3 alimentos que aportan más energía

Si bien es necesario moderar el consumo de los alimentos que aportan más energía en sujetos sedentarios, la cosa cambia cuando hablamos de personas deportistas. ¿Cuáles son los más adecuados para recargar las baterías?
3 alimentos que aportan más energía
Sául Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias el 15 junio, 2021.

Última actualización: 15 junio, 2021

En las épocas de mayor actividad física, es importante equilibrar la dieta para cubrir los requerimientos nutricionales. De lo contrario, se puede experimentar una caída en el rendimiento, además de comprometer la salud. Para evitar estas consecuencias, te vamos a comentar cuáles son los alimentos que aportan más energía.

Tradicionalmente, se han entendido los productos hipercalóricos como nocivos para la salud. Sin embargo, esto no tiene por qué ser así. Es posible consumirlos, con moderación, y sobre todo en los periodos en los que las demandas de energía son más elevadas.

Alimentos que aportan más energía

A continuación, te enseñaremos cuáles son los alimentos que aportan más energía, junto con la posición de la ciencia al respecto. Presta atención y tenlos en casa para cuando los necesites.

1. Frutos secos

Los frutos secos destacan por su contenido en lípidos saludables y en proteínas. 100 gramos de estos pueden aportar unas 600 calorías. En condiciones normales, no se debe consumir más de un puñado de ellos al día, aunque se recomienda que formen parte de la dieta habitual.

Los frutos secos están entre los alimentos que aumentan las defensas.

Los ácidos grasos omega 3 que contienen los frutos secos ayudan a reducir el riesgo cardiovascular, según un estudio publicado en Cochrane Database of Systematic Reviews. Esto se debe a la propiedad antiinflamatoria de estos compuestos.

Al mismo tiempo, estos alimentos cuentan con una gran cantidad de minerales, vitaminas y oligoelementos. Así, contribuyen a cubrir los requerimientos diarios y garantizan el correcto funcionamiento del organismo.

2. Yogur griego

A diferencia de los yogures tradicionales, los griegos cuentan con una concentración de grasa superior. Esto se debe a que se añade nata en la receta para aumentar su cremosidad. Por lo tanto, estos yogures cuentan con un porcentaje de grasas y proteínas de alto valor biológico significativos y pueden aportar hasta 600 calorías por cada 100 gramos de producto.

Hay que tener en cuenta que los productos lácteos fermentados han demostrado ser muy positivos para el organismo gracias a los probióticos que se encuentran en su interior. De acuerdo con una investigación publicada en Frontiers in Cellular and Infection Microbiology, dichos microorganismos son colonizan el tubo digestivo y generan así un beneficios para el huésped.

No obstante, conviene consumirlos sin azúcar, en la medida de lo posible. Si contienen esta sustancia, podría incrementarse el pico de glucosa en sangre, con lo que generarían un estrés pancreático nada saludable.

3. Mantequilla

Las grasas de tipo animal estuvieron desaconsejadas durante mucho tiempo. Sin embargo, los estudios más recientes, como uno publicado por Critical Reviews in Food Science and Nutrition, ponen en duda que puedan resultar nocivas para la salud. Ahora bien, es importante no someterlas a tratamientos térmicos elevados, ya que así cambian su configuración espacial y generan un efecto inflamatorio.

La mantequilla es uno de los alimentos que aportan más energía.

De este modo, la mantequilla puede incluirse, en crudo, en el contexto de una dieta saludable; esta puede ser adecuada para incrementar el volumen calórico de la alimentación cuando los requerimientos aumentan o cuando se necesita aumentar el peso corporal. Ten en cuenta que aporta unas 800 calorías por cada 100 gramos.

Alimentos energéticos no saludables

Los productos que hemos presentado, además de aportar dosis significativas de energía, se encuadran dentro de los comestibles saludables. Su grado de procesamiento es bajo, por lo que son recomendables en su justa proporción.

Sin embargo, la cosa varía cuando hablamos de ultraprocesados de origen industrial con alto contenido en azúcares simples y en lípidos de tipo trans. Estos alimentos generan un impacto nocivo sobre el funcionamiento del organismo, ya que provocan picos glucémicos y respuestas inflamatorias. A partir de su consumo habitual, se incrementa el riesgo de enfermar a medio plazo.

En este sentido, la recomendación de priorizar la ingesta de alimentos frescos para conservar un buen estado de salud sigue vigente, aunque cierta flexibilidad en la dieta siempre es permisible.

Consume con criterio los alimentos que aportan más energía

En el caso de los sujetos sedentarios, es necesario moderar la ingesta de todos estos alimentos que hemos comentado. Tales comidas pueden aparecer con cierta regularidad en la dieta, pero siempre en cantidades pequeñas, ya que si no se cumple con esto podría romperse el equilibrio energético y generarse una ganancia de peso graso.

Los atletas de alta intensidad, por su parte, pueden valorar aumentar la cantidad consumida, para así hacer frente a las demandas elevadas de calorías y nutrientes. Con esto, se podría favorecer la ganancia de peso muscular y evitar situaciones de catabolismo que pueden poner en riesgo el rendimiento.

Te podría interesar...
Metabolismo lento en adultos: ¿por qué sucede?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Metabolismo lento en adultos: ¿por qué sucede?

Tener el metabolismo lento puede condicionar negativamente la pérdida de peso, lo que empeora a su vez el estado de salud.



  • Abdelhamid, A. S., Brown, T. J., Brainard, J. S., Biswas, P., Thorpe, G. C., Moore, H. J., Deane, K. H., AlAbdulghafoor, F. K., Summerbell, C. D., Worthington, H. V., Song, F., & Hooper, L. (2018). Omega-3 fatty acids for the primary and secondary prevention of cardiovascular disease. The Cochrane Database of Systematic Reviews, 7(7), CD003177. https://doi.org/10.1002/14651858.CD003177.pub3
  • Wieërs, G., Belkhir, L., Enaud, R., Leclercq, S., Philippart de Foy, J. M., Dequenne, I., de Timary, P., & Cani, P. D. (2020). How Probiotics Affect the Microbiota. Frontiers in cellular and infection microbiology, 9, 454. https://doi.org/10.3389/fcimb.2019.00454