6 trucos para nadar en aguas abiertas

Conocer algunos trucos puede facilitarte la experiencia al nadar en aguas abiertas, no importa si eres principiante o experto. Te presentamos algunos de ellos.
6 trucos para nadar en aguas abiertas
Andrés Felipe Cardona Lenis

Escrito y verificado por especialista en ciencias de la actividad física y del deporte Andrés Felipe Cardona Lenis.

Última actualización: 04 noviembre, 2021

Nadar en aguas abiertas consiste en medir tus capacidades en superficies naturales como ríos, lagos o mares. Esta práctica requiere de grandes habilidades a nivel físico y psicológico. De hecho, pocos nadadores profesionales se atreven a nadar en este tipo de superficies.

Es probable que seas un apasionado de la natación en aguas abiertas, pero apenas estés comenzando en este asombroso mundo. En caso de ser un principiante, no dejes que la falta de experiencia se convierta en un obstáculo para cumplir tus sueños. Los trucos que te expondremos a continuación te pueden ayudar a nadar o mejorar tu nado en aguas abiertas.

¿Cómo nadar en aguas abiertas?

Generalmente, la natación en aguas abiertas se lleva a cabo en el contexto de competencias avaladas. Este tipo de eventos son denominados «maratón de natación» y suelen tener recorridos mayores a los 10 kilómetros.

Asimismo, es posible nadar en aguas abiertas de manera recreativa. En ese caso, es importante no hacerlo solo y contar con las medidas preventivas y de seguridad que correspondan.

Sea por competencia o entretenimiento, existen algunos trucos y recomendaciones necesarias para nadar en aguas abiertas. ¿Conoces alguno de ellos?

1. Evitar perder la técnica

Dentro del mundo de la natación, la técnica es fundamental, tanto para avanzar como para disminuir la probabilidad de lesionarse. En una piscina, resulta un poco más sencillo mantener la ejecución de la técnica. Esto se debe a diversos factores como el poco oleaje y la temperatura, que no es tan fría.

Por su parte, nadar en aguas abiertas aumenta la dificultad para mantener la técnica. En este tipo de superficies, la concentración se pierde más fácil, lo que hace que te equivoques en alguna brazada, patada e incluso en la respiración. Concentrarte para evitar la pérdida de la técnica es un truco que no puedes pasar por alto.

Nadar en aguas abiertas es algo que debe practicarse a conciencia.

2. No dejarse llevar por los demás

Si se trata de una competencia, lo más probable es que vivas un caos en los primeros metros de recorrido. Recuerda que este tipo de natación suele comenzar en la playa y debes correr hasta llegar al agua.

Una vez dentro de la superficie acuática, ocurrirán muchas situaciones para las que probablemente no te encuentras preparado: patadas, golpes y empujones son las más comunes. A pesar de ello, debes permanecer sereno y concentrado en ti mismo, en tus capacidades y en el objetivo que deseas cumplir. Una vez que superes los primeros metros, debes enfocarte únicamente en ti y tu técnica.

3. Entrenar más de lo debido

Un truco muy valioso para nadar en aguas abiertas es entrenar más de lo debido. No significa que debas caer en el sobreentrenamiento o que lo hagas hasta lesionarte.

El objetivo es forzar un poco el organismo con el fin de adaptarlo a un recorrido mayor respecto al que debes realizar en la competencia. Por ejemplo, si el recorrido es 1500 metros, lo ideal es entrenar al menos 1800 metros.

Este truco se debe al recorrido real que realizas durante la competencia, que nunca es recto del todo. Recuerda que el oleaje, el movimiento de los demás competidores e incluso un error en la técnica pueden llevarte a variar el recorrido en diversas ocasiones. Por lo tanto, contar con unos metros más de margen en el entrenamiento te ayudará a culminar la competencia oportunamente.

4. Entrenar acompañado

El entrenamiento en aguas abiertas debe hacerse en compañía de otra persona, mínimo una más. Nunca lo hagas solo. No importa qué tan experimentado seas, la sensación de ansiedad e intranquilidad al nadar solo pueden interferir en tu progreso.

Los momentos en los que entrenas completamente solo, sueles tener alguna sensación incomoda; no por algo malo, sino por simple naturaleza. Además, por prevención también se aconseja permanecer acompañado constantemente.

5. Diferenciar el entrenamiento

Un truco fundamental para nadar en superficies como ríos, lagos o mares se basa en diferenciar y separar el entrenamiento. No está mal diseñar y ejecutar rutinas en una piscina; allí puedes pulir la técnica y hacer ejercicios de resistencia, pero debes centrarte en el lugar que vas a competir.

Por lo tanto, te recomendamos diseñar y ejecutar entrenamientos en la superficie acuática en la cual vas a nadar regularmente. Incluso puedes realizar sesiones en ambas superficies, siempre y cuando las ejecutes de manera separada y las diferencies.

Nadadora intenta controlar los nervios antes de competir.

6. Utilizar traje de neopreno

El uso de trajes especiales como el de neopreno contribuye al bienestar del nadador. Una gran cantidad de nadadores de aguas abiertas no utilizan este tipo de trajes. Sin embargo, son aconsejables, especialmente en superficies como lagos y mares.

Aparte de mantener la temperatura corporal, estos trajes también favorecen el proceso de flotación. Sumado a lo anterior, según una publicación de la Revista Digital de Buenos Aires, la indumentaria de neopreno disminuye la resistencia y permite nadar más rápido. Te recomendamos conseguir uno a tu medida y utilizarlo siempre que sea necesario.

El mejor truco es el esfuerzo

Aparte de los trucos y recomendaciones expuestas anteriormente, las cuales debes tener en cuenta para nadar, también debes comprender que tu propio esfuerzo es el aspecto principal que has de trabajar.

No se trata únicamente de implementar un par de consejos. Si no te esfuerzas lo suficiente, es probable que al nadar en aguas abiertas no consigas los resultados que estás buscando.

Te podría interesar...
La natación de aguas abiertas y su efecto en el cuerpo
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
La natación de aguas abiertas y su efecto en el cuerpo

La natación de aguas abiertas tiene un efecto en el cuerpo que depende del ejercicio en sí y del ámbito donde se desarrolla el deporte.