¿Cómo hacer la salida perfecta en natación?

¿Deseas lograr la salida perfecta en natación? Continúa leyendo e implementa estas recomendaciones para lograrlo.
¿Cómo hacer la salida perfecta en natación?
Andrés Felipe Cardona Lenis

Escrito y verificado por especialista en ciencias de la actividad física y del deporte Andrés Felipe Cardona Lenis.

Última actualización: 11 enero, 2022

La salida perfecta en natación te brinda un alto porcentaje de efectividad durante la ejecución de la carrera. Comenzar de la manera correcta puede favorecerte ampliamente dentro de la piscina. Además, supone una gran ventaja respecto a los demás competidores.

Antes de entrar en detalle acerca de la salida perfecta en natación, se hace necesario comprender cuáles son los tipos principales. Con base en ello, te enseñaremos en qué competencias se emplean y de qué manera se hacen.

Tipos de salidas en natación

Todas las carreras de natación se componen por una fase inicial, la cual se denomina salida. Usualmente cambian según el estilo de nado y la competencia que se llevará a cabo.

Sin embargo, existen dos tipos de salidas principales. El salto hacia adelante fuera del agua y el impulso de espalda dentro de la misma.

Generalmente, el salto hacia adelante se emplea en los estilos libre, pecho y mariposa. Por su parte, el estilo espalda cuenta con la salida dentro del agua.

Hacer la salida perfecta en natación

Al conocer cuáles son los tipos principales de salidas, se hace necesario comprender de qué manera puedes perfeccionar la técnica con el fin de hacerla lo mejor posible.

En ese orden de ideas te enseñaremos algunos aspectos y recomendaciones que no puedes pasar por alto en ningún momento. Presta atención y, sobre todo, pon en práctica todo lo que puedas la mayor parte del tiempo posible.

Objetivo de la salida

El primer aspecto a tener en cuenta con el fin de lograr una salida perfecta en natación es comprender cuál es el objetivo principal.

Lo ideal es lograr la mayor cantidad de ventaja una vez que hayas ejecutado la salida. Por lo tanto, el objetivo principal siempre es conseguir el mayor impulso posible dentro del agua.

Si lo haces de la forma correcta podrás notar todo lo que has avanzado antes de comenzar a ejecutar la técnica del estilo que te corresponde en la carrera.

Asegurar la posición del cuerpo

Tanto en la salida fuera del agua como en la interna se aconseja tener en cuenta la posición del cuerpo. Asegurar cada uno de los detalles que involucran al cuerpo es fundamental para que se lleve a cabo la salida perfecta en la natación.

Te recomendamos evaluar cada uno de los segmentos del cuerpo, desde las piernas hasta los brazos. Asegúrate de que tu posición sea cómoda, reglamentaria y apropiada.

  • Salida desde fuera del agua: la cadera debe permanecer lo más alta posible, mientras los brazos permanecen al frente todo el tiempo. Por su parte, el pie apoyado atrás debe permanecer sobre la zona del metatarso –la mitad de adelante del pie-.
  • Salida dentro del agua: debes permanecer de frente a la pared de la piscina agarrado con ambas manos del partidor y con ambos pies apoyados sobre la pared a la altura de los metatarsos.

Prestar atención a las indicaciones

Hombres iniciando carrera según las reglas de la Federación Española de Natación.

La salida perfecta en natación involucra por completo la concentración. En este caso, debes prestar atención a todas las indicaciones que se realicen en el partidor. Esto también aplica para quienes realizan partidas en falso producto de la ansiedad. El equivalente a este caso es la descalificación de la competencia.

Asimismo, perder un solo segundo desde la ubicación del cuerpo hasta la señal del juez al gritar ‘preparados’ podría ser crítico en el desarrollo total de tu recorrido.

En ese orden de ideas, te aconsejamos no solo mantener la posición del cuerpo, sino la mayor atención posible sobre la indicación del juez. Recuerda que una vez el juez indique, inmediatamente después se escuchará el pitido para comenzar el recorrido.

Ejecutar una flecha perfecta

La salida perfecta en natación requiere de una ejecución perfecta de la flecha. En ambos tipos de salida debe realizarse el gesto o fase de la flecha. Una de frente y la otra de espalda, respectivamente.

En la salida con salto desde fuera del agua la posición de flecha debe ser lo más recta y alineada posible. Dicha posición requiere que los brazos se lleven por encima de la cabeza completamente extendidos.

Por su parte, las piernas también deben encontrarse totalmente extendidas y rectas, alineadas con la espalda y los brazos. Tal y como se evidencia en el análisis biomecánico realizado por la Universidad Surcolombiana, en Huila.

Con base a la posición de flecha explicada anteriormente, el cuerpo contará con la menor cantidad de fricción posible con el agua, ofreciendo mayor ventaja sobre la misma.

Respecto a la flecha en la salida dentro del agua –implementada en el estilo espalda-, cabe resaltar que se conoce comúnmente como fase de vuelo previa a la entrada. Esta se lleva a cabo después del pitido realizado por el juez. Allí el impulso de ambas piernas sumado a los brazos y la cabeza impulsados hacia atrás, provoca que el cuerpo se extienda en dirección al agua.

Aunque los brazos y las piernas deben permanecer extendidos, la espalda debe arquearse hacia atrás. De esta manera, se hace la flecha perfecta en este tipo de salida.

La salida perfecta en natación requiere de práctica

Todos los aspectos y recomendaciones mencionados anteriormente hacen parte de la salida perfecta en natación. Sin embargo, no deben realizarse únicamente durante una competencia.

Para llegar a la ejecución perfecta se hace necesario contar con muchas horas de práctica, depurando errores técnicos hasta alcanzar la salida ideal. Trata de dedicarle a la técnica de la salida por lo menos una hora al día.

Te podría interesar...
3 beneficios de la natación para la mente
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
3 beneficios de la natación para la mente

La natación es un deporte con numerosos beneficios para la mente. Estos beneficios psicológicos abarcan tanto lo cognitivo como lo emocional.