El método Williams para formar un deportista profesional

Richard Williams, padre y entrenador de las hermanas Williams tuvo una particular forma de entrenar a sus hijas. Descubrelo a continuación.
El método Williams para formar un deportista profesional
Gloria Redondo Rincon

Escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon.

Última actualización: 17 septiembre, 2022

El método Williams saltó a la fama como una manera no convencional de formar a un deportista profesional. Desde que se dio a conocer no ha dejado indiferente a nadie, suscitando tanto reacciones positivas como críticas.

Esta metodología debe su nombre a Richard Williams, el padre de las tenistas Venus y Serena Williams, el entrenador responsable de lanzar la carrera de las hermanas. El pilar de su forma de entrenamiento consistía fomentar la independencia y desarrollar la personalidad de sus hijas, por encima de los éxitos deportivos. 

Esto fue algo valorado muy positivamente años después, pero por otro lado siempre han existido sombras. Se ha criticado el carácter histriónico de Richard, su intransigencia y las largas sesiones de entrenamiento a las que sometía a sus hijas.

Sea como sea, no se puede negar que la polémica personalidad de Richard Williams ha influido en la carrera deportiva de las mejores tenistas de la historia. Por ello, a continuación profundizamos en cómo el método Williams puede formar a un deportista profesional.

La importancia de los padres en el deporte de sus hijos

La influencia de los padres mientras los hijos compiten es muy importante.
La presencia de los padres es un apoyo fundamental para los deportistas.

Los padres son una figura clave en el deporte infantil. Su comportamiento tiene mucho poder de influencia, tanto positivo como negativo. Por ello, hay que analizar su papel y trabajar para construir un modelo de parentalidad positivo.

El método Williams pone sobre la mesa la figura del padre como entrenador, un asunto que siempre ha sido muy controvertido. ¿Es positivo que el rol del entrenador lo ocupe el padre? O por el contrario, ¿es mejor que ambos papeles se diferencien y lo ocupen personas diferentes?

A lo largo de la historia del deporte han existido muchos padres que han entrenado a sus propios hijos. Aún así, cabe mencionar que es importante que el padre tenga bien claro que hay que diferenciar ambas funciones. Cuando no se puede distinguir el entrenador del padre el deportista cae en un estado de confusión que le perjudica.

El valor de la confianza incondicional en el deportista

Uno de los valores que más se refuerzan en los deportistas en la confianza en ellos mismos. No obstante, de nada sirve trabajar la autoconfianza si el entrenador duda de las capacidades de su deportista. La confianza no solo viene de uno mismo, también la debe transmitir el entrenador.

Si algo hizo bien Richard Williams fue creer de forma incondicional en sus hijas. Richard estaba seguro que sus hijas iban a ser las mejores tenistas del mundo, y les transmitió esa seguridad de que iban por el camino correcto.

Por otro lado, también hay que tener cuidado y diferenciar confianza de presión. Un deportista se puede sentir agobiado si su entrenador tiene unas expectativas demasiado exigente puestas sobre él. En este sentido, la confianza debería ser: “creo en que eres capaz de conseguir aquello que te propongas”, en lugar de “tienes que conseguir buenos resultados esta temporada”.

No hay otro camino que el del trabajo duro

No hay una única receta para el éxito deportivo, pero sí se puede deducir un factor común que siempre está presente y es el trabajo duro. Todos los deportistas coinciden que gran parte del éxito en una competición se lo deben a la perseverancia.

Esta variable la tuvo muy presente Richard Williams que construyó su método en torno a trabajar duro cada entrenamiento. Tanto es así que la llevó al extremo, y se convirtió en una de las principales críticas. Richard hacía trabajar muy duro a Venus y Serena, hasta llegar a situaciones alarmantes. Las hacía entrenar todas las tardes hasta la noche, en condiciones climáticas adversas, y repitiendo movimientos hasta la fatiga.

Es cierto que para ser deportista profesional hay que trabajar hasta llevar al cuerpo al límite, pero no se puede poner en riesgo su salud por entrenar, y mucho menos cuando se trata de niños. El fin no siempre justifica los medios, cuando se pierde la salud o el disfrute por el deporte, entonces este pierde su sentido.

 El método Williams, un ejemplo no convencional de formar a un deportista profesional

Es difícil entender la trayectoria de las hermanas Williams sin conocer la figura de su padre y su entrenador. Su polémica forma de ser llegó a ser tal que se convertía en el protagonista de los partidos, al mismo nivel que los deportistas que se encontraban en la pista.

Hoy en día quizás no es el mejor ejemplo de cómo ocupar el rol de padre en el deporte, pero también tuvo ideas acertadas. En un artículo de la Universidad de Florida Central, se señala que uno de los aciertos que tuvo Richard es preocuparse porque sus hijas no dejasen de lado los estudios. Incluso llegó a sacarlas de competiciones cuando veía que su rendimiento académico estaba en peligro.

Con sus luces y sombras el método Williams no deja indiferente a nadie. Hoy en día existen otras corrientes sobre cómo organizar el entrenamiento con niños, pero no cabe duda que en su momento fue una idea revolucionaria.

Te podría interesar...
Analizamos a Serena Williams
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Analizamos a Serena Williams

Analizamos a la mejor tenista de la historia Serena Williams, desde su agresivo estilo de juego, a sus lesiones durante su carrera deportiva



  • Crepeau, R. C. (2002). The Williams Sisters Dominate and Redefine Tennis.
  • Young, J. (2015). El tenis es un juego que requiere una confianza fuerte y resiliente. COACHING & SPORT SCIENCE REVIEW.