¿Los alimentos ultraprocesados afectan la memoria?

La memoria es un proceso psicológico vital para las tareas diarias. Continúa leyendo para descubrir cómo se ve afectada por los alimentos ultraprocesados.
¿Los alimentos ultraprocesados afectan la memoria?
Gloria Redondo Rincon

Escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon.

Última actualización: 09 marzo, 2022

Tener una alimentación sana y equilibrada es un pilar fundamental para tener una buena salud cognitiva. Esto implica reducir al máximo el consumo de los alimentos ultraprocesados, ya que afectan negativamente a los procesos del cerebro, como la memoria.

En los últimos años se ha concientizado profundamente sobre los riesgos de los alimentos ultraprocesados. No obstante, se han analizado todos los efectos que tienen esta clase de alimentos sobre la salud física. Ya se sabe que los ultraprocesados aumentan el riesgo de colesterol alto, diabetes y obesidad, pero ¿cómo afectan al cerebro?

El cerebro es un órgano muy sensible a los alimentos que se ingieren. Utiliza los nutrientes de la dieta para garantizar el correcto funcionamiento de los procesos. Por lo tanto, cabe esperar que una dieta basada en alimentos ultraprocesados afecte a la memoria. A continuación exploramos este tema con mayor profundidad.

Se dejan de consumir alimentos más saludables

Los ultraprocesados son alimentos que resultan muy adictivos. A pocas cantidades que se consuman el cuerpo desea más, hasta tal punto que la dieta se basa en ellos. Además, la mayoría vienen ya preparados por lo que cocinarlos no implica ningún tipo de esfuerzo. Tan solo unos minutos en el microondas y se podrá disfrutar de una comida que sabe muy bien, pero que no es nada saludable.

El problema va más allá de la comida en sí, y es que cuando se consumen demasiados ultraprocesados se pierden oportunidades de comer comidas más sanas. Con esto también se priva al cerebro de recibir los nutrientes necesarios para su correcto funcionamiento.

Con un ejemplo esta idea es más sencilla de comprender. No pasa nada por tomar una pizza congelada de forma ocasional. Sin embargo, si se consume habitualmente este tipo de alimentos se desplaza a otros más sanos y naturales dentro de la dieta. A largo plazo, el cerebro se acostumbrará a ellos y deberá extraer los pocos nutrientes que se desprenden de los ultraprocesados para garantizar los diferentes procesos biológicos.

Las dietas hipocalóricas tienen un efecto neuroprotector

La comida chatarra es una causa común del colesterol malo.

Si hay algo que caracteriza a los alimentos ultraprocesados es su alto contenido en “calorías vacías”. Este término hace referencia a que su contenido calórico es muy alto en comparación con el tamaño que tienen. Esto implica que para sentirse saciada, la persona tiene que consumir una gran cantidad de este tipo de alimentos.

Por el contrario, una dieta hipocalórica con la práctica de ayuno intermitente ha demostrado tener un efecto protector sobre el cerebro. Un estudio realizado por la Universidad de Sao Paulo afirma que estos dos factores favorecen la neurogénesis y potencian las funciones cognitivas.

En concreto, la dieta hipocalórica se relaciona con mejoras tanto en parámetros psicológicos como físicos. Asimismo, en el plano psicológico mejora la memoria y la concentración mientras que en el físico, se produce una pérdida de peso y beneficios metabólicos.

Los ultraprocesados aumentan el riesgo de demencia

Uno de los problemas de salud pública más importantes de la presente década es hacerle frente al creciente número de personas diagnosticadas con demencia. El hecho de que la prevalencia haya aumentado tan rápido en pocos años permite inferir que esté mal esté más relacionado con el estilo de vida que con los factores genéticos.

A grandes rasgos, existen dos maneras de prevenir las demencias. Cuidar la dieta y hacer ejercicio físico de forma regular.

En cuanto a la dieta, se han planteado cuatro situaciones peligrosas para la salud psicológica:

  • Las dietas que superan la cantidad de calorías diarias necesarias.
  • Las dietas pobres en proteínas vegetales.

  • Las dietas con un alto consumo de azúcares refinados.

  • El consumo regular y frecuente de alimentos ultraprocesados.

Evita los alimentos ultraprocesados para tener buena memoria

Joven comiendo comida chatarra en la cama.

La pérdida de capacidades cognitivas con la edad es un fenómeno que sucede en todas las personas, pero no al mismo ritmo. El envejecimiento prematuro es la suma de factores relacionados con el estilo de vida y con la biología.

Además, ambos factores interaccionan entre sí, por lo que los hábitos saludables provocan cambios en la expresión de los genes. Esta última idea es importante tenerla en cuenta, ya que habitualmente se cree que todo lo relacionado con los genes es inmodificable, pero esto es totalmente falso.

En definitiva, la buena salud no es cuestión de buena suerte, sino que depende más de la responsabilidad individual y de la incorporación de hábitos saludables.

Te podría interesar...
¿Cómo los alimentos pueden afectar la salud mental?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cómo los alimentos pueden afectar la salud mental?

Existen una serie de alimentos que pueden afectar a la salud mental tanto positiva como negativamente si se consumen con frecuencia.



  • Vasconcelos, A. R., Orellana, A. M. M., Paixão, A. G., Scavone, C., y Kawamoto, E. M. (2018). Intermittent fasting and caloric restriction: neuroplasticity and neurodegeneration. Handbook of famine, starvation, and nutrient deprivation.