¿Qué debe contener un contrato deportivo?

¿Eres deportista y estás a punto de firmar un contrato deportivo? Descubre los aspectos más importantes de este vínculo contractual.
¿Qué debe contener un contrato deportivo?

Última actualización: 09 marzo, 2022

Un contrato deportivo es un documento de carácter legal, en el cual las partes determinan todo lo relacionado con las obligaciones tanto del deportista como de la parte contratante

Aunque un contrato puede variar entre un club y atleta a otro, en general contienen diversas cláusulas en las que se especifica la duración del mismo, prestaciones económicas, obligaciones médicas, obligaciones laborales, entre otras.

Aspectos principales de un contrato deportivo

El contrato deportivo es el lazo que une a un atleta o deportista con el club o institución deportiva que lo está contratando. Dicho documento es de vital importancia para todas las partes involucradas, por lo que debe ser elaborado y revisado por un abogado debidamente certificado y matriculado.

Por supuesto, antes de la firma formal del contrato, ambas partes deberán negociar las clausulas, derechos y obligaciones. Esta negociación tendrá en cuenta diferentes particularidades del caso concreto, considerando las obligaciones y los derechos del jugador profesional.

Una vez que las partes han llegado a un acuerdo, el contrato es firmado generalmente por un representante del deportista o por él mismo, siempre con la presencia de un abogado.

Como vemos, un contrato puede tener variaciones y exigencias de acuerdo a cada institución deportiva y deportista. Sin embargo, lo más común es que se divida de la siguiente manera: fecha de emisión, representante, cláusulas, anexos y firmas.

Acuerdo deportivo

Una de las partes más importantes de un contrato deportivo es la correspondiente a las cláusulas. La razón de ello se debe a que en esta parte del documento se determinan aspectos importantes como el salario, duración del contrato, obligaciones médicas, obligaciones laborales, obligaciones del club, motivos de rescisión y causales de sanciones, entre muchos otros.

Las cláusulas constituyen la parte del documento que puede presentar más diferencias, ya que al final todo dependerá de las exigencias hechas por el jugador en cuestión. Un dato a tener en cuenta es que, cuanto más famoso sea el deportista mayores exigencias tendrá al momento de cerrar un trato con el club.

¿Cuáles son las cláusulas de un contrato deportivo?

Si bien las cláusulas de un contrato deportivo pueden variar, existen algunos aspectos básicos que, independientemente del jugador, deporte, club o fama, deben estar presentes. Dichos términos son los correspondientes a retribución al deportista, duración del contrato, jornada laboral, vacaciones y descansos, entre otros.

Retribución del deportista

La retribución del deportista puede ser determinada por una negociación previa, así como también puede estar determinada por el convenio colectivo del sector. En el segundo caso, el empleador es el que podrá determinar el salario del atleta, siempre y cuando cumpla con los mínimos establecidos por el contrato.

Duración del contrato

En un principio, todo contrato deportivo es temporal por lo que tendrá una fecha de inicio o de emisión y una fecha de culminación. Dicha duración puede estar determinada por un período de tiempo específico, como por ejemplo una competición deportiva o varios eventos.

Jornada laboral

Mujer que entrena para mejorar su autoconfianza.

Otro aspecto de vital importancia es la jornada laboral. En el caso de los deportistas, la jornada está comprendida tanto por el tiempo de actividad efectiva, como, por ejemplo, las horas que dura un partido y también las horas de entrenamiento y preparación necesaria previa a la competencia.

Al igual que cualquier otra profesión, la jornada laboral no puede superar las 40 horas semanales ni las 9 horas diarias. Si se hacen horas extraordinarias, éstas nunca podrán ser mayores a 80 horas semanales.

Vacaciones y descansos

Tanto los descansos como las vacaciones deben estar muy bien especificados en el documento. En este sentido, por ley los deportistas profesionales deberán tener, como mínimo, día y medio de descanso. Dicho día puede ser negociado previamente, haciendo énfasis en que no coincida con alguna competición o evento deportivo.

Por otro lado, en lo que se refiere a las vacaciones, los deportistas profesionales pueden disfrutar como mínimo de 30 días de ocio. Dichas vacaciones, por supuesto, pueden ser continuas o no, según los acuerdos a los que lleguen las partes.

Además de las cláusulas anteriores, los contratos deportivos también suelen incluir aspectos como las cesiones temporales, razones para la extinción del contrato, los períodos de prueba, entre muchos otros.

En conclusión, un contrado deportivo se trata de un documento legal importante en el que ambas partes delimitan sus deberes y obligaciones. Cuanto más claro sea el contrato, mejor será la relación de trabajo y mayor el beneficio mutuo para el deportista y el club.

Te podría interesar...
La cláusula de rescisión en contratos deportivos
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
La cláusula de rescisión en contratos deportivos

En el mundo del fútbol, escuchamos y leemos con frecuencia el tema de la cláusula de rescisión en los contratos deportivos. ¿En qué consiste?