Aspectos legales de fiscalidad deportiva

La parte menos atractiva del mundo de los altos ingresos que genera el deporte es la referida a la fiscalidad deportiva. ¿Qué aspectos legales deben ser tenidos en cuenta?
Aspectos legales de fiscalidad deportiva

Última actualización: 10 diciembre, 2019

Cuando imaginamos cómo sería una carrera exitosa en el mundo deportivo, generalmente pensamos solo en la parte más atractiva: dinero, fama, reconocimiento internacional, publicidad, etc. Sin embargo, a menudo olvidamos algunos aspectos rigurosos, más complejos y menos atractivos, como puede ser la fiscalidad deportiva.

En los últimos años, se han multiplicado las investigaciones con respecto a maniobras ilegales para burlar las obligaciones impositivas de los deportistas. Pero no es ninguna novedad que el deporte, y en especial el fútbol, termine siendo el escenario de muchos escándalos por evasiones fiscales.

Aunque sea poco tratada, la fiscalidad deportiva es tan importante que, cuando un joven deportista empieza a progresar en su carrera, se suele contratar un asesor financiero para evitar asignaturas pendientes con la Agencia Tributaria.

Pensando en ello, a continuación vamos a aclarar algunos temas fundamentales de la fiscalidad deportiva, así como proporcionar unos consejos muy básicos para el ‘bienestar impositivo’ de un deportista profesional.

Puntos de la fiscalidad deportiva que se deben conocer

Al igual que todos los trabajadores españoles, los deportistas tienen ciertas obligaciones ante la Agencia Tributaria, como declarar las ganancias obtenidas a través de su actividad laboral y el pago de los correspondientes impuestos.

Sin embargo, hay algunos aspectos muy específicos de la fiscalidad deportiva que no se aplican a las demás relaciones laborales. Precisamente, de ellos hablaremos brevemente a continuación:

Premios e impuestos

Nada más gratificante para un deportista que alcanzar los resultados soñados y recibir los reconocimientos merecidos por sus logros. Pero si hablamos de premios que pueden ser computados, como cheques o medallas, esta conquista implica también obligaciones fiscales.

Hombre montando negocio en el deporte.

Para poner un ejemplo, imaginemos que un atleta logra subirse a lo más alto del podio en los Juegos Olímpicos. Además de ganar la medalla de oro, el deportista también recibe un reconocimiento financiero que es otorgado por el Comité Olímpico, en un valor que supera los 90 000 euros.

Este premio, que es computable en dinero, debe ser declarado en la base imponible general de la declaración de IRPF y estará sujeto a la tributación que corresponda al perceptor. O sea, al deportista que ha recibido esta compensación.

Cambios de domicilio fiscal y ahorro impositivo

Uno de los ‘trucos’ frecuentes en la fiscalidad deportiva es cambiar el domicilio fiscal del deportista para lograr un ahorro impositivo. Básicamente, se realiza un traslado a un determinado sitio donde se paga menos impuestos para su tipo de actividad y la totalidad declarada de sus ingresos.

No obstante, es necesario tener en cuenta que la dirección que se informa ante la Agencia Tributaria debe acreditarse como real; este organismo tiene mecanismos para investigar si el dato es correcto. En caso de que se compruebe cualquier irregularidad, el contribuyente será obligado a pagar sus obligaciones impositivas, con las correspondientes multas y recargos.

Cuando el núcleo de los intereses económicos o actividades laborales del deportista se encuentre en España, lo más probable es que la Agencia Tributaria entienda que el contribuyente debe radicarse en el país y debe cumplir con las obligaciones impositivas.

También hay que considerar la cantidad de días del año natural que el deportista trabaja y permanece en territorio español. La normativa propone una base de 183 días; no obstante, en la práctica se suele investigar la relación entre la cantidad de días que el contribuyente permanece en España y el período en el que actúa en el exterior.

Carrera corta y carga impositiva

Todos sabemos que la carrera de un deportista es mucho más corta que de la mayoría de los trabajadores. Teniendo esto en cuenta, la Agencia Tributaria entiende que deben cumplir una carga impositiva superior durante el período de actividad profesional —llamado madurez deportiva—, para adquirir los mismos derechos al retirarse tempranamente.

Con respecto a la previsión y las garantías tras la retirada, es muy recomendable que un deportista realice sus aportes personales a mutualidades de deportistas profesionales. Dichas aportaciones podrán deducirse de l a base imponible general del IRPF, respetando un importe máximo de aproximadamente 24 000 euros.

Caminar 10 000 pasos al día.

Sociedades y fiscalidad deportiva

En el ámbito deportivo, ya es una tendencia la creación de sociedades instrumentales que detienen los derechos de imagen de los deportistas. Y uno de los principales motivos para semejante éxito radica en la posibilidad de ahorrar en el pago de los impuestos correspondientes a los ingresos individuales del deportista.

Sin embargo, este sistema está en la mira de la Justicia española gracias a la constatación de numerosos casos de fraude en los contratos firmados y facturas de las sociedades de esta naturaleza. La larga lista de deportistas de muchísimo renombre que han tenido problemas con el fisco está encabezada nada más y nada menos que por Lionel Messi.

En resumen, para los deportistas que desean evitar dolores de cabeza y dedicarse únicamente a su desempeño deportivo, nada mejor que contratar un asesor financiero.

Te podría interesar...
¿Cómo es la relación laboral del deportista?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cómo es la relación laboral del deportista?

Una de las preguntas que suele rodear al mundo del deporte es la de cómo es la relación laboral del deportista. Estas son algunas de sus caracterís...