¿Por qué deberías comerte las semillas de la sandía?

Las semillas de sandía son un alimento poco consumido, pero nutritivo. ¿Conoces cuáles son los posibles beneficios de incluirlas en la dieta?
¿Por qué deberías comerte las semillas de la sandía?
Sául Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Sául Sánchez Arias el 24 noviembre, 2021.

Última actualización: 24 noviembre, 2021

Las semillas de sandía suponen una fuente de energía importante y pueden incluirse en la dieta. Aunque algunas personas piensen que no son elementos comestibles, estas generan ciertos beneficios para la salud, siempre y cuando se introduzcan en el contexto de una dieta variada y equilibrada. Vamos a darte una serie de motivos por los cuales deberías dejar de desperdiciarlas.

Evitar déficits nutricionales es clave para asegurar que el organismo funcione correctamente. De lo contrario, podrían desarrollarse patologías crónicas y complejas con el paso del tiempo. Por este motivo, será muy importante asegurar que se consumen alimentos distintos, aunque siempre priorizando los frescos.

Valor nutricional de las semillas de sandía

Las semillas de sandía son capaces de aportar 557 calorías por cada 100 gramos de producto. Estas cuentan en su interior con 47 gramos de grasa, 15 gramos de carbohidratos y 28 gramos de proteína, por lo que son un alimento con un perfil nutricional muy beneficioso. Además, los hidratos de carbono que contienen son en su mayoría de cadena larga, por lo que no impactan de forma significativa sobre las glucemias.

A todo esto hay que sumarle la presencia de 2 micronutrientes importantes para alcanzar un buen estado de salud, el magnesio y el zinc. Las semillas de sandía aportan 515 miligramos del primero y 10 miligramos del segundo, de forma que constituyen una ayuda fundamental para completar los requerimientos diarios de ambos minerales.

Beneficios de las semillas de sandía

La sandía puede ayudarte si estás deshidratado.

Según se puede comprobar con los datos anteriores, las semillas de sandía representan un alimento muy energético. Por eso, si han de incluirse en la dieta, esto debe hacerse con moderación.

El consumo excesivo de estas semillas podría producir un desequilibrio a nivel energético a favor de la ingesta, lo que se traduce en un incremento del peso corporal con el paso del tiempo. Esto no resulta positivo para la salud.

Por otra parte, cabe destacar que estos alimentos cuentan con una serie de ácidos grasos saludables que pueden ayudar a mejorar el funcionamiento del sistema cardiovascular. Es importante que estos lípidos aparezcan en la pauta de manera regular, ya que contribuyen a modular los mecanismos inflamatorios.

Asimismo, las semillas de sandía suponen una fuente de fibra. Esta sustancia ha demostrado ser capaz de reducir el estreñimiento y de ayudar a eliminar toxinas almacenadas en el tubo digestivo, con lo que se reduce el riesgo de enfermar. Así lo indica una investigación publicada en la revista International Journal of Food Sciences and Nutrition.

Asimismo, el aporte de magnesio será fundamental para asegurar un correcto descanso nocturno. De acuerdo con un estudio publicado en la revista International Journal of Environmnental Research and Public Health, el consumo adecuado del mineral podría mejorar el sueño y reducir el estrés psicológico en mujeres que han desarrollado fibromialgia.

¿Cómo se consumen?

La mejor forma de incluir las semillas de sandía en la dieta es sometiéndolas de forma previa a un proceso de secado en el horno. Para ello, se disponen en una bandeja y se introducen en el electrodoméstico durante unos 15 minutos a 150 grados. Una vez que el tiempo pasa, se dejan enfriar y se podrán consumir como un aperitivo. También cabe la opción de incluirlas en diferentes recetas, como si fuesen frutos secos.

Las semillas de sandía se pueden consumir tostadas.

Ahora bien, es importante destacar que no se deben administrar estos alimentos a los niños, puesto que podrían atragantarse. Además, estas semillas cuentan con amigdalina en su interior, un precursor del cianuro. Si se mastican crudas, se libera la sustancia, lo que podría provocar daños en la salud.

Incluye semillas de sandía en la dieta

Como se explicó, las semillas de sandía cuentan con un perfil nutricional muy adecuado, por lo que pueden incluirse en la pauta dietética de forma regular para mejorar el estado de salud y reducir el riesgo de presentar un déficit de ciertos minerales. Eso sí, son alimentos que se deben cocinar antes de su consumo para evitar la liberación de compuestos que puedan ser tóxicos.

Por último, no te olvides que para que el organismo funcione correctamente no solo es necesario optimizar la dieta, sino que habrá que asegurar la práctica de otros hábitos de vida saludables. Entre ellos destaca la práctica de actividad física de forma regular, priorizando siempre el trabajo de fuerza para que los músculos se mantengan siempre funcionales.

Te podría interesar...
¿Se pueden prevenir enfermedades con la dieta?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Se pueden prevenir enfermedades con la dieta?

Es posible prevenir enfermedades con la dieta, tanto las de tipo crónico como aquellas con carácter infeccioso. Conoce qué alimentos son beneficios...



  • Gianfredi, V., Salvatori, T., Villarini, M., Moretti, M., Nucci, D., & Realdon, S. (2018). Is dietary fibre truly protective against colon cancer? A systematic review and meta-analysis. International Journal of Food Sciences and Nutrition, 69(8), 904–915. https://doi.org/10.1080/09637486.2018.1446917
  • Martínez-Rodríguez, A., Rubio-Arias, J. Á., Ramos-Campo, D. J., Reche-García, C., Leyva-Vela, B., & Nadal-Nicolás, Y. (2020). Psychological and Sleep Effects of Tryptophan and Magnesium-Enriched Mediterranean Diet in Women with Fibromyalgia. International Journal of Environmental Research and Public Health, 17(7), 2227. https://doi.org/10.3390/ijerph17072227