Reglamento del waterpolo: principios básicos

En el waterpolo, los jugadores no pueden utilizar ambas manos para conducir el balón. Además, ellos deben mantenerse flotando y desplazarse sin tocar el suelo de la piscina.
Reglamento del waterpolo: principios básicos

Escrito por Francisco María García, 10 enero, 2020

Última actualización: 10 enero, 2020

El waterpolo, conocido también como polo acuático, es uno de los deportes acuáticos más destacados en Europa, que incluso ha proporcionado varias medallas olímpicas a los seleccionados del continente.

La popularidad de este deporte se ha extendido por otras regiones y, en la actualidad, son muchos los que buscan interiorizarse sobre el reglamento básico del waterpolo para practicarlo o disfrutar de los eventos como espectadores bien informados.

Para facilitarles el acceso a esta información, a continuación veremos los principios y las reglas de juego que orientan la práctica profesional del waterpolo. También repasaremos lo relativo a la conducta de los jugadores en las competiciones internacionales.

Reglamento básico del waterpolo: objetivo y dinámica

Básicamente, el waterpolo es un deporte acuático que se practica en equipo y cuyo principal objetivo es convertir la mayor cantidad de goles en la portería del equipo rival para, de esta manera, consagrarse vencedor gracias a los puntos acumulados durante el partido.

Cada partido de waterpolo se disputa en cuatro tiempos de juego efectivo con ocho minutos de duración, y entretiempos de descanso de dos minutos entre cada tiempo. Para representar cada equipo, entran en la piscina siete jugadores. Uno de ellos es el portero, quien estará diferenciado de los demás jugadores por el gorro de color rojo.

En la reserva puede haber hasta seis jugadores suplentes, que pueden entrar en la piscina a cualquier momento, ya que se permiten cambios ilimitados en las competiciones oficiales de waterpolo.

En cada partido, hay una zona específica en el interior de la piscina para la realización de cambios. Los jugadores deben acudir a ella para ingresar o salir del ‘campo de juego’ durante el partido.

Durante los tiempos de juego efectivo, los jugadores deben mantenerse flotando y desplazarse sin tocar el suelo de la piscina, ya que esta conducta está expresamente prohibida en el reglamento del waterpolo. Por ello, se trata de un deporte de alta complejidad y requerimiento energético, disputado en períodos de juego relativamente cortos.

El waterpolo es un deporte de equipos, en el que la comunicación entre los jugadores es muy importante.

Reglamento del waterpolo: 7 normas básicas

Piscina

  • Las medidas reglamentarias son de 25 metros de largo x 22 metros de ancho para la modalidad femenina, y de 30 metros de largo x 22 metros de ancho para el waterpolo masculino.
  • La piscina estará dividida en zonas que determinan las posiciones que deben ocupar los jugadores y orientan la cobranza de faltas, fuera de juego y penales.
  • La zona de dos metros, por ejemplo, marca la ubicación correcta para el fuera de juego, mientras la zona de cinco metros indica el lugar de lanzamiento de penales o tiro inmediato tras una falta.

Balón

Es fabricado en goma y contiene una cámara de aire, con una superficie levemente áspera para facilitar el agarre y la manipulación durante los partidos.

En el waterpolo masculino, el balón debe tener una presión de 90 a 97 kPa, mientras que en la modalidad femenina la presión se sitúa entre 83 y 90 kPa. Su peso varía entre 400 y 450 gramos.

Arbitraje

Para los partidos oficiales, en competiciones nacionales, internacionales y olímpicas, los encargados de mesa y los árbitros se situarán siempre fuera del agua, en las laterales de la piscina.

Goles y manipulación del balón

Los jugadores no pueden utilizar ambas manos para conducir el balón, con excepción del portero. Tampoco están autorizados a sumergir el balón en el agua mientras se disputan los tiempos de juego efectivo.

Con respecto a los goles, pueden anotarse con cualquier parte del cuerpo del jugador, excepto el puño cerrado (que solo podrá ser empleado por los porteros a la hora de evitar un gol). Todas estas conductas están prohibidas y su ejecución derivará en cobranza de faltas.

Faltas y expulsiones

En el waterpolo existen diferentes tipos de faltas, así como expulsiones temporales y graves con o sin cambios, para remarcar y sancionar las conductas que infringen las normas de juego. Las conductas violentas hacia otros jugadores, entrenadores y miembros del arbitraje suelen derivar en expulsiones definitivas, sin derecho a cambio para el equipo.

La exigencia física es máxima en el waterpolo, y por eso se permiten muchas sustituciones.

Sanciones a entrenadores

Los integrantes del cuerpo técnico también pueden ser advertidos por sus conductas inapropiadas, mediante tarjetas amarillas. En ese caso, deberán permanecer sentados durante todo el partido. En casos más graves, los árbitros pueden aplicar la tarjeta roja para obligar el entrenador a retirarse del banquillo.

Tiempos muertos

En cada período de juego efectivo, los entrenadores podrán solicitar un tiempo muerto que tendrá un minuto de duración, con la opción de pedir un tiempo extra de un minuto más.

Para conocer más sobre el reglamento del waterpolo, las competiciones y eventos relacionados, te recomendamos navegar por el sitio oficial de la Real Federación Española de Natación, la cual comprende los principales deportes acuáticos practicados en España, incluyendo el polo acuático.

Te podría interesar...
Todo lo que debes saber del waterpolo
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Todo lo que debes saber del waterpolo

El trabajo en equipo y la buena comunicación son vitales para el éxito de uno de los deportes acuáticos más divertidos. Conoce todo acerca del wate...