El VAR y sus implicaciones psicológicas en un partido

La implementación del videoarbitraje (VAR) ha supuesto una auténtica revolución en el mundo del fútbol, aunque tiene implicaciones psicológicas durante un partido.
El VAR y sus implicaciones psicológicas en un partido
Gloria Redondo Rincon

Escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon.

Última actualización: 11 agosto, 2022

El VAR es un nuevo método de arbitraje que ha llegado para quedarse, aún así en numerosas ocasiones no se tiene en cuenta sus implicaciones psicológicas durante un partido. Y es que parece en algunas ocasiones que más que ayudar al árbitro, enturbia su función.

El videoarbitraje nació con la idea de reducir los errores claros y manifiestos de los árbitros en los partidos de fútbol. Esta idea es muy positiva, ya que los partidos empezarían a ser más justos. Además, cuenta con la tecnología más puntera y con el juicio de expertos para hacer bien su trabajo. No obstante, nunca ha estado exento de polémica. Hasta tal punto que se ha convertido en el protagonista de muchos partidos importantes.

El negar que el VAR tiene implicaciones psicológicas durante un partido es negar la realidad. En los partidos, tanto los jugadores como entrenadores están pendientes de sus decisiones. Por ello, a continuación profundizaremos en este tema.

Puede afectar al nivel de concentración de los jugadores

Jugador que se concentra antes de lanzar un penalti.
El VAR repercute directamente en la concentración de los jugadores, ya que puede desenfocarlos.

Un partido de fútbol exige que los jugadores estén concentrados durante un largo período de tiempo. Desde que empieza a moverse el balón hasta que el árbitro dicta el final, el deportista tiene que estar pendiente de lo que pasa en el terreno de juego. Aún con esto, esta capacidad puede fluctuar con las decisiones que se toman con el VAR.

En numerosas ocasiones el VAR frena el ritmo de un partido. Las decisiones que se tienen que revisar llegan a ocupar más de diez minutos, tiempo suficiente como para que el jugador pierda la capacidad de concentración que ha ido construyendo a lo largo de todo el partido.

Por otro lado, que el partido se tenga que detener por el VAR también obliga a cambiar el foco de atención. Ambos equipos deben dejar de lado aquello en lo que estaban pensando y centrarse en la misma jugada.

En ocasiones propicia el cuestionamiento de la autoridad de los árbitros

Es una escena habitual ver en un partido de fútbol cómo el VAR contradice la decisión del árbitro principal. Anteriormente esto era impensable, ya que el colegiado era la máxima autoridad dentro del partido. En la actualidad, esto en teoría sigue siendo así, pero no se puede negar que el VAR contribuye a cambiar la concepción de autoridad del árbitro.

Los árbitros deben ser humildes y aceptar que, como cualquier otra persona, se equivocan. Esto no es un problema para los árbitros, ya que según un estudio de la Universidad de La Laguna, ellos mismos reconocen que es una gran ayuda para llevar los partidos. También, la mayoría refiere que debería implementarse en todas las competiciones.

El verdadero problema viene cuando los jugadores creen que la autoridad real proviene de una máquina, y es esta quien toma las decisiones importantes en un partido. Las máquinas ayudan a tomar decisiones, pero desde el principio se intentó dejar claro que es el árbitro el responsable de tomar tales decisiones.

Se crea un espectáculo paralelo: lo que se está viendo en la pantalla

El fútbol ha sido siempre un deporte apasionante. Mucha gente se aficiona a él más que por el deporte en sí, por el espectáculo que este ofrece. Antes del videoarbitraje ofrecía dos tipos de espectáculos: el que se vive en el campo y el que se genera en las gradas. Con la inclusión del VAR se añade otro más: aquello que se está viendo en el monitor a pie de campo.

En el momento en el que el árbitro se retira a chequear una jugada se respira mucha incertidumbre y nervios. La decisión que se tome de ahí puede llegar a marcar el partido, y esto hace que esos minutos se sientan como una eternidad.

El público en las gradas lo vive como si fuese parte del espectáculo del fútbol, pero los jugadores deben aprender a que esto no les afecte en lo deportivo. Sea la decisión a favor o en contra hay que seguir peleando hasta el final. El partido no está decidido hasta que el árbitro pita el final.

Hombres mirando un partido de fútbol en la televisión.
El VAR cambia el foco del juego y el protagonismo lo capta la decisión del VAR.

El VAR no es perfecto, pero ayuda a los árbitros

El VAR es un método que en el poco tiempo que lleva ha cambiado la manera de entender el fútbol. A pesar de ser criticado en los medios de comunicación, la mayoría de los árbitros lo valoran de forma positiva. Además, todavía le queda mucho camino para perfeccionarse. El deporte y la tecnología avanzan de la mano, de la manera que los avances en la tecnología se van implementando en el deporte para mejorar la calidad de este.

Un aspecto que sí sería muy interesante es formar a los árbitros y deportistas en los beneficios que tiene el VAR. Muchas veces el rechazo viene del desconocimiento, pero una correcta formación solucionaría ese problema. Para finalizar, debido a que el VAR siempre va a tener implicaciones psicológicas en un partido, lo mejor es tratar de sacar el lado positivo y entender que es una ayuda para hacer el deporte más justo.

Te podría interesar...
El papel del VAR en el fútbol
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
El papel del VAR en el fútbol

Agregar la tecnología al deporte es algo que se ha discutido largo y tendido. El VAR en el fútbol se introdujo hace poco y todavía despierta crític...



  • González De Castro, V. M. (2019). Aceptación sobre el uso de las tecnologías en el mundo del arbitraje futbolístico: el VAR.