudios de medicina del deporte que corroboren o refuten lo que se da por sabido en la tradición de la natación.

Desde sus inicios, los entrenadores de esta disciplina han dado por sentado que los atletas de aguas abiertas tienen mayor resistencia que el resto, ya que no requieren fuerza explosiva y, además, tendrían más grasa corporal. Las afirmaciones pueden ser ciertas, pero no eran más que palabras de la experiencia hasta hace unas décadas.

Con el advenimiento de la medicina del deporte como ciencia instaurada en sus fundamentos propios, se pudo realizar estudios científicos para conocer cómo la natación de aguas abiertas tiene efecto en el cuerpo.

Cualquier natación resulta beneficiosa para la salud, pero esta disciplina es única cuando se practica en ambientes como el mar. Algunos principios de la piscina aplican, mas no todos. La resistencia del medio acuático es distinta si se añaden olas, y la temperatura en el exterior no es la de las piscinas climatizadas. Veamos algunos efectos en el cuerpo de la natación de aguas abiertas.

La piel y la exposición a los minerales

Nadar en aguas abiertas es poner la piel en contacto con una sustancia que contiene cantidades significativas de determinados minerales. Estas partículas colisionarán con la piel, inclusive en nadadores que emplean neopreno.

Los minerales más frecuentes son el sodio y el potasio. Ambos existen en el cuerpo naturalmente y son absorbibles a través de las capas dérmicas. En una exposición simple no pasa nada, pero sí pueden generarse efectos a largo plazo.

El agua salada del mar podría actuar como irritante de la epidermis, e inclusive de las mucosas más cercanas al exterior, como la boca. Es frecuente que los nadadores de aguas abiertas sientan carraspera las horas siguientes a finalizar una carrera, por ejemplo.

Nadadora intenta controlar los nervios antes de competir.

La natación de aguas abiertas y su efecto en la grasa del cuerpo

La grasa corporal es una fuente de energía y de generación de calor. Por ambos motivos, que además están vinculados entre sí, los nadadores de aguas abiertas pueden tener un metabolismo que se incline al uso de la grasa como combustible.

Según algunas series de estudios, los nadadores que entrenan y compiten en aguas frías desarrollan mayor proporción grasa en sus cuerpos. En comparación con los nadadores de pileta, son más rellenos.

Esto no es poco saludable mientras se mantenga por debajo de los límites del sobrepeso. Al contrario, esa grasa es la que protege de la hipotermia y otorga resistencia en largos recorridos de lagos y mares.

Los pulmones y el uso del oxígeno

La natación de aguas abiertas tiene su efecto en el cuerpo como anatomía y como fisiología. Es decir, no solo altera la conformación de los tejidos, sino también su forma de funcionar.

Si comparamos la capacidad pulmonar de estos atletas con los de otras disciplinas, veremos que los nadadores de aguas abiertas tienen mayor capacidad de consumir oxígeno que los nadadores de pileta. Esto se relaciona con su entrenamiento.

De todas maneras, hay un cuadro clínico patológico denominado SIPE que tiene que ver con la exigencia pulmonar de estos deportistas. Como explica un estudio publicado en Current Sports Medicine Reports, SIPE son las siglas en inglés de swimming-induced pulmonary edema, y se puede traducir como ‘edema pulmonar inducido por la natación’.

Entre el 1 y el 2 % de los nadadores de aguas abiertas lo padecen, con la aparición de líquido dentro del tejido pulmonar, de manera similar a lo que ocurre con el edema pulmonar de alta montaña. Su frecuencia es baja, pero no deja de ser un hecho que se debe considerar.

El agua contaminada como factor de riesgo

La natación de aguas abiertas discurre entre espejos de agua que no tienen un control sanitario como una pileta. Por ende, la exposición a agentes patógenos contaminantes es una posibilidad de esta disciplina deportiva.

Esto sucede sobre todo cuando se compite tras lluvias que arrastraron sedimentos, cerca de desemboques de ríos o en regiones que son desagües de cloacas. En tales circunstancias, los atletas se exponen a dermatitis y gastroenteritis.

La natación en aguas abiertas expone al cuerpo a virus en ciertas circunstancias.

Los agentes patógenos más frecuentes en estas circunstancias son los virus. Puede suceder que el nadador desarrolle un cuadro de vómitos y diarrea a causa de la infección, lo que puede derivar en una deshidratación posterior.

La natación de aguas abiertas tiene efecto en el cuerpo y en la mente

Al practicar este deporte, no solo hay cambios corporales explícitos como los que enunciamos. La natación de aguas abiertas también posee efectos beneficiosos para la mente, ya que provoca estados de relajación y liberación de la ansiedad.

En síntesis, se trata de una disciplina que impone respeto por los riesgos que conlleva, pero que practicada a conciencia puede modificar el organismo y otorgar más resistencia, mejor dinámica pulmonar y mayor elasticidad articular.

Te podría interesar...
¿Cómo adaptan su cuerpo los nadadores de agua fría?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cómo adaptan su cuerpo los nadadores de agua fría?

Los nadadores de agua fría exponen su cuerpo a condiciones climáticas extremas que les provocan cambios en el organismo para adaptarse. ¿Cómo lo ha...



  • Brannigan D. , Rogers I. R. , Jacobs I. , Montgomery A. , Williams A. , Khangure N. (2009). Hypothermia is a significant medical risk of mass participation long-distance open water swimming. Wilderness Environ. Med. 20: 14-18.
  • VanHeest, Jaci L., and Carrie E. Mahoney. "Características de Nadadores de Aguas Abiertas de Élite-G-SE/Editorial Board/Dpto. Contenido." PubliCE (2004).
  • Sousa, Ana, et al. "Critical evaluation of oxygen-uptake assessment in swimming." International Journal of Sports Physiology and Performance 9.2 (2014): 190-202.
  • Chamberlain, Matthew, Ashley N. Marshall, and Steven Keeler. "Open water swimming: medical and water quality considerations." Current Sports Medicine Reports 18.4 (2019): 121-128.