5 consejos para comprar una cinta de correr

Comprar una cinta de correr puede ser una tarea que lleve algo de tiempo, porque debemos tener en cuenta varias cuestiones más allá del precio. ¿Cuáles son?
5 consejos para comprar una cinta de correr
Yamila Papa Pintor

Escrito y verificado por la periodista deportiva Yamila Papa Pintor el 15 Mayo, 2021.

Última actualización: 15 Mayo, 2021

Con tantas opciones en el mercado y varios cosas que se deberían tener en cuenta, comprar una cinta de correr puede llevarte más tiempo del que supones. Sin embargo, eso no significa que será imposible encontrar el modelo adecuado para tus gustos y necesidades.

Factores como la potencia, amortiguación e inclinación, además del precio, por supuesto, son imprescindibles al momento de comprar una cinta para hacer ejercicio. ¡Conoce más para tomar una buena decisión!

Tips para comprar una cinta de correr

Finalmente, te has decidido a comprar una cinta de correr para poder entrenar en casa cuando tienes tiempo libre. Quizás la elección se deba a que no estás seguro de regresar al gimnasio o puede que quieras aprovechar cuando hace frío o llueve para seguir haciendo ejercicio.

Si cuentas con espacio disponible —ya que se trata de una máquina de tamaño considerable—, los beneficios son bastantes como para dejarlos de lado. Tener la posibilidad de ejercitar en cualquier momento es fundamental en la actualidad, y eso lo conseguimos cuando entrenamos en casa.

Sin más introducción, puesto que seguramente ya estés pensando en comprar una cinta de correr y sepas sus ventajas, te contaremos cómo elegir la más adecuada para ti y qué tener en cuenta para decidirte:

1. Objetivos personales

Por supuesto que los objetivos están relacionados con la compra de la cinta de correr, y es lo primero que debes tener bien en claro. Y no solo eso, sino también pensar qué otros miembros de tu familia podrán y querrán usarla, ya que incluso los niños pueden obtener grandes ventajas del running, como explica un estudio publicado en la revista International Journal of Behavioral Nutrition and Physical Activity. Por lo tanto, analiza los propósitos de cada uno y, con base en ello, haz la compra.

El uso que se le puede dar es diferente, ya que, por ejemplo, algunos se suben a la cinta para caminar, otros para trotar y también se puede correr. Si tu idea es hacer marcha deportiva, invertir en una cinta que alcance una velocidad de 20 km/hora sería innecesario.

También la periodicidad con que usarás la cinta es importante. No es lo mismo usarla el fin de semana que hacer una sesión cada día.

Hombre siguiendo recomendaciones médicas para el ejercicio aeróbico en la cinta.

2. Dimensiones

Como dijimos al principio, la cinta de correr es una máquina de ciertas dimensiones. Y para tenerla en casa, debemos estar seguros de que no se convertirá en una molestia.

La buena noticia es que si no cuentas con suficiente espacio, hay marcas que ofrecen cintas plegables o modelos personalizados —no de medidas estándar—. Si no, puedes medir el espacio que tengas en casa y ver qué modelos encajan a la perfección.

3. Velocidad e inclinación

Tendrás que evaluar estas 2 características antes de comprar una cinta de correr, porque seguramente en la tienda te preguntarán sobre ellas. Te recomendamos que, en cuanto a velocidad, no compres ninguna máquina que ofrezca menos de 16 km/hora como máxima.

En lo referido a la inclinación, cuánto mayor es, mas calorías se queman y más se fortalecen los músculos. Lo máximo que se puede inclinar una cinta es +10 %, pero eso ya es para expertos. En lo cotidiano, entre 1 y 2 % es lo aconsejable.

4. Superficie

La superficie de carrera es otra de las características importantes en una cinta de correr. ¿A qué nos referimos con ello? Al ancho de la banda donde pisas, la cinta propiamente dicha. Esta debería ser de al menos 50 centímetros para que sea cómoda y puedas ejercitar sin problemas. Si eres una persona más robusta, considera comprar una cinta de correr un poco más ancha.

Y algo más relacionado a la superficie es la amortiguación que ofrezca la cinta. Las marcas que tienen 6 elastómeros son perfectas para los que quieren proteger las rodillas al correr.

5. Programas de entrenamiento

Uno de los beneficios de los ejercicios aeróbicos es la mejora de la resistencia.

Algunas personas no prestan demasiada atención a este punto, ya que solo encienden la máquina y caminan, trotan o corren. No obstante, puede ser un adicional interesante. Los programas te ayudan a equilibrar las intensidades, administrar las fuerzas y a no estar pendiente de los cambios de velocidad o inclinación.

Por último, para comprar una cinta de correr te recomendamos que prestes atención a los extras tecnológicos, si se puede colocar en un espacio exterior y, desde luego, la relación prestaciones-precio. ¡A entrenar como siempre has querido!

Te podría interesar...
Entrenamiento de intervalos en una cinta de correr
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Entrenamiento de intervalos en una cinta de correr

El entrenamiento de intervalos en una cinta de correr es una de las mejores alternativas si deseas ponerte en forma y conseguir aumentar tu resistencia.