Cómo lidiar con el estrés emocional de una lesión

La aparición de una lesión puede llegar a ser un acontecimiento traumático para cualquier deportista. Continúa leyendo para aprender a lidiar con el estrés emocional.
Cómo lidiar con el estrés emocional de una lesión
Gloria Redondo Rincon

Escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon.

Última actualización: 11 enero, 2022

Cuando un deportista sufre una lesión inesperada lo primero que tiene que aprender es a lidiar con el estrés emocional. Una lesión es un evento desagradable que despierta multitud de emociones, sobre todo negativas, por lo que un manejo adecuado de estas se vuelve una necesidad impostergable.

En muchas ocasiones las lesiones ocurren de manera impredecible, de manera que el deportista no se puede preparar psicológicamente. Esto es importante, ya que la intervención irá dirigida principalmente a potenciar las habilidades de afrontamiento, pero siempre teniendo en cuenta que no se sabe cuándo se van a tener que utilizar.

Puede que la aparición de una lesión sea algo sobre lo cual no se tiene control, pero sí se puede manejar la reacción que se tiene ante ella. Por todo esto, a continuación aprenderemos a lidiar con el estrés emocional de una lesión.

Hay que respetar el amplio abanico de reacciones emocionales

Cada persona es diferente en su forma de percibir, valorar e interpretar lo que le pasa. Eso forma parte de su personalidad, y no tiene nada de malo. Es importante el autoconocimiento que se tiene de uno mismo para detectar aquellas cuestiones que se pueden mejorar.

Hay deportistas que ante una lesión se muestran optimistas y lo ven como una oportunidad para seguir mejorando. Por el contrario, otros lo ven como un evento catastrófico y con pocas posibilidades de recuperarse.

Independientemente de la reacción, es muy importante aprender a respetar las emociones que se sienten ante un acontecimiento tan fuerte. Normalmente las personas creemos que las emociones negativas no sirven de nada, y tendemos a bloquearlas, cuando en realidad son igual de valiosas e importantes que las positivas.

La aceptación emocional es el primer paso para lidiar con el estrés emocional de una lesión. Esto implica reconocer qué se está sintiendo, dónde, por qué y durante cuánto tiempo.

Pon en prácticas las habilidades de mindfulness

El mindfulness es una forma de meditación que ha ganado mucha popularidad en las últimas décadas. Parte de su éxito se debe a los potentes resultados que tiene su práctica regular.

La idea principal de esta técnica es la orientación flexible de la atención en el presente. En lugar de preocuparse por el pasado o por el futuro, la persona debería observar las cosas que suceden en el presente sin juzgarlas o tratar de cambiarlas.

Lo expuesto anteriormente aplica muy bien en la situación de una lesión, ya que es una evento que no se puede modificar inmediatamente. En estos casos no tiene sentido dirigir el pensamiento al pasado o el futuro, tan solo al presente y tratando de aceptar la situación.

Las habilidades de mindfulness ya se han ido utilizando durante la recuperación de lesiones con resultados prometedores. Según un estudio de la Universidad de Lleida, el uso del mindfulness en el ámbito del deporte crea nuevas oportunidades interesantes para tratar a los deportistas lesionados.

Es interesante aumentar la autoconfianza

La autoconfianza es fundamental para afrontar nuevos retos.

Todos los deportistas saben que tener confianza en ellos mismos es un aspecto fundamental para tener éxito en las competiciones. Sin embargo, lo que no todos saben es que esa misma autoconfianza es muy valiosa para lidiar con el estrés emocional de una lesión.

Los deportistas que tienen mayor autoconfianza afrontan las situaciones de una manera más activa y tratando de buscar soluciones. Mientras que aquellos que estén faltos de esta cualidad tienen un comportamiento más pasivo.

Aún así la autoconfianza tiene una parte negativa, y es que aumenta los comportamientos de riesgo. Se ha demostrado que la autoconfianza se relaciona con conductas de riesgo y con la regulación de las emociones negativas. Por tanto, es tarea del profesional que trabaja con el deportista canalizar la confianza en comportamientos positivos.

Hay vida más allá de las lesiones

Una reacción habitual en los deportistas que sufren una lesión es sentir que el mundo se les viene encima. Para ellos en ese momento no existe otra cosa que pensar en que no van a poder entrenar ni competir durante un tiempo.

Como se ha dicho anteriormente, hay que respetar esa reacción inicial, pero tampoco es conveniente estancarse en las emociones negativas. Una vez que haya pasado el momento de duelo más doloroso hay que planificar la recuperación y rehabilitación, tanto física como mental.

Al final, lo que diferencia a los deportistas de élite y los amateur no es la frecuencia de lesiones, sino que los primeros no se dejan arrastrar por el pesimismo y planifican inmediatamente cómo salir de la situación adversa.

Te podría interesar...
¿Qué lesiones podrían impedirte correr?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Qué lesiones podrían impedirte correr?

Estas son las lesiones que podrían impedirte correr alejándote de la rutina deportiva que tanto amas. Descubre los segmentos más afectados.



  • Rubio, V. J., Pujals, C., Vega Marcos, R. D. L., Aguado García, D., y Hernández López, J. M. (2014). Autoeficacia y lesiones deportivas:¿ factor protector o de riesgo?. Revista de psicología del deporte.
  • Solé Cases, S. (2015). Corrección del estrés emocional a través del Mindfulness: aplicaciones en la lesión deportiva (Doctoral dissertation, Universitat de Lleida).